Marines ayudando a marines: Ed Boran habla sobre fundación de ayuda a familias de compañeros caídos

Por Catherine Yang
22 de Diciembre de 2019 2:47 PM Actualizado: 22 de Diciembre de 2019 2:53 PM

Ed Boran estaba en la escuela secundaria durante la guerra de Vietnam, y quería ser un marine. En su segundo año en la universidad, le dijo a su madre, y ella lloró. Boran no tenía que ir a la guerra, tenía una exención porque su padre había fallecido. Su hermano, que había servido en el ejército, también había fallecido. Pero unos meses más tarde, volvió con una medalla católica con un borde rojo, blanco y azul esmaltado que llevaba las palabras “Mar, Aire, Tierra” y dijo que podía unirse.

“No me la he quitado desde entonces”, dijo Boran.

Boran estuvo en combate durante 13 meses, y los marines cumplieron todas las expectativas de carácter que él tenía para ellos.

“Lo que más me llamó la atención fue la lealtad y el profesionalismo de los militares de ese entonces. Eso validó mi razón para convertirme en un marine. Era todo lo que había pensado y esperado, y se hizo realidad. No tengo ningún problema en morir por un buen marine”, dijo. “Te hace una hermandad. Eso es lo que encontré esclarecedor y satisfactorio y la razón por la que sigo conectado con el Cuerpo de Marines”.

Esto es algo que nunca te abandona, por lo que Boran ahora es voluntario la mayor parte de su tiempo en la Marine Corps-Law Enforcement Foundation (MC-LEF), que sirve a las familias de los marines caídos. Boran ha trabajado con la fundación durante los últimos ocho años, y en 2014 asumió el cargo de copresidente junto con John Conner.

Ed-Boran
Ed Boran, copresidente de la Marine Corps-Law Enforcement Foundation. (The Epoch Times)

Desde su creación en 1995, la organización ha otorgado 78 millones de dólares en becas a más de 4.100 niños de los marines y asistencia humanitaria a las familias, como la cobertura de las deudas médicas de un oficial.

“Soy un ex marine, y los marines cuidan a los marines, eso es parte de ello. Lo más importante es que estuve en combate durante 13 meses y no me queda mucho de esa experiencia. Esto me ayuda muchísimo”, dijo Boran. “Me hace sentirme realizado, agradecido de estar ahí para ayudar a otros marines. Esto es terapia en lo que a mí respecta”.

Lazos irrompibles

Los lazos que Boran forjó en Vietnam se han mantenido con él hasta hoy.

Cuando Boran llegó a Vietnam, conoció al cabo Willis Turner, de 19 años, que se llevaba bien con las personas.

“Pensé en él de inmediato”, dijo Boran. Turner se convirtió en sargento en un mes y en sargento de pelotón en dos meses.

“Fue la mejor decisión que tomé como comandante de pelotón en Vietnam porque era tan espectacular. Era tan bueno con las tropas”.

“Me enteré años más tarde, nunca me dijo una palabra, que fue el receptor de la Estrella de Plata por salvar a seis marines durante un tiroteo que tuvo lugar unos dos o tres meses antes de que yo llegara allí”, dijo Boran. Uno de esos marines era el teniente que fue el predecesor de Boran.

“El Cabo Turner dejó su posición segura, fue sobre una colina donde estaban todos esos marines heridos, y agarraba uno —las balas volaban por todas partes— y lo arrastraba de vuelta a lo seguro. Y lo hizo seis veces”, dijo.

Los dos perdieron contacto después de regresar de la guerra, y Boran había tratado sin éxito de localizarlo durante varios años. Pero hace apenas dos meses, finalmente se reconectaron, en una cena de recaudación de fondos de MC-LEF en Dallas.

“Él vive en Dallas y después de 51 años de tratar de encontrarlo, acabo de conseguirlo”, dijo Boran. “Se presentó en el aeropuerto para recogerme y tengo una foto en mi móvil de nosotros llorando y abrazándonos y abrazandos (sic), y llorando en el aeropuerto”.

Ed-Boran
Ed Boran y Willis Turner se reunieron en Dallas, 51 años después de servir juntos en Vietnam. (Cortesía de Ed Boran)

“Fue un verdadero héroe y un gran soldado y un gran ejemplo para el pelotón. Cuando estaba conmigo probablemente salvó varias vidas porque estaba encima de estos tipos”, dijo Boran. “Pienso mucho este compañero y me alegro de que nos hayamos reconectado después de 51 años”.

Ed-Boran
Ed Boran y Willis Turner. (Cortesía de Ed Boran)

Ayudar a las familias

Hay una foto icónica de un niño conteniendo las lágrimas en el funeral de su padre, mientras un marine le entrega una bandera de los Estados Unidos. Después de la muerte del sargento Marcus Golczynski en Irak en 2007, MC-LEF creó un bono de beca para su hijo.

“El hijo acaba de graduarse de la universidad. El hijo se graduó de la universidad y llamó a la oficina y dijo que se graduó de la universidad: ‘Quiero agradecerles a todos ustedes por ayudarme, por ayudarme a terminar la universidad'”, dijo Boran. “Eso acaba de suceder en el último mes, por eso está fresco en mi mente”.

revista-funeral

“A partir del 1 de enero de este año, aumentamos el monto de las becas que se otorgan a cada niño de USD 30.000 a USD 35.000 dólares”, dijo.

Cuando un infante de marina, un militar de la Marina o un agente del FBI muere en servicio, el MC-LEF deposita USD 35.000 dólares en una cuenta a nombre de cada uno de sus hijos y entrega la cuenta a sus familiares o tutores para que la conserven hasta que el niño cumpla 18 años y pueda acceder a los fondos más los intereses.

“Nuestro sueño sería que fueran a la universidad”, dijo Boran. Algunos no lo hacen e invierten el dinero de otras maneras, y es cosa suya hacerlo, pero la mayoría de los niños ponen el dinero para la universidad. “Es estupendo escuchar sus historias de éxito, lo que han hecho. Y algunos de ellos terminan donando dinero anualmente a la fundación como agradecimiento a nosotros”.

Respeto por los veteranos

Ha habido un cambio radical en la actitud hacia los veteranos durante la vida de Boran. Hoy en día, los estadounidenses lo aprecian, y Boran a menudo escucha “Gracias por su servicio”. Este respeto ha crecido con los años, así como el apoyo a la fundación.

Boran recuerda cuando su avión aterrizó en California después de un vuelo de 15 horas de regreso de la guerra; lo primero que les dijeron fue: “No dejen el avión”.

Estaba aturdido; acababan de pasar medio día sentados en un avión para volver a casa y ahora les decían que se quedaran quietos.

“Dijeron: ‘No pueden salir del avión porque hay manifestantes allí'”, dijo Boran. El avión dejó a los que iban a casa en la costa oeste y luego se dirigió a Nueva York, donde Boran escuchó otro anuncio.

“Dijeron: Cuando llegues a casa, te quitas el uniforme y no te lo vuelves a poner hasta que te presentes 30 días después en cualquier base a la que vayas”, dijo Boran. No estaba seguro de lo que estaba escuchando. Luego llegó a casa y vio la apatía total hacia los que habían servido en la guerra.

“A nadie le importaba. ‘¿Dónde has estado?’ ‘Estuve en Vietnam durante 13 meses’. ‘¿Por qué? ¿Por qué hiciste eso?’ Fue una apatía total. No fue ninguna simpatía, ni apreciación. Era una nube oscura sobre los veteranos que volvían del extranjero y que existió durante muchos años después”, dijo Boran.

Él relató: “El 7 de mayo de 1985, los Veteranos de Vietnam de América quisieron hacer un desfile grabado en Nueva York, finalmente, 10 años más tarde, después de que la guerra terminara, para dar la bienvenida a los veteranos de Vietnam”. La ciudad dijo que la organización tendría que conseguir el dinero suficiente para cubrir los costos de seguridad, limpieza, etc.

“Llegaron hasta el último día, les faltaba un millón de dólares”, dijo Boran. “Y un tipo llamado Donald Trump dio un paso adelante”.

Sin fanfarria ni publicidad, le entregó a la organización un cheque por un millón de dólares.

” Él dice: ‘Tendrán su desfile'”, dijo Boran. Trump también es un donante habitual de MC-LEF.

“Después de 1985, creo que ha ido cambiando lentamente, muy lentamente, y ahora todo el mundo quiere a un veterano”, dijo Boran. “Gracias por su servicio, eso es lo que todo el mundo dice, pero nadie lo dijo antes. Es un giro de 180 grados”.

Un papel de gratificante

Boran tiene una posición casi de tiempo completo haciendo de todo, desde sacar la basura hasta escribir cartas de agradecimiento y ordenar pelotas de golf para sus eventos. La organización nacional realiza 16 o 17 eventos al año, y el co-presidente y él viajan para asistir a casi todos ellos.

De toda la organización de más de 100 personas, trabajan con un solo empleado de medio tiempo, y así pueden dar casi cada dólar donado a la organización a las familias que lo necesitan.

“Retrocediendo ocho años, mi mayor desafío fue hacer correr la voz porque nadie realmente, ni siquiera en el Cuerpo de Marines, escuchó hablar del MC-LEF,” dijo Boran. “Así que mi mayor desafío fue hacer correr la voz lo más posible”.

Boran animó a la gente a celebrar más torneos de golf en todo el país, y añadieron eventos en Las Vegas y Scottsdale, en California, junto con cinco o seis más cada año en la Costa Este.

“Una vez que se corrió la voz, la gente apreció lo que hacemos”, dijo Boran.

Él realmente siente que MC-LEF está teniendo un impacto, no solo para las familias de los marines y la policía federal, sino para los estadounidenses comunes que aprecian la misión.

“Los donantes de todo el país ven algo que aprecian, y el flujo de estadounidenses de todo el país es simplemente asombroso”, dijo Boran. “El hecho de que hayamos gastado más de 78 millones de dólares y de que el dinero siga llegando porque la gente cree en nuestra causa y quiere ayudar a estas familias”.

“Están ahí para apoyar a sus compañeros americanos. Es edificante, es fantástico”, dijo Boran.

El hombre más afortunado del mundo

Cuando Boran no está viajando por el país para realizar eventos y crear conciencia sobre el MC-LEF, pasa todo el tiempo que puede con su familia.

Sus tres hijos están todos casados y ahora tiene nueve nietos, y toda la familia se reúne cada año para los días festivos.

“Puedo verlos todo lo que puedo”, dijo. “Son maravillosos, todos son absolutamente preciosos, es algo fuera de este mundo. Soy el tipo más afortunado del mundo”.

La fundación lo mantiene ocupado.

“Desde el 1 de enero, hemos gastado poco más de 2,5 millones de dólares, lo que ha afectado las vidas de 121 niños y familias”, dijo. “Solo el hecho de ayudar a toda esta gente, a estos niños, que en circunstancias normales no recibirán nada de eso. Es simplemente gratificante”.

Muchos de los capítulos y eventos anuales de MC-LEF en todo el país fueron iniciados por alguien que era marino o tenía un miembro de su familia que era marino, pero la mayoría de las personas que se ofrecen como voluntarios para MC-LEF no lo son.

“Sabes lo que es gracioso, probablemente más del 50 por ciento de la gente, de las más de cien personas que se ofrecieron como voluntarias, nunca estuvieron en el Cuerpo de Marines, nunca estuvieron en el servicio. Eso me impresionó. Probablemente es más del 60 por ciento que nunca estuvo en el ejército, pero ellos, por alguna razón, aprecian lo que hacemos”, dijo Boran.

“Soy el tipo más afortunado del mundo de estar en la posición que estoy. Recibo más de lo que doy”.

***

Le puede interesar

Cómo un exitoso empresario encuentra alivio al estrés y un significado más profundo para la vida

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.