Profesor “fue al infierno” y dice que las consecuencias de nuestras malas acciones son indescriptibles

Por La Gran Época
15 de Agosto de 2019 Actualizado: 15 de Agosto de 2019

La experiencia cercana a la muerte de este profesor se produjo durante sus vacaciones en Francia, y fue un acontecimiento que le cambió la vida. Compartió el momento en que se fue al infierno antes de regresar a la vida. Hoy en día, es un hombre diferente, amable y tranquilo, casi opuesto a lo que era antes.

Como exprofesor del departamento de arte de la Universidad de Northern Kentucky, Howard Storm se describió como una persona absorbida en sí misma, agresiva, narcisista y temido por su familia.

Howard dice que antes de su experiencia cercana a la muerte toda su vida “había sido de estoicismo autosuficiente. Creía que no necesitaba la ayuda de nadie. Podría manejar cualquier cosa”, según relata en el extracto de su libro publicado en Usatoday.com.

Storm también era un típico ateo, no creía en Dios o en la vida después de la muerte, sino que solo creía en la existencia del mundo material. Sin embargo, todo esto cambió cuando estaba de gira por Europa con su esposa y sus estudiantes en 1985.

Durante su viaje a París, mientras hablaba con uno de sus estudiantes, Howard se desplomó repentinamente por un dolor insoportable y fue llevado al hospital.

“Sentí como si me hubieran disparado. Había un dolor abrasador en medio de mi estómago”, escribió Howard en su libro My Descent Into Death (Mi descenso hacia la muerte). “Mis rodillas colapsaron y me tiré al suelo. Sostuve mi intestino y grité de dolor. Algo aterrador estaba ocurriendo dentro de mí, y no sabía qué era. Me sorprendió que no hubiera ninguna herida en el exterior de mi cuerpo. De hecho no hubo ruido, y mientras yo miraba a mi alrededor, no había forma de que una bala hubiera entrado en la habitación”.

Posteriormente fue llevado de urgencia al hospital donde descubrieron que su estómago tenía una perforación y que requería una cirugía inmediata para salvarle la vida. Sin embargo, no había médico disponible para realizar la operación hasta el día siguiente. Tenía un intenso dolor; el ácido gástrico de su estómago se filtraba en las áreas circundantes de la cavidad abdominal, y se lo comía por dentro.

Después de despedirse de su esposa, se desmayó; fue entonces cuando experimentó un viaje afuera de este mundo. Howard abandonó su cuerpo y, mirándose a sí mismo, se sintió totalmente vivo. Lo que siguió, según Howard, fue demasiado “feo”… lo dejaron “tumbado en el suelo destrozado completamente”.

Howard relató qué sintió al haber ido al infierno, y que allí se encontraban personas que habían llevado vidas similares a la suya. Contó que fue humillado en todos los sentidos; le costaba describir la degradación que experimentó.

Según Howard comenzó a orar desesperadamente, y que las personas que lo acosaban no podían soportar cuando mencionaba el nombre de Jesús, volviéndose aun más violentas: “Yo grité con todas mis fuerzas: ‘Jesús, por favor, sálvame’”.

Según publica la ECM de Howard Storm y haciendo cita a parte de su libro en el que él mismo relata: (…) “La agonía que yo había sufrido durante el día no era nada en comparación con la que sentía ahora. Yo supe entonces que este era el final absoluto de mi existencia, y era más horrible que cualquier cosa que nunca me podría haber imaginado”.

Llamó a Dios para ser salvado, y “seres espirituales de luz” aparecieron para rescatarlo. Le mostraron a Howard una reseña de su vida, y Dios le indicó que su tiempo no había terminado. Luego volvió a su cuerpo, y fue entonces cuando un médico había sido localizado repentinamente para realizar la cirugía.

Durante los 12 meses siguientes, se recuperó y dio un cambio a su vida, convirtiéndose también en pastor cristiano en 1992. La esposa de Howard dijo que después de su experiencia cercana a la muerte era una persona totalmente cambiada, como si fuese un extraño.

Howard está comprometido en contar a otros su experiencia, esperando que pueda ayudarlos a cambiar sus vidas para mejor, ya que cree que debemos sufrir las consecuencias de nuestras acciones en esta vida, pero también podemos cosechar las recompensas.

Mira en el siguiente video la experiencia completa de su viaje hacia a la muerte:

Sterling Campbell, baterista de David Bowie, cuenta cómo dejó las drogas en solo 2 semanas

TE RECOMENDAMOS