Proponen nuevo pacto del Pacífico de seis naciones para frenar la guerra sin restricciones de Beijing

Por Daniel Y. Teng
24 de Junio de 2022 12:58 PM Actualizado: 24 de Junio de 2022 1:00 PM

Los países democráticos proponen un nuevo pacto para el Pacífico con el fin de fortalecer los esfuerzos de cooperación y desarrollo en la región para combatir la consolidación de influencia de Beijing y sus operaciones de guerra híbrida.

Los “Socios en el Pacífico Azul”, involucrando a Estados Unidos, Australia, Francia, Japón, Nueva Zelanda y el Reino Unido, ofrecen una “cooperación más estrecha, más decidida y más ambiciosa”.

“Con demasiada frecuencia, nuestros esfuerzos han estado descoordinados, creando duplicidades en algunos casos y lagunas en otros”, dice un documento de síntesis del pacto. La asociación fue asignada por el coordinador estadounidense para el Indo-Pacífico, Kurt Campbell, en una reunión del Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales celebrada el 23 de junio.

El programa estudiaría el fortalecimiento del Foro de las Islas del Pacífico, facilitaría el compromiso y el diálogo regular entre los socios, y trazaría los proyectos existentes y coordinaría los proyectos futuros para evitar “oportunidades perdidas”.

El desarrollo de los Socios del Pacífico Azul se hará en estrecha consulta con los líderes del Pacífico y se centrará en áreas como el cambio climático, la seguridad marítima (la flota pesquera ilegal de China), la salud, la educación y la mejora en el acceso a las infraestructuras.

Trabajar juntos para hacer frente a la “zona gris”

La experta en el Pacífico Sur, Cleo Paskal, pidió una mejor coordinación y que las naciones democráticas aprovechen los puntos fuertes de cada una para hacer frente a la guerra sin restricciones o zona gris de Beijing en la región.

“Cada uno de los miembros de la Cuadrilateral [Australia, India, Japón y Estados Unidos] tiene su propio historial y capacidades para contribuir”, escribió Paskal en el periódico The Australian junto con Anthony Bergin, del Instituto Australiano de Política Estratégica.

“Francia es [también] un actor clave en el Pacífico, con casi 3000 efectivos de defensa en la región. Nosotros necesitamos recuperar nuestras relaciones solo por esa razón”.

El Pacífico Sur se ha convertido en un foco de competencia geopolítica a medida que el Partido Comunista Chino presiona para ganar influencia sobre los líderes del Pacífico en la región.

La reciente gira del ministro de Asuntos Exteriores chino, Wang Yi, por ocho países de la región ejemplificó esta tendencia y el ministro firmó una serie de nuevos acuerdos bilaterales para estrechar la cooperación.

Paskal advirtió que la creciente influencia de Beijing también supuso el debilitamiento de las instituciones democráticas y el aumento gradual del autoritarismo.

“Esas armas se utilizan para debilitar al país objetivo desde dentro y para fragmentar y crear desorden en el país objetivo para que sea menos capaz de resistir la influencia china”, añadió anteriormente a The Epoch Times.

“Ese proceso de creación de inestabilidad y fragmentación puede describirse como la creación de un estado de ‘entropía’ —de entropía política, social y económica— en el que las cosas empiezan a desmoronarse. También en ese estado de desorden, China puede crear un nuevo orden con ella misma y sus aliados en el centro”.

Desmoronamiento de las instituciones democráticas

Un ejemplo clave es la firma del acuerdo de seguridad entre el primer ministro de las Islas Salomón, Manasseh Sogavare, y Beijing, que podría allanar el camino para que la Armada del Ejército Popular de Liberación chino estacione tropas, armas y barcos de la fuerza naval en la región.

El cargo de primer ministro de Sogavare no ha estado exento de polémica. Un informe reveló que 39 de los 50 miembros del Parlamento favorables a Beijing recibieron pagos del Fondo de Desarrollo Nacional gestionado conjuntamente con la embajada china.

El líder de la oposición, Matthew Wale, acusó al primer ministro de no prestar servicios básicos, de centralizar excesivamente el poder y de explotar la industria maderera del país en beneficio de unas pocas empresas madereras y para llenarse los bolsillos.

A fines del año pasado estalló la ira local y se celebraron protestas en la capital, Honiara, contra el primer ministro Sogavare, las que terminaron con tres muertos y destrucción en el distrito de Chinatown.

“Se empieza a producir esta distorsión en la sociedad que crea una enorme ira social. Si uno proviene de un entorno democrático, piensa que eso es algo malo”, dijo Paskal. “Si usted acepta esta premisa de que la guerra entrópica es el resultado deseado por Beijing, en realidad lo que quiere es crear una perturbación en la sociedad”.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.