Prensa estatal china difama importante abogada de derechos

27 de Julio de 2015 Actualizado: 27 de Julio de 2015

Gesticulando hacia personas que no se alcanzan a ver en un juzgado, la abogada de derechos china Wang Yu dijo: “Son todos unos rufianes”.

“Asistente, registre mis palabras: Son todos rufianes, todos rufianes”, agregó. Poco después de decir esas palabras, el oficial de la corte sacó del recinto a Wang, quien vestía de blanco

El video se mostró como parte de una emisión de China Central Television el 19 de julio, con muchos comentarios insinuando que Wang estaba “destruyendo el orden de la corte”, superponiendo imágenes de ella apuntando con enojo a los guardias.

Rights lawyer Wang Yu gesticulates in Shenhe District Court, Shenyang City, Liaoning Province, on April 22, 2015. (Screen shot/CCTV)

Es el más reciente intento del Partido Comunista de destruir la reputación de abogados de derechos humanos en China, y va a la par de una campaña de arrestos masivos e interrogatorios de abogados, personal de bufete de abogados y activistas por los derechos en toda la nación.

Pero lo que CCTV no mostró al pueblo chino es mucho más revelador: Cuando una defensora y una practicante de Falun Gong se levantaron para protestar el quiebre del procedimiento legal, fue pateada y pellizcada en el cuello por el guardia, y sujetada en el suelo por otros tres.

Entonces, el abogado Dong Qianyong intentó protestar por el asalto a su cliente, explicando que había sido desnudada y torturada bajo custodia y amenazada con choques eléctricos en sus partes privadas con bastones eléctricos. Pero otros guardias la sujetaron y la sacaron violentamente de la corte, arrojándola al piso y ahogándola hasta que quedó inconsciente.

Fue en este punto que Wang Yu no pudo aguantar más y se levantó y gritó, “son un grupo de rufianes, cuatro hombres grandes acosando una mujer; ¡deberían tener vergüenza!”. Luego dijo lo que se mostró en el segmento de la CCTV antes de ser expulsada de la sala.

Wang, de 44 años, de Ulanhot, Mongolia Interior, es una de las abogadas de derecho más prominentes en China. Ha representado a personas de importancia como el académico uigur Ilham Tohti, el artista disidente Ai Weiwei y el activista de derechos Wu Gan”.

El caso que se muestra en el segmento de la CCTV se remonta al arresto de tres practicantes de Falun Gong en el noreste de China en 2013. La audiencia del 22 de abril en la Corte Distrital Shenhe en Shenyang, al nordeste de China es la cuarta sesión. Cada una de ellas repletas de irregularidades judiciales y a menudo llanamente abusos.

Nueve días antes del segmento de la CCTV, las fuerzas de seguridad públicas han arrestado abogados, personal de grupos de abogados y activistas por toda China en masa. El Partido Comunista Chino dice que estos abogados defensores del derecho, (quienes representan a los desamparados de la sociedad china en casos virtualmente imposibles de ganar y sin ganancias) son culpables de perturbar el orden social y el sistema legal por ganancias lucrativas.

Muchos ciudadanos chinos son escépticos de los dichos del partido. Por ejemplo, el segmento de Wang Yu era demasiado corto con el propósito de mostrar que era ella la provocadora, dicen muchos cibernautas en las redes sociales chinas. Otros querían aprender sobre los procedimientos completos en la corte.

“¿Bajo qué circunstancias le gritó la abogada Wang Yu al juez?”, escribió He Bing, la vicejefe de la facultad de abogacía en la Universidad China de Ciencia Política y Derecho, el alma mater de Wang, en un microblog chino de Sina Weibo.

Dos personas con conocimiento del juicio del 22 de abril, un abogado de China continental y una testigo, le contaron a La Gran Época, que CCTV mostró los eventos fuera de contexto. Ellos hablaron anónimamente debido a la intensa purga de abogados que está sucediendo ahora en China.

Wang y otros cuatro abogados de la firma Fengrui en Beijing estaban defendiendo a tres practicantes de Falun Gong, una disciplina tradicional espiritual china que ha sido brutalmente perseguida por el partido desde 1999.

Los procedimientos legales apropiados son escasos en China, y casi completamente ausentes en casos de Falun Gong. El caso del 22 de abril no fue la excepción. El juez escogió leer el invicto a los practicantes por separado, pero la ley china establece que todos los defendidos en el mismo juicio deben estar presentes al mismo tiempo.

Wang ha criticado fuertemente el duro trato a sus clientes, y se le han tratado duro por sus declaraciones. Luego que protestó el rechazo de la corte de Hebei de defender a su cliente el 2 de julio, los guardias la arrastraron fuera de la corte y la arrojaron “como una bolsa a la calle”, según testigos.

Alrededor de una semana luego del incidente en Hebei, más de una docena de policías irrumpieron en la casa de Wang de Beijing y se la llevaron. El marido de Wang también fue detenido y su hijo de 16 años tiene prohibido viajar a Australia para asistir al colegio y permanece bajo vigilancia.

Desde los primeros arrestos el 10 de julio, más de 240 defensores de derecho han sido blanco de las fuerzas de seguridad, según el grupo sin fines de lucro Preocupación por Abogados de Derechos Humanos de China, en Hong Kong.

Fengrui, la firma de abogados que ha tomado muchos casos de derechos humanos conocidos, ha sido demonizada por el partido y ha sido testigo de la desaparición de mucho de su personal. El director Zhou Shifeng, Wang Yu y al menos otros tres abogados y personal legal ha sido detenido y permanecen incomunicados.

TE RECOMENDAMOS