Propaganda al estilo americano

Por Cal Thomas
06 de Mayo de 2022 4:18 PM Actualizado: 06 de Mayo de 2022 4:18 PM

Opinión

Como ocurre con muchas cosas, la propaganda puede usarse para el bien o para el mal, según quién la haga. Durante la Segunda Guerra Mundial, la propaganda estadounidense se consideró una herramienta necesaria en la búsqueda de la victoria por una causa moral. Alemania y Japón tenían sus propias máquinas de propaganda para promover una agenda malvada.

El esfuerzo propagandístico nazi estaba encabezado por Joseph Goebbels, a quien se le atribuye el término “La Gran Mentira”, que significa que si uno dice una mentira con la suficiente frecuencia la gente llegará a creer que es verdad. Las fuerzas estadounidenses podían escuchar a varias mujeres a las que llamaban “Tokyo Rose”, cuya propaganda japonesa tenía como objetivo desmoralizar a las tropas diciéndoles que estaban perdiendo la guerra. La mayoría de los soldados que la escuchaban en sus radios la trataban como un entretenimiento.

En la Unión Soviética, Joseph Stalin empleó los periódicos, Pravda e Izvestia, y programas de “noticias” de televisión para mentirle a su gente. Él y sus sucesores utilizaron dispositivos de interferencia para evitar que la información de la Voz de América, Radio Free Europe y Radio Liberty llegara a oídos rusos.

Ahora viene el anuncio de una nueva oficina dentro del Departamento de Seguridad Nacional para vigilar la “desinformación” y la “información errónea”. Algunos críticos lo comparan con el ficticio “Ministerio de la Verdad” de la novela “1984” de George Orwell.

La nueva oficina estará encabezada por Nina Jankowicz, quien se presenta como Mary Poppins en TikTok (una plataforma de redes sociales propiedad del régimen comunista chino, una fuente de desinformación que debería ser alarmante). ¿No difundió Jankowicz información errónea sobre la computadora portátil de Hunter Biden, que dijo que era producto de la campaña presidencial de Donald Trump en 2016? ¿No fue Jankowicz quien se unió a sus compañeros demócratas para afirmar que Trump “se coludió” con Rusia para ganar la presidencia?

El Daily Mail del Reino Unido informó que Jankowicz “compartió tuits engañosos sobre las mascarillas COVID-19, afirmó que (una) presidencia de Trump “envalentonaría al ISIS” y elogió a (un) espía británico detrás del desacreditado dossier ruso”.

¿Por qué alguien creería que el gobierno de EE.UU., o cualquier gobierno, podría ser un árbitro de lo que es verdadero y lo que es falso? Un breve viaje por el carril de la memoria reciente debería desengañar a las personas de tal fe.

Dwight Eisenhower mintió sobre los vuelos U-2 sobre Rusia; John F. Kennedy mintió sobre una “brecha de misiles” entre EE.UU. y la Unión Soviética; Lyndon Johnson mintió sobre el incidente del Golfo de Tonkin que nos metió más profundamente en el “gran fango” de Vietnam; Richard Nixon mintió sobre el Watergate; Jimmy Carter, quien prometió nunca mentirnos, se involucró en lo que solo puede llamarse caritativamente desinformación en su libro “Keeping Faith”, que un crítico del Washington Post dijo que no hizo; Ronald Reagan mintió sobre la ayuda a los Contras en Nicaragua, George H.W. Bush mintió sobre no aumentar los impuestos; Bill Clinton mintió sobre su relación con Monica Lewinsky; Barack Obama mintió cuando dijo sobre el Obamacare, “si te gusta tu médico, puedes quedarte con tu médico”; The Washington Post calculó que Donald Trump hizo 30,573 afirmaciones falsas o engañosas durante cuatro años (no todas pueden ser “noticias falsas”) y ahora tenemos al presidente Biden que miente sobre lo bien que le está yendo a la economía y cuyo secretario de Seguridad Nacional miente sobre la frontera sur diciendo que es segura.

Esta nueva oficina debería ser considerada un ministerio de la peor clase de propaganda. Es probable que se centre en censurar o negar cualquier cosa que haga que la administración Biden y los demócratas se vean peor de lo que ya se ven, una tarea difícil dada la disminución de las cifras de las encuestas sobre su mandato. Hay muchas maneras en que los estadounidenses, que no están seguros de lo que es verdad y lo que no lo es, pueden averiguar independientemente sobre una administración, cualquier administración, que comprensiblemente tiene un interés personal y político en que el público crea solo lo que nos dicen.

En respuesta a la noticia del nombramiento de Jankowicz, el gobernador de Florida, Ron De Santis, dijo: “Quieren poder publicar narrativas falsas sin que la gente pueda hablar y defenderse, pero no vamos a permitir que Biden se salga con la suya, así que nos defenderemos”; uno supone que los detalles se conocerán luego.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de La Gran Época

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.