Propuesta 13 de California: la batalla que se avecina por los impuestos a la propiedad comercial

Por BRAD JONES
05 de Diciembre de 2019 Actualizado: 05 de Diciembre de 2019

Análisis de noticias

Ambos lados de la escena política de California se están enfrentando a una inminente batalla sobre los impuestos estatales a la propiedad y una propuesta de votación popular: la Propuesta 13.

La histórica medida de la boleta de votación, aprobada por el 65 por ciento de los votantes de California el 6 de junio de 1978, limita la cantidad de impuestos sobre la propiedad que los propietarios deben pagar al uno por ciento del precio de compra de una vivienda cuando ésta se vende. También restringe los aumentos de ese valor de mercado a un máximo del dos por ciento anual.

Bajo la Propuesta 13, el propietario de una casa o negocio que se vendió hace años a un precio más bajo paga mucho menos en impuestos sobre la propiedad que el propietario de una casa o negocio similar vendido a un precio más alto en la actualidad.

Sin embargo, durante las últimas cuatro décadas, algunos políticos de California han culpado a la Propuesta 13 de una multitud de asuntos, incluyendo recortes en la educación, salarios insuficientes para los maestros y otros empleados públicos, bajo rendimiento escolar, asesinatos, robos, baches, aumentos de tarifas, desigualdad racial, congestión del tráfico, demasiado desarrollo comercial, contaminación y escasez de viviendas asequibles, todo esto aparentemente debido a la limitada cantidad de ingresos fiscales disponibles para el gobierno.

El año pasado, una encuesta del Instituto de Políticas Públicas de California (PPIC, por sus siglas en inglés) encontró que el apoyo a la Propuesta 13 no disminuyó en lo absoluto en 40 años, con un 65 por ciento de los votantes probables diciendo que ha sido “en su mayoría algo bueno”.

La encuesta de PPIC encontró que: “Al menos la mitad de todos los grupos demográficos, excepto los afroamericanos (39 por ciento), dicen que la medida fue en su mayor parte algo bueno. Los republicanos (71 por ciento) son más propensos que los independientes (61 por ciento) y los demócratas (55 por ciento) a mantener esta opinión. Casi dos tercios de los propietarios (65 por ciento) dicen que ha sido algo bueno para California, en comparación con la mitad de los que alquilan (50 por ciento). Los californianos de 55 años o más (66 por ciento) son más propensos que los de 18 a 34 años (54 por ciento) y de 35 a 54 años (52 por ciento) a decir que ha sido en su mayoría algo bueno”.

Recientemente, más de 400 grupos e individuos llamados la iniciativa Schools & Communities First (Escuelas y comunidades primero) lanzaron una campaña a nivel estatal para revisar la Propuesta 13 y aumentar los impuestos a la propiedad de las empresas. La coalición promete “cerrar las lagunas en los impuestos sobre la propiedad comercial que las corporaciones y los inversionistas ricos utilizan para evitar pagar su parte justa de los impuestos sobre la propiedad” y “asegurar una estricta rendición de cuentas para que el dinero vaya directamente a nuestras escuelas y comunidades”.

La coalición se compromete a “reclamar 12.000 millones de dólares al año para las escuelas primarias y secundarias, los colegios comunitarios y las comunidades locales”.

Aunque la propiedad residencial ya está protegida bajo la Propuesta 13 en su forma actual, la coalición dice que la iniciativa, si se aprueba, “protegería a todos los propietarios e inquilinos al conservar las deducciones impositivas para todas las propiedades residenciales”. Los organizadores de la coalición deben reunir alrededor de un millón de firmas para la iniciativa propuesta para poder votar el 3 de noviembre de 2020.

En las elecciones de noviembre, la contienda se reducirá a votantes individuales, pero por ahora grupos como los sindicatos de maestros están eligiendo el lado izquierdo de la escena política, y los dueños de negocios a la derecha.

En realidad, la mayor parte del dinero recaudado por la recaudación de impuestos a la propiedad comercial irá a los gobiernos locales, no a las escuelas, según el experto en impuestos Joel Fox, co editor y editor de Fox and Hounds Daily.

Las reformas propuestas tienen menos que ver con el apoyo a la educación y más con arrojar más dólares de impuestos a las rentas de los empleados del sector público, sostiene Fox.

“Una de las cosas que está impulsando esto, por supuesto, es el costo de las rentas para el sector público, porque ha aumentado drásticamente en los últimos años. Sé, por ejemplo, que, en la ciudad de Los Ángeles, en solo una década o algo más, se habrían gastado el tres por ciento de su presupuesto para cubrir las rentas. Subiendo el 20 por ciento”, mencionó Fox a California Insider en una entrevista reciente.

“Así que cuando tienes que gastar dinero para esa obligación, entonces tienes menos dinero para prestar servicios, o tienes que devolverlo al contribuyente. Y se convierte en una carga real para el contribuyente de una forma u otra. O tienen menos servicios o más impuestos”.

Aunque suena moderado y confuso gravar a los ricos para las escuelas y las comunidades, la realidad es que los dueños de negocios pagarán la deuda. Y, cuando los dueños de negocios se ven obligados a apretarse el cinturón, aumentan el costo de los bienes y servicios, despiden empleados, se trasladan a un estado con impuestos más bajos o incluso cierran sus puertas.

“Lo que están haciendo es aumentar el costo de vida de todos los californianos, y quieren cambiar la fórmula del impuesto a la propiedad para las empresas y decir que la propiedad de la empresa tiene que ser reevaluada cada año, lo que significa que los impuestos van a aumentar drásticamente”, señaló Fox.

Eventualmente, cuando algunos o muchos de los “contribuyentes ricos” pierdan sus empleos, su fácil solución para financiar escuelas y gobiernos locales ya no parecerá tan moderada y confusa.

“Y tal vez regresen a los contribuyentes por más impuestos, y no solo a los ricos o a las corporaciones esta vez. Va a afectar a todo el mundo”, aseguró Fox.

Cuando se trata de resúmenes de iniciativas de boletas redactadas de manera ingeniosa, los votantes no siempre pueden confiar en lo que está en la etiqueta. Con demasiada frecuencia son tan intrincados y confusos que incluso el votante más astuto políticamente con una actitud de “cuidado con el comprador” puede perderse en la información. Después de todo, ¿quién se opondría a financiar escuelas para niños? Pero, de nuevo, ¿quién está a favor de aumentar los impuestos a las empresas y todas las repercusiones económicas que conlleva el paquete?

Debido a estos desafíos, los medios de comunicación necesitan hacer un mejor trabajo en la educación de los votantes, advirtió Fox.

“Esa es la responsabilidad de la prensa, porque puedo garantizarles que el gobierno realmente no quiere educarlos, porque entonces es posible que no obtengan los resultados que quieren obtener”, sostuvo.

Muchos dueños de negocios ya han salido de California para buscar pastos más verdes, otros estados que ofrecen viviendas más baratas e impuestos más bajos. El éxodo “está impulsado por los impuestos y la política del estado”, manifestó Fox, añadiendo que los astronómicos costos de vivienda son la gota que colma el vaso para muchos de los que empacan y abandonan el Estado Dorado.

“Sabes, puedes comprar la misma casa en Texas, por la que gastaste casi un millón de dólares en California, por 350,000 dólares”, explicó.

El altísimo costo de la vida, combinado con los altos impuestos, podría eventualmente conducir a otras revueltas fiscales como la Propuesta 13, sugirió Fox.

Porque lo que la Propuesta 13 fue, una revuelta fiscal, que afectó a todo el país, reconocida en todo el país, que trajo otras reformas fiscales en esos días, [y] ayudó a Ronald Reagan. Utilizó la revuelta fiscal de la Propuesta 13 como parte de su plataforma para ser elegido presidente de Estados Unidos, por lo que tuvo un efecto importante a finales de los 70 y principios de los 80″, destacó Fox.

“En este momento, la ideología política dominante en California es que no tenemos suficientes impuestos, a pesar de que tenemos el impuesto sobre la renta más alto, el impuesto sobre las ventas más alto, uno de los impuestos sobre la gasolina más altos, que simplemente, ¿no tenemos suficiente y necesitamos más? Está impulsado por algunos de los políticos que, ya sabes, cuanto más dinero controlan, más poder tienen”.

Fox no ve una revuelta fiscal en el horizonte inmediato, especialmente porque muchos de los aumentos de impuestos en las medidas de votación son aprobados por los votantes, pero comentó que podría ocurrir de nuevo si la carga tributaria llega a un umbral o punto de ruptura.

“Creo que la historia a menudo se repite, y existe la posibilidad de que, si continuamos acumulando más y más impuestos sobre y más contribuyentes de clase media que abandonan el estado, habrá algún tipo de revolución en materia de impuestos”, enfatizó Fox.

A continuación

¿Huawei espía a EE.UU. desde Latinoamérica?

TE RECOMENDAMOS