¿Recuerdas a los primeros septillizos sobrevivientes del mundo? Así es como son 22 años después

Por Li Yen
24 de Julio de 2019 Actualizado: 24 de Julio de 2019

En el más raro de los raros casos, siete bebés prematuros nacieron el 19 de noviembre de 1997 en un hospital de Des Moines, Iowa, estableciendo el récord como los primeros septillizos del mundo que sobrevivieron al nacimiento. Pesaban entre 2 y 4 libras (aproximadamente 1 y 2 kg), y deben su existencia a la decisión mutua de sus padres de no optar por la reducción selectiva.

La pareja, Bobbi y Kenny McCaughey, tuvieron primero una hija llamada Mikayla. Pero más tarde, como Bobbi nació con una glándula pituitaria que no podía producir suficientes hormonas para estimular la ovulación, se le inyectó un medicamento para la fertilidad, Metrodin.

El tratamiento resultó ser más que exitoso, ya que se enteró de que estaba embarazada de siete hijos. Cuando los médicos aconsejaron una reducción selectiva, la pareja se negó, diciendo que estaba “en manos de Dios”.

El nacimiento de los septillizos causó un gran frenesí mediático. El presidente Bill Clinton llamó personalmente a la familia para felicitarlos, y Oprah les dio la bienvenida en su programa.

Bobbi y Kenny recibieron respuestas positivas y negativas. Algunos estaban horrorizados con los padres por haber traído a tantos niños al mundo, mientras que otros eran extremadamente comprensivos.

La familia McCaughey recibió generosas donaciones, incluyendo una casa de 1,676 metros cuadrados, una camioneta, macarrones con queso para un año, y dos años de suministro de pañales gratis. También recibieron viajes gratis a Disneylandia y Mallorca.

Los septillizos de McCaughey también tuvieron pase completo a la Universidad de Hannibal-LaGrange en Missouri, que algunos de los niños están cobrando 18 años después, según el Des Moines Register.

Los años han pasado volando.

Dieciocho años después, Kenny, Kelsey, Natalie, Brandon, Alexis, Nathan y Joel tomaron sus propios caminos, ya que todos se graduaron de la Escuela Carliste High School en Iowa. ¡Los siete caminaron por el escenario para recibir sus diplomas con sus togas negras y rojas!

Avanzó rápido y llegó noviembre de 2018 y los septillizos de McCaughey celebraron sus 21 años.

“Creo que todos nos estamos volviendo muy independientes y estamos encontrando nuestros diferentes talentos y habilidades”, dijo en el programa Today Kelsey, la cuarta de los septillizos más viejos. “Es genial celebrar este hito diferente”.

Kelsey, que era la bebé más pequeña con aproximadamente 1 kg, junto con Natalie, Nathan, Joel y Alexis, asisten actualmente a la Universidad de Hannibal-LaGrange. Se especializa en Relaciones Públicas.

Natalie estudia ciencia del ejercicio y le gustaría seguir enseñando. Finalmente se casó con su prometido Shawn Geralds en este año como lo tenía planeado.

Nathan y Joel se están especializando en sistemas informáticos de computación, mientras que Alexis, que sufre de parálisis cerebral, está cursando educación de la primera infancia.

Brandon ha esperado unirse al ejército desde que tenía 3 años de edad. Ahora está viviendo su sueño, desplegado en el extranjero sirviendo en el ejército de los Estados Unidos. Una vez que regrese de su despliegue, se casará con su prometida Alana Hale.

Mientras tanto, Kenny Jr. sigue viviendo en la casa de la familia en Iowa. Está trabajando con la compañía de gabinetes de Des Moines después de completar sus estudios en los oficios de la construcción en el Des Moines Area Community College.

Tener que tomar caminos separados después de haber crecido juntos en Iowa durante 18 años fue un “choque cultural” para los siete hermanos. “Fue una transición difícil estar lejos de nuestros padres y fuera de Iowa, pero creo que todos la acogimos con beneplácito y creamos nuevas amistades y conocimos gente nueva en un nuevo ambiente”, dijo Kelsey.

Al ser dejado sólo con sus pensamientos, Kenny, su orgulloso padre, que trabaja para una compañía de recubrimientos metálicos, dijo que se aseguró de haber dado los valores correctos a sus hijos y les ha inculcado la importancia del trabajo duro.

“Mi temor siempre ha sido que vean nuestros trabajos y piensen que eso es todo lo que necesitan para cosas bonitas”, dijo el padre al Des Moines Register. “Les he dado la fría y dura verdad lentamente. De ninguna manera podría permitirme esta casa con mi salario. Si quieres algo, tienes que trabajar por ello”.

Los padres atribuyeron el éxito de los septillizos a su fe en Dios y a la ayuda y apoyo de amigos y familiares.

Estrechamente conectados emocionalmente, los hermanos siempre serán identificados como “los septillizos”. Los septillizos ahora se están labrando sus propios nichos, pero aferrándose al amor y la camaradería que aprendieron a valorar como familia. Estaban muy agradecidos de tenerse siempre cerca el uno al otro.

“No sólo somos hermanos, también somos los mejores amigos”, dijo Natalie. “Sé que todos estamos muy agradecidos por las relaciones y los lazos que tenemos”.

¡Te enternecerá el corazón la complicidad inocente entre estos hermanos!

Si esta linda historia inspiró tu corazón, por favor, compártela. Apoya el periodismo independiente y ayúdanos a difundir las buenas noticias a todo mundo.

TE RECOMENDAMOS