Presidente electo de Uruguay desestimó invitar a Nicaragua, Venezuela y Cuba a su posesión

Por Sebastian Puerta
13 de Febrero de 2020 Actualizado: 13 de Febrero de 2020

El presidente electo de Uruguay, Luis Lacalle Pou, anunció el 12 de febrero que, por razones personales, Venezuela, Nicaragua y Cuba serán excluidas del acto de su posesión presidencial que se llevará a cabo el 1 de marzo.

La declinación tiene varios escenarios de trasfondo, uno de ellos es el anuncio que realizará el gobierno de Lacalle cuando entre en funciones, declarando al gobierno de Nicolás Maduro como una dictadura, según el diario uruguayo El Observador.

La declaración irá acompañada por el reconocimiento como “presidente legítimo” de la Asamblea Nacional a Juan Guaidó, a pesar de que el canciller designado, Ernesto Talvi, dijo que Uruguay no aceptará un embajador que sea designado por Guaidó.

El artículo primero de la Carta Democrática Interamericana de la Organización de Estados Americanos fue un argumento en el que se apoyó el canciller, del recién elegido presidente, para declinar hacer las invitaciones. Una parte de este documento dice que “los pueblos de América tienen el derecho a la democracia y sus gobiernos la obligación de promoverla y defenderla”.

Lacalle dijo, además, que su gobierno se retirará de una iniciativa uruguayo-mexicana (Mecanismo de Montevideo) que buscaba poner fin a la crisis que vive Venezuela.

Por otro lado, una serie de anuncios del mandatario relacionados con la flexibilización de la inmigración en Uruguay para extranjeros de varias nacionalidades, entre ellos venezolanos y cubanos, se ha hecho eco en los medios de comunicación.

El nuevo presidente dijo que trabajará con todos los partidos de su país para negociar las políticas que les permitan a los inmigrantes nacionalizarse en Uruguay, de acuerdo con información compartida por Red 21.

“Uruguay tiene una divina oportunidad para radicar familias. Uruguay siempre ha sido un país de brazos abiertos para países que están expulsando a su gente, básicamente venezolanos, cubanos y otros lugares de América Latina”, dijo el mandatario en un evento realizado en Punta del Este.

Uno de los propósitos de Lacalle es flexibilizar las normas fiscales y de residencia legal para los inmigrantes con el fin de que puedan venir con sus familias, “Yo primero voy por la familia, después que estén las familias, van a poder traer la plata. Si tenemos seguridad pública, certezas a largo plazo, el país se va a convertir en un lugar de destino del cono sur y también del mundo”, según el País.

“Uruguay por distintas razones tiene la posibilidad de convertirse en un lugar de llegada, no solo de vecinos del Mercosur, sino del mundo. Y nosotros ahí tenemos algunas cosas para hacer”.

Debido a que Uruguay es uno de los países con tasas de crecimiento poblacional más bajas, Lacalle quiere que, además de los migrantes que vienen del norte, unos 50,000 argentinos se muden allí.

“El gobierno electo pretende atraer en 5 años, por lo menos, 50,000 inmigrantes con un perfil especifico: “contribuyentes de alta calidad” o “altos consumidores”, dijo uno de los miembros del gabinete de Lacalle.

En buena medida, el nuevo gobierno de Uruguay pretende atraer a su territorio inmigrantes con un alto perfil que inviertan en su territorio.

Descubre

El régimen comunista en China los mata como animales ¿Qué podemos hacer?

TE RECOMENDAMOS