Presidentes y libertad de prensa: Obama vs Trump

22 de Marzo de 2017 Actualizado: 22 de Marzo de 2017

Mientras la guerra del presidente Donald Trump con los principales medios de comunicación continúa chisporroteando y los expertos expresan su indignación por su desdén por la prensa, parecen haber olvidado que el presidente Barack Obama tenía sus propias batallas, aunque mucho menos públicas, que amenazaban la libertad de prensa en Estados Unidos.

La semana pasada, The Associated Press informó que el gobierno de Obama, en su último año, gastó un récord de 36,2 millones de dólares en costos jurídicos en defensa de su negativa a publicar registros bajo la Ley de Libertad de Información (FOIA). Fue el segundo año consecutivo que el gobierno de Obama rompió un récord por decir a los periodistas y ciudadanos que, a pesar de la búsqueda, los archivos solicitados no se pudieron encontrar. El número de demandas de la FOIA, presentadas por The New York Times, Centro de Integridad Pública, AP y otros, aumentó durante los últimos cuatro años, según un estudio de Transactional Records Access Clearinghouse de Syracuse University.

En su primer año, Obama efectivamente declaró la guerra a Fox News y a los medios de comunicación conservadores. Anita Dunn, directora de comunicaciones de la Casa Blanca, declaró en 2009 que la Casa Blanca “tratará a [Fox News] de la misma manera que tratamos a un oponente”.

El jefe de la Casa Blanca, Steve Bannon (izquierda) y el Jefe de Gabinete de la Casa Blanca, Reince Priebus, en la Conferencia de Acción Política Conservadora (CPAC) en National Harbor, Maryland, el 23 de febrero (Mike Theiler / AFP / Imágenes Getty)
El jefe de la Casa Blanca, Steve Bannon (izquierda) y el Jefe de Gabinete de la Casa Blanca, Reince Priebus, en la Conferencia de Acción Política Conservadora (CPAC) en National Harbor, Maryland, el 23 de febrero (Mike Theiler / AFP / Imágenes Getty)

¿Suena familiar? El consejero de Trump, Steve Bannon, hizo titulares hace unos meses, diciendo al NY Times que los principales medios de comunicación son el “partido de la oposición” y que “deberían sentirse avergonzados y humillados y mantener la boca cerrada y escuchar un buen tiempo”. CNN y otros medios de comunicación reaccionaron con indignación, presumiblemente olvidándose de los últimos ocho años.

Sin embargo, Obama nunca llegó tan lejos como para excluir a los periodistas de las sesiones de prensa, como lo ha hecho Trump. El mes pasado, CNN, Politico, Los Angeles Times, BuzzFeed y The New York Times fueron bloqueados por la prensa de la Casa Blanca, con el secretario de prensa Sean Spicer.

Sin embargo, el gobierno de Obama intentó negar la inclusión de Fox en los eventos de la rama ejecutiva en el año 2009, lo cual encontró oposición de otros medios de noticias, incluyendo a periodistas del New York Times y CNN. El intento fracasó en última instancia a causa de que estos medios de comunicación resistieron a su administración. 

Un día después de que Obama asumiera el cargo, el 21 de enero de 2009, afirmó que su administración se convertiría en “la administración más transparente de la historia”, pero terminó estableciendo un récord, según The Associated Press, por negar la mayoría de las solicitudes de FOIA.

El cumplir el elevado objetivo de ser la presidencia “más transparente” de la historia, los expertos y no sólo de los medios de comunicación conservadores, coinciden en que fracasó.

“Este es la administración más inaccesible y anormal que he cubierto”, dijo el corresponsal de seguridad nacional David Sanger del New York Times en un informe de 2013 del Comité para Proteger a los Periodistas (CPJ), un organismo de vigilancia de la prensa. El ex editor ejecutivo del Washington Post, Leonard Downie Junior, escribió para el CPJ diciendo: “La guerra de la administración contra fugas y otros esfuerzos para controlar la información son las más agresivos que he visto desde la administración de Nixon”.

Señaló que el gobierno de Obama procesó más filtraciones que todos los demás presidentes combinados, vemos la Ley de Espionaje 1917, firmada por Woodrow Wilson (que también firmó la Ley de Sedición Draconana de 1918 que efectivamente prohibía las críticas al gobierno estadounidense antes de ser derogado dos años más tarde).

Para explicar mejor la diferencia entre los ocho años de Obama y la administración de Trump hasta ahora: Trump reprende públicamente a la prensa, lo que parece formar parte de una estrategia o batalla más amplia, para reforzar su base de votantes, quienes generalmente desprecian o al menos están perdiendo la confianza en los medios de comunicación.

La “guerra” de Obama se llevó a cabo encubiertamente: en su último año, emitió archivos censurados o completamente negados, el 77% de las peticiones de la FOIA, según AP. El año anterior fue aproximadamente el mismo.

El entonces presidente Barack Obama firma la Ley de Mejora de la Libertad de Información (FOIA) en la Oficina Oval de la Casa Blanca en Washington el 30 de junio de 2016. (Brendan Smialowski / AFP /Imágenes Getty)
El entonces presidente Barack Obama firma la Ley de Mejora de la Libertad de Información (FOIA) en la Oficina Oval de la Casa Blanca en Washington el 30 de junio de 2016. (Brendan Smialowski / AFP /Imágenes Getty)

La AP tiene amplias razones para quejarse: miles de registros telefónicos de empleados de AP fueron confiscados por el Departamento de Justicia de la administración Obama en 2013, según su CEO, Gary Pruitt. Pruitt comentó que Obama actuó como “juez, jurado y verdugo” para obtener los registros.

Obama también fue tras el periodista poco colaborador James Risen del NY Times, tratando de forzarlo durante siete años para que revelara sus fuentes. La administración también supervisó digitalmente los correos electrónicos privados de James Rosen, reportero de Fox News, acusándolo de ser un “co-conspirador” para obtener una orden judicial. Una orden que se mantuvo en secreto.

Trump ha utilizado a Twitter para difundir acusaciones y comentarios grandilocuentes sobre temas nacionales, celebridades y el tratamiento de los medios de comunicación sobre él. Trump y sus colaboradores dicen que el uso de Twitter elimina a los principales intermediarios de los medios de comunicación, enviando su mensaje directamente a la gente.

En un tweet ahora clásico de Trump, declaró a los proveedores de “noticias falsas” como “enemigos del pueblo estadounidense”. Los periodistas lo compararon con dictadores como Joseph Stalin y Mao Zedong. Pero no pretendamos que Obama nunca fue tan lejos. A principios de este año, Obama dijo a Lester Holt, de NBC News, que los líderes republicanos, junto con “gente como Rush Limbaugh, y algunos comentaristas de Fox News” crearon un “invernadero de argumentos de ida y vuelta y un partidismo realmente fuerte, creo que ha sido perjudicial para el país”. No tan directo como Trump, pero el mensaje subyacente de nosotros contra ellos es el mismo.

Según el informe del CPJ, Obama también trató sutilmente de moldear la narrativa de los medios de comunicación usando las redes sociales cuando entró en la Casa Blanca. “En lugar de interactuar con los periodistas, la nueva administración se centró en poblar sus propios sitios web y cuentas de redes sociales con contenido, lo que parecía ser transparencia estaba realmente controlando el mensaje”.

Esto fue evidente cuando Obama cerró los eventos de la Casa Blanca a cualquier persona, excepto al fotógrafo oficial, quien hizo una crónica de la administración del ex presidente en Instagram. Irónicamente, Obama recibió un “premio de transparencia” al que la prensa no fue invitada.

Un número de importantes medios de comunicación ignoraron la “frialdad” de la administración de Obama en la libertad de prensa, mientras que unos pocos (como Downie, Risen, Rosen y otros) hablaron al respecto. Independientemente, Obama sigue siendo descrito en términos brillantes y nostálgicos.

Con los ataques verbales de Trump, los periodistas están ahora “envalentonados” para luchar contra él, pero muchos de ellos guardaron silencio durante los años de Obama.

Tal vez la máxima “demasiado poco, demasiado tarde” se aplica aquí.

Las opiniones expresadas en este artículo son las opiniones del (de los) autor (es) y no reflejan necesariamente las opiniones de La Gran Época.

TE RECOMENDAMOS