Próxima visita a Xinjiang de jefa de DD.HH. de la ONU causa preocupación: EE.UU. y grupos activistas

Por Rita Li
10 de Marzo de 2022 4:35 PM Actualizado: 10 de Marzo de 2022 4:35 PM

La jefe de derechos humanos de la ONU realizará una visita a China en mayo, incluido Xinjiang, donde 1 millón de uigures se encuentran detenidos en masa. Estados Unidos y casi 200 grupos de derechos humanos de todo el mundo han dicho que les preocupa que un viaje vigilado a Beijing socave la credibilidad de la investigación y encubra las violaciones del régimen a los derechos humanos.

Michelle Bachelet, Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, dijo que estaba complacida de anunciar la visita, que estaba “prevista para mayo”. “El gobierno también ha aceptado la visita de un equipo avanzado de la OACDH [Oficina del Alto Comisionado para los Derechos Humanos] para preparar mi estadía en China, incluidas visitas in situ a Xinjiang y otros lugares”, dijo Bachelet al presentar una actualización global ante el Consejo de Derechos Humanos el 8 de marzo.

El embajador de China ante la ONU, Chen Xu, dio la bienvenida a la próxima visita, la primera de un jefe de derechos humanos de la ONU desde 2005, en un comunicado emitido el mismo día. También dijo que “la libertad de expresión no puede ser una excusa para que alguien se coloque por encima de la ley”.

La última información de Bachelet sobre China no mencionó la represión a gran escala contra los uigures en la región noroeste, incluidos los trabajos forzados y la esterilización forzada, represión que Washington clasificó como genocidio y crímenes de lesa humanidad.

“La Alta Comisionada no puede permitir que esta visita represente una victoria de relaciones públicas para el gobierno chino”, dijo Omer Kanat, director ejecutivo de Uyghur Human Rights Project (UHRP), en un comunicado de prensa del 8 de marzo.

El grupo de defensa con sede en Washington instó a Bachelet a proceder con cautela en su visita a la región uigur. “[Los investigadores] deben recordar que el gobierno chino ha hecho todo lo posible para promover un relato sobre su trato a los uigures que no se ajusta a los hechos básicos”.

Se estima que más de 1 millón de personas, pertenecientes a minorías étnicas musulmanas, están detenidas en una red de campos de internamiento, donde son sometidas a trabajos forzados, tortura y adoctrinamiento político. Sin embargo, Beijing denomina a estos centros de detención como centros de formación profesional que ayudan con las finanzas y contrarrestan lo que consideran violencia extremista en Xinjiang.

La UHRP está lejos de ser el único grupo preocupado por la efectividad de la visita. Otros exigieron detalles del plan y un estudio de no interferencia.

Sheba Crocker, representante de Estados Unidos ante la Oficina Europea de las Naciones Unidas, dijo que Bachelet debe poder celebrar reuniones privadas con una variedad de uigures y grupos en Xinjiang y tener acceso a lugares donde se han denunciado “atrocidades” y abusos.

“Cualquier limitación de acceso impuesta a la Alta Comisionada o su Oficina, o interferencia con sus actividades o informes, socavaría gravemente la credibilidad de su visita y apoyaría la propaganda que niega los abusos que ocurren en Xinjiang”, dijo.

Un miembro de la comunidad uigur sostiene una pancarta, en Londres, el 22 de abril de 2021. (Justin Tallis/AFP vía Getty Images)

Aunque la visita es crucial, dijo el presidente del Congreso Mundial Uigur, Dolkun Isabut, solo puede ser útil si la Oficina recibe “acceso sin restricciones”, dijo el 8 de marzo en una publicación de Twitter.

Joanne Mariner, directora de respuesta a crisis de Amnistía Internacional, también pidió una visita independiente, dado que las visitas de diplomáticos y periodistas a Xinjiang han sido “dirigidas cuidadosamente” por las autoridades chinas en el pasado. “Los funcionarios del gobierno chino también han realizado esfuerzos concertados durante mucho tiempo para difundir información inexacta y deliberadamente engañosa sobre la situación de los derechos humanos en Xinjiang”.

Mariner pidió a la Oficina que publique más detalles de su acuerdo con Beijing, como los parámetros y el alcance de la visita. “También debe buscar garantías significativas del gobierno de que la gente en Xinjiang no enfrentará consecuencias adversas por cooperar con la misión de la ONU”, dijo.

Informe atrasado

Bachelet ha hablado de querer visitar Xinjiang desde que asumió el cargo en 2018. La Oficina lleva más de tres años recopilando pruebas de presuntas violaciones a los derechos humanos en la región y elaborando un informe muy esperado.

La jefa de derechos humanos confirmó en septiembre pasado que su Oficina estaba “finalizando su evaluación a la información disponible”. Un portavoz garantizó en diciembre que el informe se publicaría en cuestión de semanas.

“El mundo todavía está esperando ese informe”, dijeron 195 grupos de derechos humanos en una carta abierta emitida el 8 de marzo, en la que le pidieron a Bachelet que divulgue los hallazgos “sin más demora”.

“Las víctimas y los sobrevivientes no deberían tener que esperar más”, dice la carta, mientras los defensores piden a la jefa que cumpla con su mandato y entregue el informe al Consejo de Derechos Humanos con carácter de urgencia.

El mensaje de Bachelet emitido el 8 de marzo al foro de Ginebra no hizo referencia al informe atrasado.

La semana pasada, el secretario de Estado Antony Blinken también instó a la Alta Comisionada a publicar su informe sobre Xinjiang cuando pronunció sus comentarios ante una reunión del Consejo de la ONU.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.