Promesas climáticas de bancos relegarían a empresas que no son woke al segundo nivel de la economía

Por Petr Svab
19 de Mayo de 2021
Actualizado: 19 de Mayo de 2021

Análisis de noticias

Las empresas que busquen financiación podrían enfrentarse pronto a una serie de requisitos que, de hecho, comprobarán si son lo suficientemente “woke” como para que las instituciones financieras les aprueben préstamos o inversiones.

Aunque los requisitos se presentan como buena voluntad hacia los oprimidos y el medio ambiente, están respaldados por una ideología con tendencias totalitarias, según varios expertos en totalitarismo y economía de mercado.

La agenda está siendo impulsada por muchos de los nombres más importantes de las finanzas, incluidos los principales bancos, casas de inversión y gestores de patrimonio.

Si tiene éxito, la agenda de las instituciones financieras crearía una economía de dos niveles, con la clase “woke” destinada a recibir un trato preferente y los disidentes relegados a recoger las sobras, dijeron los expertos.

“Woke” en este sentido se refiere a un conjunto de puntos de vista progresistas que han dominado los círculos de la clase dirigente en el gobierno, la academia y el mundo corporativo.

Las empresas prometen que darán un trato preferente a los clientes que gestionen sus operaciones de forma “sostenible”. Eso significa que los clientes tendrán que aplicar políticas que, en opinión de los bancos, reduzcan las emisiones de carbono o promuevan una serie de otros objetivos, como la “igualdad de género” y la “equidad racial”. Los clientes que no apoyen las reducciones de carbono deberán enfrentarse a sanciones como la “exclusión” y el “retiro de inversión”, según las directrices de la la alianza bancaria de cero emisiones netas (Net-Zero Banking Alliance) respaldada por las Naciones Unidas, que cuenta con docenas de grandes bancos entre sus miembros.

Muchos científicos predicen que, a menos que se reduzcan drásticamente las emisiones de carbono, el planeta se calentará y sufrirá desastres naturales más graves, como inundaciones y sequías. Otros científicos cuestionan estas predicciones climáticas catastróficas, que tienen un pobre historial de hacerse realidad.

Pero las implicaciones de la agenda climática que han suscitado preocupación tienen poco que ver con los efectos del calentamiento global.

Desde un punto de vista pragmático, la agenda de los financieros se alinea con las políticas de la Administración Biden, dándoles la oportunidad de captar algunos de los cientos de miles de millones de dólares de los contribuyentes que promete financiar. Al mismo tiempo, pueden intentar influir en el establecimiento del marco regulador, asegurándose de que les beneficia a ellos, en lugar de a los recién llegados.

Después de todo, los ejecutivos de la banca tienen el deber fiduciario de aportar beneficios a los accionistas, incluso si los beneficios están respaldados por la intervención del gobierno, señaló Peter Klein, profesor de emprendimiento de la Universidad de Baylor e investigador del libertario Instituto Mises.

“Si pueden hacerlo aprovechando el sistema normativo, aprovechando el sistema legal (…) ¿por qué no lo harían?”, dijo a The Epoch Times.

Algunos expertos han advertido que si el impulso de la inversión fracasa, podría acabar en un rescate financiero colosal: otra transferencia de riqueza de los contribuyentes a las empresas.

Sin embargo, una agenda de este tipo plantea riesgos aún más fundamentales, ya que requiere la suscripción a una ideología que es, en esencia, totalitaria, han señalado los estudiosos.

Economía de dos niveles

Los defensores de la libertad suelen advertir contra los intentos de planificación central del gobierno. Pero “no solo los funcionarios del gobierno tienen la mentalidad del planificador”, señaló Klein. “A menudo pueden ser también los altos ejecutivos”.

“En el gobierno, pero por supuesto también en el sector privado, tienes una especie de cuadro de élite de responsables de la toma de decisiones que se consideran mejor posicionados para tomar decisiones importantes que otros participantes en el mercado”, dijo.

De hecho, el economista Friedrich Hayek predijo que serían las corporaciones monopólicas las primeras en asumir la tarea de planificar la economía ante la creciente oposición a la competencia del libre mercado.

“La lucha universal contra la competencia promete producir en primera instancia algo en muchos aspectos aún peor. Un estado de cosas que no puede satisfacer ni a los planificadores ni a los liberales [del libre mercado], una especie de organización sindicalista o corporativa de la industria en la que la competencia es más o menos suprimida, pero la planificación se deja en manos de los monopolios independientes de las industrias separadas”, escribió en su libro de 1943 “The Road to Serfdom”.

“Este es el primer resultado inevitable de una situación en la que el pueblo está unido en su hostilidad a la competencia, pero está de acuerdo en poco más. Al destruir la competencia en una industria tras otra, esta política pone al consumidor a merced de la acción monopolista conjunta de capitalistas y trabajadores en sus industrias mejor organizadas.

“Una vez alcanzada esta etapa, la única alternativa a la vuelta a la competencia es el control de los monopolios por parte del Estado. Un control que, si se quiere hacer efectivo, debe ser progresivamente más completo y más detallado”.

Esta es “una caracterización adecuada de la situación actual de la economía”, según Michael Rectenwald, profesor jubilado de estudios liberales de la Universidad de Nueva York y una autoridad en materia de socialismo corporativo, una convergencia del interés del gobierno y de las empresas en establecer una forma de gobierno totalitario y socialista.

“Obsérvese que este consorcio de bancos y empresas de gestión de activos, el mayor del mundo, pretende ‘impulsar la financiación privada de las tecnologías limpias y presionar a las industrias contaminantes que utilizan sus servicios para que reduzcan las emisiones’. Es decir, utilizarán su poder financiero para exprimir a los productores que no cumplen con las normas, en virtud de dirigir las inversiones hacia los socios favorecidos del Reinicio”, dijo en un correo electrónico, refiriéndose al “Gran Reinicio” hacia “un futuro más justo y verde” propuesto por el Foro Económico Mundial (FEM) y su jefe, Klaus Schwab.

“Este dominio financiero sobre las industrias consolidará el estatus económico de los productores favorecidos y reforzará su monopolio sobre la producción y la distribución”, dijo Rectenwald. “Las medidas también repercutirán en el consumo de los usuarios finales, cuyas emisiones de carbono se reducirán por defecto. No tendrán nada que decir sobre la conducción de vehículos de gasolina, porque esos vehículos no se producirán y la gasolina dejará de estar disponible. El objetivo es restringir la movilidad y el consumo de la gran mayoría y reducirlos a prisioneros de la agenda del Gran Reinicio”.

Aunque los financieros no puedan eliminar por completo las empresas que no cumplen, “los planificadores están creando un sistema de dos niveles, con los productores/distribuidores preferidos en la cima y los productores/distribuidores que no son woke debajo”, dijo.

“Esta es una jerarquía estática y llevará al estancamiento y probablemente a la necesidad de que el Estado intervenga aún más de lo que ya lo está haciendo”, dijo. “Curiosamente, son los socialistas quienes, en su desprecio por la competencia, ayudan a la formación de monopolios y de una jerarquía económica estática. La eliminación de una clase media próspera es siempre el camino hacia la servidumbre”.

Klein reconoció que lo que vemos ahora “no es exactamente la planificación industrial de los años 40”.

“Pero tiene el mismo espíritu”, dijo.

A pesar de las quejas sobre el capitalismo amiguista de hoy en día, “el Gran Reinicio, la responsabilidad social y los modelos de participación [que actualmente defienden muchas grandes empresas] corren el riesgo de conseguirnos aún más amiguismo del que tenemos ahora”, dijo.

El argumento de la libertad

El argumento de que es mejor, necesario o incluso inevitable dirigir conscientemente la economía no es nuevo. Ha sido especialmente destacado en los últimos 100 años y suele ser promovido por socialistas de distintos tipos.

“Siempre ha habido una sensación entre ciertos segmentos de la sociedad de que lo no planificado suena primitivo, suena salvaje y loco”, dijo Klein.

Esta noción se remonta al menos a Karl Marx, coautor del Manifiesto Comunista, que describió el socialismo como “el hombre socializado, los productores asociados, regulando racionalmente su intercambio con la Naturaleza, poniéndola bajo su control común, en lugar de ser gobernados por ella como por las fuerzas ciegas de la Naturaleza”, en su Das Kapital.

Sin embargo, la noción proviene de un malentendido del sistema de precios en el mercado libre, dijo Klein.

“Los defensores de la planificación central (…) afirman que los defensores de ciertos sistemas basados en el mercado asumen que cada individuo está muy bien informado y es previsor y siempre va a tomar la decisión correcta, etc. Ese no es el argumento en absoluto. El argumento es que existe una profunda incertidumbre sobre lo que es correcto hacer”, dijo.

La premisa del conocimiento distribuido de los partidarios del libre mercado es que, entre la miríada de decisiones que toman los individuos, al menos algunas serán correctas. La solución que realmente funcione atraerá la atención de otros participantes en el mercado, permitiendo que la economía se adapte.

“Se quiere un sistema en el que muchas personas diferentes puedan probar muchas cosas diferentes, todo el mundo está motivado para utilizar sus conocimientos de la mejor manera posible, porque ellos personalmente recogen los beneficios y asumen los costes de las acciones que emprenden”, dijo.

Al trasladar la toma de decisiones económicas a la unidad más pequeña de un individuo o una familia también se limitan las repercusiones negativas de cualquier elección errónea.

Plantear el cambio climático como una crisis que justifica la intervención económica no es la gracia salvadora, según James Taylor, presidente del Instituto Heartland, un grupo de expertos en libre mercado escéptico ante las predicciones climáticas catastróficas.

Como mínimo, dijo, debería someterse a votación, no ser impulsada desde arriba.

“Creer firmemente que algo malo va a suceder no justifica subvertir el proceso democrático, no justifica quitarle a la gente su derecho sin al menos darle el derecho a defenderlo a través del proceso político democrático”, dijo a The Epoch Times.

La propia institución de una corporación es un producto del gobierno que otorga “ciertos beneficios y protecciones” a dichas entidades, argumentó.

“Si fueran únicamente criaturas de la economía, entonces estaría de acuerdo (…) en que deberíamos dejarlas tranquilas. Pero, de nuevo, se crean con la ayuda del poder gubernamental y ahora se utilizan para imponer agendas políticas a los ciudadanos estadounidenses. Eso es muy preocupante”, dijo, señalando que “este es el mismo tipo de autoritarismo irresponsable del que la izquierda solía preocuparse siempre”.

Los esfuerzos medioambientales no tienen por qué entrar en conflicto con la prosperidad, según Taylor.

Fue precisamente su prosperidad la que permitió a Estados Unidos desarrollar nuevas tecnologías más limpias que han contribuido a reducir la contaminación del aire y del agua a más de la mitad en los últimos 40 años, señaló.

“Cuando se tiene una economía rica, se puede permitir el lujo de tener políticas que son muy útiles para el medio ambiente”, dijo.

Siga a Petr en Twitter: @petrsvab


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS