Proponen ley para frenar fondos a estados que dan licencias de conducir a extranjeros ilegales

Por Katabella Roberts
14 de Febrero de 2020
Actualizado: 14 de Febrero de 2020

Los republicanos de la Cámara y el Senado presentaron el 13 de febrero una legislación que bloquearía los fondos federales de los estados que permiten a los inmigrantes ilegales obtener licencias de conducir.

Conocida como la “Ley para detener las licencias de conducir para inmigrantes ilegales”, el proyecto de ley prohibiría ciertos fondos federales a los estados santuarios, incluyendo aquellos que “desafían la aplicación de la ley federal de inmigración o que permiten a los extranjeros ilegales obtener licencias de conducir sin prueba de presencia legal”.

En particular, el proyecto de ley detendría las subvenciones de asistencia judicial del Departamento de Justicia, Edward Byrne Memorial Justice Assistance Grants, lo que significa que los estados que no cumplan con las normas ya no tendrían acceso a millones de dólares de financiación en el marco del programa.

El proyecto de ley fue presentado al Senado por la senadora Marsha Blackburn (R-Tenn.), en un esfuerzo por tomar medidas enérgicas contra las ciudades y estados santuarios, mejorar la seguridad pública y la seguridad nacional y asegurar que los gobiernos estatales y locales cooperen con los funcionarios de inmigración.

Está copatrocinado por Kevin Kramer (R-N.D.), Tom Cotton (R-Ark.), Joni Ernst (R-Iowa), Kelly Loeffler (R-Ga.), Shelley Moore Capito (R-W.V.), y Mike Rounds (R-S.D.), mientras que Ken Buck (R-Colo.) llevará el proyecto de ley a la Cámara de Representantes.

Blackburn dijo en una declaración después de presentar la legislación, que “los tennesianos saben muy bien lo que puede pasar cuando se otorgan licencias de conducir a los inmigrantes ilegales”.

“Mientras que Tennessee y muchos otros estados prohíben las licencias de conducir para extranjeros ilegales, un número creciente de estados se está moviendo en la dirección opuesta y desatando peligrosas políticas de fronteras abiertas. Los inmigrantes deben seguir el proceso federal adecuado y obtener la ciudadanía o un estatus legal antes de obtener una licencia de conducir estatal. En Estados Unidos, nadie está por encima de la ley”.

Según la declaración, el programa JAG “proporciona un apoyo sustancial anual a los estados para las iniciativas locales de aplicación de la ley y la justicia penal”, y en 2019 los estados que emitieron licencias de conducir a los inmigrantes ilegales recibieron casi 53 millones de dólares del programa.

Los estados que no cumplan con la legislación (pdf) estarán obligados a “devolver los fondos no asignados al programa JAG en un plazo de 30 días”, y se considerarán “inelegibles para recibir futuros fondos del JAG hasta que cumplan con las disposiciones sobre licencias de conducir e intercambio de información federal”.

El proyecto de ley llega en medio de la escalada de tensiones sobre las políticas santuario, muchas de las cuales limitan la cooperación y comunicación de las fuerzas del orden locales con las autoridades federales de inmigración. Todas las políticas santuario protegen, de alguna manera, a los inmigrantes ilegales de las autoridades federales de inmigración.

La administración de Trump se opone ferozmente a estas políticas y ha estado tratando de poner de relieve los peligros de las ciudades y estados santuarios, y el presidente cita un caso reciente en Nueva York en el que una mujer de 92 años de edad fue violada y asesinada por un criminal extranjero ilegal.

“Trágicamente, hay muchas ciudades en América donde los políticos radicales han elegido proporcionar santuario a estos extranjeros ilegales criminales. En las ciudades santuario, los funcionarios locales ordenan a la policía que libere a los extranjeros delincuentes peligrosos para que se aprovechen del público, en lugar de entregarlos al ICE para que sean retirados de manera segura”, dijo Trump durante el discurso sobre el Estado de la Unión.

Donald-Trump
El presidente Donald Trump se dirige al atril para el discurso del Estado de la Unión en la Cámara de Representantes en Washington el 4 de febrero de 2020. (Mario Tama/Getty Images)

“Hace solo 29 días, un criminal extranjero liberado por la ciudad santuario de Nueva York fue acusado de la brutal violación y asesinato de una mujer de 92 años. El asesino había sido arrestado previamente por asalto, pero bajo las políticas santuario de Nueva York, fue liberado. Si la ciudad hubiera cumplido con la solicitud de detención del ICE, su víctima estaría viva hoy”, añadió el presidente.

A principios de esta semana, el Fiscal General William Barr también expresó su preocupación por las “políticas y leyes locales y estatales diseñadas para frustrar la capacidad de los funcionarios federales para tomar la custodia de estos criminales y así ayudarles a escapar de vuelta a la comunidad”.

“Estas políticas no se refieren a las personas que llegaron a nuestro país ilegalmente, sino que han sido miembros pacíficos y productivos de la sociedad”, dijo Barr. “Su propósito expreso es albergar a los extranjeros que las fuerzas del orden locales ya han arrestado por otros delitos. Esto no es legal ni sensato”.

A continuación

Por qué los progresistas quieren más inmigración ilegal

TE RECOMENDAMOS