Propietarios de pequeñas empresas de California luchan contra ley que impide uso de contratistas

Por BRAD JONES
15 de Enero de 2020 12:33 PM Actualizado: 15 de Enero de 2020 12:33 PM

Steve Thompson es uno de los muchos propietarios de pequeñas empresas de California que luchan contra una ley estatal que restringe el trabajo por cuenta propia y que entró en vigor el 1 de enero.

Su compañía, Aspen Risk Management Group, se ha unido a otras 11 compañías en un esfuerzo de cabildeo contra la ley, Assembly Bill 5 (AB 5). La ley prohíbe esencialmente el trabajo por cuenta propia, con algunas excepciones.

Thompson trabaja con inspectores independientes que evalúan los negocios de sus clientes; utiliza sus informes para asesorar a los clientes sobre la gestión de riesgos. Sus competidores también confían en estos trabajadores por contrato.

“O ya no usas a esas personas, punto, o las contratas como empleados; y eso es poco probable para muchas de estas empresas”, dijo Thompson. “Si los contratas, te enfrentas a un aumento del 30 por ciento en el costo, como mínimo. Y, por supuesto, nuestros clientes no están dispuestos a pagar ese costo adicional”.

“Estás tomando un nuevo conjunto de riesgos al hacer que estas personas sean empleados. Y, por último, ¿cuántos de estas crees que quieren ser empleados? Son independientes”, dijo. “Puedes contarlos”.

Sabe de una compañía que cerró sus puertas y se mudó fuera del estado después de intentar durante unos meses averiguar cómo cumplir con la ley. El dueño decidió que “simplemente no valía la pena”, dijo Thompson.

“Hemos tenido una mezcla de respuestas. Hemos tenido compañías que se han ido. Hemos tenido compañías (…) que no puedo nombrar, por supuesto, que solo mantienen el status quo, esperando que obtengamos una exención”.

La ley tiene la intención de proteger a los trabajadores independientes, o trabajadores por contrato, para asegurarse de que reciban los beneficios de ser empleados. Estos incluyen, por ejemplo, la protección del salario mínimo, así como las contribuciones a Medicare y la Seguridad Social.

La idea es que algunas compañías están cambiando a sus trabajadores al clasificarlos como “contratistas”, en lugar de contratarlos como empleados.

Pero muchos trabajadores independientes prefieren la libertad de trabajo por contrato. Muchos de ellos son padres solteros, profesionales semi-jubilados o empresarios que buscan flexibilidad en su trabajo. Estas personas, junto con las muchas pequeñas empresas que dependen de contratistas y no tienen un gran presupuesto de personal, serán las más afectadas, dijo el director de la Federación Nacional de Empresas Independientes (NFIB) del estado de California, John Kabateck.

“Vemos esta ley como un completo y total desastre para las pequeñas empresas y los empresarios que buscan la independencia y la libertad de poder sobrevivir y proveer para ellos y sus familias”, dijo Kabateck. “Es un desastre”.

Piensa que los legisladores de California aún no han comenzado a darse cuenta de la magnitud de la “caja de Pandora” que han abierto. Con proyectos de ley similares en consideración en otros estados, incluyendo Nueva York y Nueva Jersey, la experiencia de California puede ser una muestra de lo que está por venir en otros lugares.

Abriendo la “Caja de Pandora”

La ley AB 5 fue escrita por la asambleísta estatal Lorena González (D-San Diego), una exlíder laboral. La ley codifica un fallo de 2018 de la Corte Suprema de California que dice que los trabajadores mal clasificados como contratistas independientes pierden sus derechos, como la protección del salario mínimo.

Una foto de archivo de la asambleísta Lorena González el 22 de noviembre de 2015. (Ayuntamiento de Seattle)

El fallo surgió de una demanda contra Dynamex, una empresa de reparto. Algunos conductores de Uber y Lyft también se han quejado de ser mal clasificados.

“El ímpetu detrás de este proyecto de ley va mucho más allá de la lucha con Uber y Lyft”, dijo Kabateck. “Esto permite que los legisladores favorables al trabajo —de los cuales hay muchos— abran la puerta para diezmar la calle principal y obligar a esos empleados a unirse a los sindicatos”.

Dijo que la nueva ley incentivará a los “abogados demandantes” ansiosos de demandar a las empresas familiares y a los contratistas semi-jubilados por violaciones. Creará “una gran cantidad de demandas y pesadillas de recursos humanos”, dijo.

“Las pequeñas empresas de California ya pagan tres veces más para cumplir con los impuestos como las empresas más grandes. Ya tenemos los impuestos sobre ventas, ingresos y gasolina más altos del país”, dijo. “Esto golpea directamente a las pequeñas empresas”.

“Tenemos muchos miembros que están extraordinariamente y extremadamente confundidos sobre si están o no cubiertos por la AB 5, y si lo están, entonces qué deben hacer para cumplirlo”.

Miedo y confusión

Brian Morales, propietario de Pro-Cal Lighting en el Condado de San Diego, es miembro de la junta directiva de la Asociación Nacional de Pequeñas Empresas (NSBA). Dijo que muchos empleadores temen que si sus trabajadores no son categorizados correctamente podrían ser golpeados con fuertes multas y penalizaciones, o tener que pagar impuestos atrasados por los contratistas que luego son clasificados como empleados.

En su propio negocio, dejó ir a dos contratistas de contabilidad. Dijo que ahora tendrá que obtener sus servicios de contabilidad de una empresa de contabilidad más grande y cara, que no espera que proporcione la misma calidad de servicio o flexibilidad.

Le entristeció dejar ir a sus contratistas. “Teníamos una buena relación”, dijo.

Morales señaló que la ley AB 5 va a perjudicar a las personas semi-jubiladas que trabajan en sus casas.

El presidente de Pequeñas Empresas de California, Scott Hauge, también habló de los temores de los empleadores. “El gran temor de muchas empresas es el litigio”, dijo.

Tienen miedo de que “si no prestan atención a todos los detalles” y clasifican erróneamente a alguien como contratista que debería ser un empleado, podrían terminar con una demanda, dijo Hauge.

Cree que la legislación ha cambiado esencialmente la definición de lo que constituye un negocio en California.

“Los sindicatos creen que todo el mundo es un empleado, por lo que hay que empezar desde esa base”, dijo.

Hauge está de acuerdo con otros grupos de pequeñas empresas en que la AB 5 ha “escogido ganadores y perdedores” al eximir a ciertos negocios —incluyendo Cal Insurance, una firma de corretaje de seguros con sede en San Francisco que una vez dirigió— mientras que regula fuertemente a otros.

La AB 5 no explica claramente las reglas para los pequeños negocios, dijo, creando una confusión masiva y muchas preguntas. Por ejemplo, ¿qué es exactamente lo que debe hacer un contratista independiente que quiere comenzar un negocio registrado para cumplir con la nueva ley?

“Si tiene [más de un] cliente, ¿es eso suficiente? ¿O qué tiene que hacer? No lo tengo claro”, dijo Hauge.

Inevitable crecimiento de la Gig economy

El Dr. Gad Allon, experto de la Escuela Wharton de la Universidad de Pensilvania en la llamada ” gig economy “, dijo que la nueva ley es un caso en el que el gobierno se extralimita.

“Absolutamente, es un exceso de alcance”, dijo Allon. Ha estimado que la gig economy crecerá hasta unos 2,7 billones de dólares para el año 2025.

“Lo que vemos en los sindicatos y en la gente que no puede lidiar con los viejos modelos de empleo es un poco reaccionario”, dijo Allon. Quieren mantener el control sobre la mano de obra, y el crecimiento de la gig economy les quita ese control.

“Es un progreso, pero hay elementos que necesitan ser controlados”, como que los conductores de Uber y Lyft estén en la carretera de 16 a 20 horas cada vez, dijo. Por otro lado, estas compañías satisfacen la necesidad de un transporte local más rápido, más barato y conveniente.

Vehículos de Uber se alinean en el nuevo lote de recogida de pasajeros ‘LAX-it’ en el Aeropuerto Internacional de Los Ángeles (LAX), en Los Ángeles, el 6 de noviembre de 2019. (Mario Tama / Getty Images)

Aunque ninguno de los dos sistemas es perfecto, nos guste o no, la gig economy está aquí para quedarse, y los intentos de evitar el progreso o el cambio, a través de la legislación, probablemente fracasarán a largo plazo, dijo Allon.

“No es solo que estén frenando el progreso”, señaló. “Todos se verán afectados por una desaceleración [económica]”.

Múltiples grupos profesionales, incluyendo la Sociedad Americana de Periodistas y Autores, están desafiando la ley AB 5 en la corte. Mientras tanto, el asambleísta Kevin Kiley (R-Sacramento) ha introducido una legislación para revocar la AB 5.

*****

Descubra:

Vivió 15 años con dolor y ahora viaja compartiendo el hallazgo que le cambió la vida

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.