Primer Ministro de Japón nomina a Trump para el Premio Nobel de la Paz

Por Ivan Pentchoukov - La Gran Época
16 de Febrero de 2019 Actualizado: 16 de Febrero de 2019

WASHINGTON – Antes de su segunda reunión con Kim Jong Un de Corea del Norte, el presidente Donald Trump dijo el 15 de febrero que el líder de Japón lo había nominado para el Premio Nobel de la Paz por su trabajo, al abrir un diálogo con el país recluido.

El Primer Ministro Shinzo Abe “me dio la más bella copia de una carta que envió a la gente, entregándome una cosa llamada Premio Nobel”, dijo Trump a los reporteros en el Rose Garden cuando le preguntaron sobre su próxima cumbre con Kim a finales de este mes en Vietnam.

“Él dijo: ‘Lo he nominado, respetuosamente, en nombre de Japón. Les pido que le den el Premio Nobel de la Paz”.

El presidente de Corea del Sur, Moon Jae-in, quien también ha acreditado a Trump el inicio de las negociaciones con Corea del Norte, también lo respalda para el Premio Nobel de la Paz.

Trump dijo que los primeros intercambios con Kim estuvieron llenos de “fuego y furia”, pero desde su primera reunión el año pasado en Singapur, los dos han establecido una buena relación. Dijo que Abe lo nominó porque le preocupaba que Corea del Norte realizara pruebas de misiles sobre Japón.

(Mandel Ngan/AFP/Getty Images)

Associated Press no pudo confirmar inmediatamente la nominación. La embajada japonesa en Washington no respondió enseguida a una petición de comentarios.

En 2009, el presidente Barack Obama recibió el Premio Nobel de la Paz por establecer el compromiso de Estados Unidos de “buscar la paz y la seguridad de un mundo sin armas nucleares”.

“Probablemente nunca lo conseguiré, pero está bien”, dijo Trump. “Se lo dieron a Obama. Él ni siquiera sabe por qué lo obtuvo”.

Congresistas nominan a Trump para el Premio Nobel de la Paz 2019

Un grupo de 18 legisladores de la Cámara de Representantes firmaron una carta en la que nominaban formalmente al presidente Donald Trump para el Premio Nobel de la Paz de 2019 por sus esfuerzos en llevar la paz a la Península de Corea el 1 de mayo de 2018.

“Desde que asumió el cargo, el presidente Trump ha trabajado incansablemente para ejercer la máxima presión sobre Corea del Norte a fin de poner fin a sus programas de armas ilícitas y lograr la paz en la región”, dijo la carta redactada por el representante Luke Messer y firmada por 17 miembros de la Cámara de Representantes del Partido Republicano.

La nominación formal se produjo tras una declaración del presidente surcoreano Moon Jae- en la que decía que “Trump debería ganar el Premio Nobel de la Paz”. El primer ministro japonés Shinzo Abe y el ministro de Asuntos Exteriores de Corea del Sur Kang Kyung-wha atribuyeron a Trump el mérito de este gran avance.

“Su Administración logró unir a la comunidad internacional, incluida China, para imponer uno de los sistemas de sanciones internacionales más exitosos de la historia”, dice la carta. “Las sanciones han diezmado la economía norcoreana y se les atribuye en gran medida el haber llevado a Corea del Norte a la mesa de negociaciones”.

(Drew Angerer/Getty Images)

Messer había presentado la idea de nominar a Trump para el premio desde marzo de 2018.

“La única razón por la que el dictador norcoreano se ha sentado a la mesa, es porque el presidente Trump le ha mirado fijamente y le ha demostrado que tenemos un líder en Estados Unidos que va en serio y que ha cambiado la dinámica de una forma significativa”, dijo Messer a la cadena de noticias Fox News. “Por eso creo que debe ser considerado para el Premio Nobel de la Paz”.

Cuando Trump habló sobre el gran avance con Corea del Norte durante un mitin en Michigan el año pasado, el 28 de abril, la multitud comenzó a gritar: “Nobel, Nobel, Nobel”.

Trump se enfrentó a la amenaza de Corea del Norte al principio de su presidencia, mientras se enfrentaba a una serie de crisis de gran envergadura en su país y en el extranjero. El dictador del régimen comunista Kim Jong Un probó varios misiles supuestamente capaces de llegar a Estados Unidos y detonó, lo que Pyongyang dijo que era, una bomba de hidrógeno.

Trump respondió con firmes amenazas de acción militar y una reubicación correspondiente de armas de fuego en la península de Corea. Al mismo tiempo, encabezó un régimen de sanciones sin precedentes y forjó alianzas con actores clave en la región.

********************

Mira a continuación

Los negocios son una guerra

TE RECOMENDAMOS