Prepárese para el próximo capítulo de su vida

Las luchas que soportamos pueden ser una llamada a la retirada o un estímulo para seguir adelante
Por JAY HARRINGTON
20 de Febrero de 2021
Actualizado: 20 de Febrero de 2021

En la escritura de guiones y novelas, el incidente impulsor es el acontecimiento que pone en marcha la historia. Es la acción o decisión que introduce el problema que el personaje principal de la historia debe superar.

En “Jerry Maguire”, es el momento en que Jerry escribe su manifiesto sobre la necesidad de dar prioridad a las personas en el negocio de las agencias deportivas. Esto le lleva a ser despedido y abandonar su trabajo de poder para empezar de nuevo.

En las películas y en los libros, el incidente impulsor es inconfundible. Es el momento que llama al protagonista a la acción y cambia su vida irremediablemente. Eso es lo que pasa con la ficción: casi todas las historias siguen el mismo arco. Hay un trasfondo, una lucha y, finalmente, un triunfo, con giros y vueltas en el camino. Pero la historia casi siempre se resuelve, envuelta con un bonito lazo. La mayoría de las veces, el protagonista vive feliz para siempre, habiendo derrotado al villano, conseguido a la chica o desactivado la bomba, justo a tiempo.

El arte puede imitar a la vida, pero la vida real es, por supuesto, muy diferente. Y más complicada (al menos el final). Todos somos personajes de una narración, pero a diferencia de lo que ocurre en la mayoría de los libros y películas, nuestras historias no siempre tienen un final feliz. Los incidentes que nos rodean son impulsores, pero rara vez conducen a un cambio real. A menudo se nos escapa su significado.

Otras veces reconocemos su importancia pero no podemos o no estamos dispuestos a aprovechar su poder de transformación. Tenemos un susto con nuestra salud, pero hacemos poco para mejorar nuestro estilo de vida. Luchamos en el trabajo, pero en lugar de tomarnos el tiempo para comprender la causa de nuestras luchas, seguimos adelante sin un plan real para hacer que el futuro sea diferente al pasado.

No sé ustedes, pero no puedo evitar pensar que todos estamos en medio de un incidente impulsor inconfundible. Y en muchos sentidos, la pandemia de COVID-19, junto con los recientes disturbios sociales y políticos, ha sido mucho más extraña que la ficción.

Hay dos formas de ver las luchas que estamos soportando: como una llamada a la retirada o a seguir adelante. En algún momento, en un futuro no muy lejano (esperemos), la niebla se disipará y podremos volver a vivir la vida. La pregunta es: ¿será más de lo mismo o algo nuevo?

Yo, como muchos de ustedes (estoy seguro), he luchado de muchas maneras durante los meses de encierro. Me he retirado más de lo que debería. He lamentado circunstancias fuera de mi control. He renunciado al control de formas que no necesitaba.

Y estoy listo para dar la vuelta al capítulo. ¿Lo está usted?

El catalizador del cambio está sobre nosotros

Como dice el viejo refrán, con la crisis viene la oportunidad, y la mejor manera de aprovechar la oportunidad de este momento es utilizarla como combustible para dar forma a un nuevo futuro.

La vida a menudo se pasa en piloto automático. A menudo deseamos el cambio pero nunca lo hacemos realidad porque esperamos algún catalizador, algún estímulo externo que nos impulse a la acción. Ha llegado el catalizador. ¿Lo reconoceremos por lo que es?

El siguiente paso es sencillo, pero no fácil. El cambio significativo es posible gracias a la claridad de propósito. ¿Qué quiere de su vida después de una pandemia? Está bien si aún no tiene claridad. Estas cosas toman tiempo. Y está bien si siente resistencia al cambio, de usted mismo o de otros. Todos lo sentimos. El cambio es difícil.

Es fácil suponer que todos los demás lo tienen todo resuelto, y que usted es el único que está luchando, comprendiendo, tratando de averiguar quién es usted y qué debería estar haciendo con su vida. Está bien si hoy se siente como un espectador en su propia vida, con otra persona estableciendo la agenda. Lo que no está bien es no retomar el control de sus circunstancias.

La vida se mueve rápidamente y el riesgo acecha en cada esquina. Hay muchas excusas válidas para no tomar medidas audaces, para no reescribir su historia. Entonces es fácil esperar. El problema es que las excusas no desaparecerán hasta que empiece a actuar. Sea valiente, porque nadie le dará permiso para vivir con valentía.

Y recuerde esto: el coraje no es la ausencia de miedo, es hacer lo que hay que hacer a pesar del miedo. Entonces, cuando esté luchando y llegue al punto en que las circunstancias se sientan insoportables, reconozca el momento por lo que es: una llamada de atención envuelta con un lazo. Una oportunidad para empezar de nuevo.

Como explicó Confucio hace más de 2500 años “Todos tenemos dos vidas. La segunda comienza cuando nos damos cuenta de que solo tenemos una”.

¿Esa sensación persistente dentro de usted? Ese es su verdadero yo esperando salir a la luz. Cuando esté preparado —y espero que lo esté ahora— su nueva vida le estará esperando.

Jay Harrington es autor, abogado convertido en empresario y dirige una marca de estilo de vida inspirada en el norte de Michigan llamada  Life and Whim. Vive con su esposa y tres niñas en un pequeño pueblo y escribe sobre cómo llevar una vida con propósito y orientada al aire libre.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí.


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS