Primer Ministro malayo: No es tarea de Malasia promover las ideologías de China

Por Isabel van Brugen
22 de Octubre de 2019 Actualizado: 22 de Octubre de 2019

El Primer Ministro de Malasia, Mahathir Mohamad, dijo esta semana que no es el rol de Malasia promover la iniciativa china “La Franja y la Ruta” (OBOR, por sus siglas en inglés), y que no quiere que las ideas e ideologías de China influyan en la generación más joven del país.

Durante una sesión del foro de la conferencia “Malasia más allá de 2020” en Kuala Lumpur el 21 de octubre, Mahathir dijo que aunque Malasia considera a China como un “amigo”, no quiere que la gente crea que el país ha caído bajo su influencia.

“Malasia siempre ha considerado a China como un amigo, excepto durante algunos períodos de los primeros días de nuestra independencia, cuando China practicaba un comunismo que podía exportarse a Malasia”, dijo. “No queremos eso”.

El líder de 93 años de edad habló en referencia a un controvertido cómic de propaganda titulado “Iniciativa de la Franja y la Ruta para que todos ganemos”, que se cree ha sido distribuido en las escuelas de todo el país.

El cómic, que promueve la iniciativa OBOR de China, contendría propaganda que repite los puntos de vista políticos del Partido Comunista Chino (PCCh), y describe como “extremistas” a quienes creen que los uigures están siendo maltratados en Xinjiang, según informó el Malay Mail. Mahathir dijo que no participó en su publicación y que desconocía su contenido.

“Por el momento, no nos corresponde a nosotros promover las ideas e ideologías de China, sino averiguar cómo podemos beneficiarnos de ellas”, dijo Mahathir.

“Al igual que no nos ha gustado la influencia occidental en nuestras estrategias y escuelas, no queremos que otros países tengan una influencia indebida en nuestros jóvenes”.

Según se afirma, el cómic contiene una fotografía de Mahathir con una nota que indica que el líder chino Xi Jinping le regaló el libro cuando se reunieron durante la Cumbre y Foro de Franja y Ruta en Beijing en abril.

La Oficina del Primer Ministro (OPM) refutó las aseveraciones en una declaración el 18 de octubre diciendo: “La OPM quiere declarar que el libro no fue un regalo oficial durante la reunión y que [el cómic] fue traído sin que pasara por los procedimientos y canales adecuados”.

La distribución del libro en las escuelas está actualmente bajo investigación, dijo el Ministerio del Interior de Malasia.

Mahathir añadió en la conferencia de ‘Malasia más allá de 2020’ que el país no apoyará la iniciativa OBOR “sin un estudio adecuado”.

“Apoyamos la idea de ‘La Franja y la Ruta’, pero tenemos que averiguar exactamente qué es”, dijo.

“Por lo tanto, no vamos a influir en las mentes de los jóvenes. Los jóvenes deben entender primero los problemas, las estrategias y las políticas de nuestro propio país”.

Los comentarios de Mahathir ocurrieron después de que se renegociara con éxito un importante proyecto ferroviario respaldado por China en un acuerdo que le ahorrará al país 21.500 millones de ringgit (5200 millones de dólares) en deuda con la superpotencia comunista.

El político de 93 años de edad redujo casi un tercio del costo del Enlace Ferroviario de la Costa Este (ECRL, por sus siglas en inglés) –una parte clave de la iniciativa de infraestructura OBOR de China–, de 65.500 millones de ringgit (16.000 millones de dólares) a 44.000 millones de ringgit (11.000 millones de dólares), anunció su oficina el 12 de abril.

“Esta reducción beneficiará sin duda a Malasia y aliviará la carga de la situación financiera del país”, dijo en un comunicado.

Mahathir dijo que su gobierno negoció los nuevos términos del acuerdo para priorizar las necesidades de los malayos, y añadió que el costo inicial del enlace ferroviario era injustificado y poco claro.

La medida se produjo tras meses de largas negociaciones luego de la decisión de Mahathir de cancelar el proyecto el año pasado. El acuerdo se firmó por primera vez en 2017 bajo la administración de Datuk Seri Najib tun Razak, el controvertido predecesor de Mahathir.

El líder de 93 años anunció simultáneamente la cancelación del proyecto del Gasoducto Trans-Sabah (TSGP) en el último día de su visita oficial de cinco días a China, diciendo que la principal prioridad de su país era reducir su deuda y sus préstamos.

Mahathir canceló el ambicioso ECRL el año pasado en medio de la preocupación de que el proyecto no tenía sentido financiero para el país. Las alarmas se activaron después de que otros países empezaran a tener dificultades financieras al comenzar la construcción de sus proyectos de infraestructura como parte de la iniciativa OBOR.

Mientras tanto, Mahathir también dijo el miércoles que era casi un milagro que Malasia no estuviera en bancarrota por el escándalo de lavado de dinero del 1Malasia Development Berhad (1MDB), que causó daños tanto financieros como institucionales.

“Uno de los mayores desafíos después de derrocar con éxito al régimen cleptocrático fue limpiar el desorden que quedó atrás y reconstruir la nación”, dijo.

“Aunque 1MDB es sin duda una monstruosidad, nunca seremos capaces de entender el daño que causó a la nación”.

Y añadió: “Es casi un milagro que este país no haya quedado en bancarrota”.

TE RECOMENDAMOS