Proyecto de ley busca impedir que Biden restrinja sin aprobación perforaciones en tierras federales

Por Masooma Haq
28 de Enero de 2021
Actualizado: 28 de Enero de 2021

En oposición a la orden ejecutiva del presidente Joe Biden para bloquear nuevas cesiones de perforación de petróleo y gas en tierras federales, la senadora Cynthia Lummis (R-Wyo) está presentando un proyecto de ley que limitaría a la Casa Blanca de tales acciones sin la aprobación del Congreso.

Biden firmó el miércoles una amplia orden ejecutiva cuyo objetivo es lograr “un sector energético libre de contaminación por carbono para 2035 y (que) pone a Estados Unidos en una senda irreversible hacia una economía neta cero para 2050”, e incluye una suspensión en las nuevas perforaciones de petróleo y gas en tierras del gobierno estadounidense.

Lummis, senadora de uno de los principales estados productores de combustibles fósiles, criticó la acción ejecutiva unilateral de Biden como destructiva para los sectores existentes de la economía estadounidense y como un ataque a los medios de vida de muchos habitantes de Wyoming.

“La prohibición de Biden sobre el leasing de energía en tierras federales tendrá consecuencias económicas sin precedentes en Wyoming y en EE.UU. La pérdida de salarios y empleos, la disminución de la actividad económica y la pérdida de ingresos es solo el comienzo. El efecto dominó será desastroso y afectará a las familias de costa a costa”, dijo Lummis.

La acción ejecutiva también incluye la adhesión al paradigma del cambio climático, tal y como lo define el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC) de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), como una prioridad de seguridad nacional, al tiempo que se conserva al menos el 30 por ciento del territorio federal y los océanos para 2030.

La ONU advierte en su página web que “los cambios irreversibles en los principales ecosistemas y en el sistema climático planetario pueden haber sido ya alcanzados o superados”. Sin embargo algunos de los que se oponen a ello dicen que, aunque la ciencia del CO2 como un gas de efecto invernadero que contribuye al aumento de las temperaturas está asentada, las soluciones al problema no se limitan a los enfoques de reingeniería social de arriba abajo que se promueven actualmente en el Green New Deal y el Great Reseteo, propuesto por el Foro Económico Mundial.

Lummis dijo el miércoles que “hace apenas 24 horas, el presidente Biden se presentó ante Estados Unidos prometiendo unificar nuestra nación. Sin embargo, en el primer día, tomó medidas divisorias para devastar la economía de Wyoming. No se equivoquen, la prohibición de Biden es un golpe en el corazón de los empleos, las familias y las comunidades de Wyoming”, de acuerdo a una declaración de prensa.

“Sus acciones para apaciguar a la izquierda radical recaerán de forma desproporcionada sobre los hombros de estados como Wyoming, con grandes cantidades de tierras federales”, añadió.

La senadora de Wyoming dijo que su legislación completa se dará a conocer probablemente el jueves, junto con un proyecto de ley similar en la Cámara de Representantes, liderado por la diputada Yvette Herrell (R-N.M.).

Herrell criticó el lunes el plan de Biden de prohibir nuevas perforaciones de petróleo y gas.

“La industria de petróleo y gas es el alma de la economía de nuestro estado”, escribió Herrell sobre Nuevo México. “Si se prohíbe hoy, Nuevo México podría perder más de 60,000 puestos de trabajo para 2022. La pérdida de estos puestos de trabajo bien pagados y que mantienen a las familias devastará comunidades enteras y tendrá graves consecuencias a largo plazo para nuestro estado”.

“Los pagos de regalías e impuestos sobre la industria del petróleo y el gas representan más de un tercio del presupuesto anual del estado. Solo el sistema de educación pública K-12 del estado recibió más de 1000 millones de dólares en fondos de la industria del petróleo y el gas el año pasado, lo que equivale a USD 60,062 dólares por profesor y 3788 dólares por estudiante”, añadió.

El gobierno de Biden dijo el miércoles que tiene un plan “concreto” para hacer frente a la inminente pérdida de empleos que se avecina para la industria, creando “más de un cuarto de millón de puestos de trabajo para hacer cosas como tapar los millones de pozos de petróleo y gas abandonados”, que suponen una amenaza para la salud y la seguridad de las comunidades.

“Son pozos abandonados que están abiertos ahora, y vamos a poner a la gente a trabajar. No se van a perder puestos de trabajo en estas zonas; se van a crear puestos de trabajo”, dijo. De sus declaraciones no se desprende cómo piensa el gobierno pagar las obras de seguridad y salud propuestas.

Días antes, en el segundo día de la administración Biden, el Departamento de Interior tomó medidas para suspender durante 60 días los nuevos contratos de perforación de petróleo y gas en tierras federales. La orden ejecutiva amplía ahora esa moratoria más allá de los dos meses hasta que se complete un análisis del Secretario de Agricultura, el Secretario de Comercio, a través de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica, y el Secretario de Energía.

El análisis “considerará la posibilidad de ajustar los cánones asociados a los recursos de carbón, petróleo y gas extraídos de las tierras públicas y de las aguas marinas, o de tomar otras medidas apropiadas, para tener en cuenta los costes climáticos correspondientes”, señala la orden.

La exdiputada Kendra Horn (D-Okla.), que perdió su escaño en el distrito de Oklahoma frente a su contrincante republicana, la ahora diputada Stephanie Bice, se opuso a la postura de la campaña de Biden sobre el abandono de los combustibles fósiles, diciendo en cambio que todas las formas de energía deben ser aprovechadas para la independencia energética de Estados Unidos.

“Este es uno de los puntos en los que Biden y yo no estamos de acuerdo”, escribió Horn en Twitter en vísperas de las elecciones generales. “Debemos defender nuestra industria del petróleo y el gas. Necesitamos un enfoque energético global que sea respetuoso con el consumidor, valore la independencia energética y proteja los puestos de trabajo. Seguiré luchando por eso en el Congreso”.

Kyle Kondik, editor jefe de Sabato’s Crystal Ball, publicación del Centro de Política de la Universidad de Virginia, dijo a Axios que la “hostilidad percibida de la campaña de Biden hacia el petróleo y el gas” puede haber contribuido a la pérdida de Horn.

Tanto republicanos como demócratas de los estados dependientes de los combustibles fósiles critican las promesas de Biden de limitar o detener el uso de los combustibles fósiles. Sin embargo otros legisladores, en su mayoría demócratas y progresistas alaban las acciones del presidente, argumentando que son en nombre de ayudar a salvar el planeta, que se presentan como la solución clave a las predicciones de la ONU sobre una inminente crisis planteada por el cambio climático.

“La pausa del leasing es solo el primer paso, empero. Ahora corresponde al Departamento del Interior y al Congreso elaborar nuevas normas y leyes que garanticen que las tierras públicas de Estados Unidos sean parte de la solución del problema climático, en lugar de ser parte del problema”, dijo Jesse Prentice-Dunn, director de políticas del Center for Western Priorities, un grupo de vigilancia de las tierras públicas, a través de una declaración.

Otras medidas ejecutivas que el gobierno de Biden tomó para combatir la crisis climática y buscar la “justicia medioambiental” desde su toma de posesión incluyen la suspensión del proyecto del oleoducto Keystone y la reincorporación a los Acuerdos Climáticos de París de la ONU.

Con información de Melanie Sun.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


 

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS