Proyecto de ley de autorización de defensa nacional se estanca a nivel del Senado y la Cámara

Por MASOOMA HAQ
06 de Diciembre de 2019 Actualizado: 06 de Diciembre de 2019

La legislación promulgada de Autorización de Defensa Nacional (NDAA) se ha estancado a nivel del liderazgo de la Cámara y el Senado, con miembros incapaces de llegar a un compromiso que autorice las apropiaciones que mantienen la defensa nacional.

El Congreso ha emitido dos Resoluciones Continuas de emergencia (CR) hasta ahora en este ciclo presupuestario -de las cuales la segunda vencerá el 20 de diciembre. Los legisladores y expertos dicen que las CR han malgastado el dinero de los contribuyentes y socavan la seguridad nacional.

El líder de la mayoría del Senado, Mitch McConnell, reprendió a la presidenta Nancy Pelosi el jueves por no priorizar la NDAA y otras leyes clave.

“Esta mañana, la presidenta Pelosi pronunció un discurso para avanzar en su proceso de Impeachment apresurado y partidista. Ni una palabra sobre la legislación pendiente que el pueblo estadounidense realmente necesita. Nada sobre la USMCA, ni de la NDAA, ni acerca de la financiación de nuestras fuerzas armadas”, escribió McConnell en Twitter.

Cuando se le preguntó sobre el comentario de McConnell, Frederico Bartels, analista de políticas de la Fundación Heritage para el Presupuesto de Defensa, dijo: “Quizás los demócratas son un poco más culpables porque su proyecto de ley original no comprometió las prioridades demócratas”.

El líder de la mayoría del Senado, Mitch McConnell (R-KY), hace comentarios durante la Conferencia de prensa el 25 de junio de 2019 en Capitol Hill en Washington, DC. (Foto de Tom Brenner / Getty Images)

Bartels dijo a La Gran Época por qué cree que el proyecto de ley se ha estancado.

“Es un tren de movimiento lento que, en el transcurso de los últimos 50 años, ha permitido que los líderes ganen más control y despojen de poder a los presidentes de los comités, tanto en regulaciones escritas como en reglas informales sobre cómo funciona la legislación”. En consecuencia, las decisiones solo pueden ser finalizadas por aquellos en posiciones de liderazgo como el presidente y los líderes mayoritarios”.

 La presidenta de la Cámara de Representantes Nancy Pelosi, demócrata de California, hace una declaración en el Capitolio en Washington, el 5 de diciembre de 2019. (Photo by Chip Somodevilla/Getty Images)

“Si tres legisladores están haciendo el trabajo de 50, tienes resultados limitados. El liderazgo no tiene el ancho de banda para manejar todos los problemas, y los presidentes lo tienen como una prioridad, pero no el poder para finalizar el proyecto de ley”, continuó.

Esta ley de autorización ha sido históricamente un asunto de cooperación bipartidista, e incluso ahora, los legisladores de ambos lados no quieren que esta tendencia de 58 años cambie. El liderazgo ha estado negociando el proyecto de ley desde el verano, pero la fecha límite para que expire la próxima RC se acerca rápidamente.

Funcionarios del Comité de Servicios Armados del Senado presentaron el 29 de octubre un “flaco” proyecto de la Ley de Autorización de Defensa Nacional (NDAA), y los legisladores creen cada vez menos en la posibilidad de llegar a un compromiso sobre los variados y polémicos temas en el enorme proyecto de ley militar.

El presidente del Comité del Senado, Jim Inhofe (R-Okla), dijo a fines de octubre que la medida está diseñada para garantizar que se apruebe para finales de año una gran cantidad de artículos necesarios, incluidas numerosas autorizaciones de pago de especialidad militar. Pero al día siguiente, el presidente de los Servicios Armados de la Cámara de Representantes, Adam Smith (D-Wash.), dijo que una versión simplificada de la medida no resolvería todos los problemas de los legisladores.

Si el Congreso quiere aprobar, antes de fin de año, el proyecto de ley de política de defensa 2020, los legisladores tienen hasta el día feriado de Navidad para romper el punto muerto partidista entre la Cámara y el Senado; de lo contrario, un tercer RC se hará realidad.

El congresista Thornberry dijo sobre el RC: “Los informes de que el próximo proyecto de ley de gastos provisionales se extenderá hasta el 20 de diciembre son decepcionantes y preocupantes. Una fecha tan tardía hace que sea más probable una nueva pausa más allá del día 20”.

“Cada CR es un desperdicio y daña la capacidad de nuestros militares para llevar a cabo sus misiones vitales. No hay excusa para esta disfunción. El compromiso firmado en julio determinó cuánto se gastaría en defensa este año, sin embargo, cuatro meses después, no ha pasado nada. El Congreso necesita dejar de lado otras consideraciones, poner a las tropas por encima de la política y hacerlo ahora”.

La asistente del Comité de Servicios Armados del Senado, Marta Hernández, dijo a La Gran Época que las negociaciones están en curso y ahora están al nivel de liderazgo con la presidente Pelosi y el Líder de la mayoría del Senado, Mitch McConnell. Muchas de las cuestiones pendientes para finalizar el proyecto de ley no están relacionadas con la defensa, como abordar la contaminación por productos químicos tóxicos como perfluoroalquilos y polifluorados (PFAS) y las licencias familiares.

Bartels cree que los problemas pendientes que se están planteando no son necesariamente los principales o los únicos. “Si un legislador está publicando un punto particularmente conflictivo en el proyecto de ley, probablemente solo lo esté haciendo para hacer presiones a su favor. Las negociaciones tienen que suceder de buena fe y con la confianza de que la otra parte no irá a la prensa”.

Un asistente del Comité de Servicios Armados de la Cámara que está familiarizado con las apropiaciones de defensa le dijo a La Gran Época: “El “flaco” proyecto de ley propuesto por Inhofe no obtendrá el apoyo del caucus demócrata en la Cámara de Representantes”. A través del proceso de la conferencias, la Cámara y el Senado han trabajado durante meses para llegar a un acuerdo sobre cientos de disposiciones. Aprobar el proyecto de ley de Inhofe desperdiciaría estos meses de arduo trabajo en más de 1,300 provisiones”.

El asistente dijo: “Las áreas restantes de desacuerdo incluyen, pero no se limitan, a los detalles sobre la creación e implementación de la fuerza espacial, una disposición que otorga a todos los empleados federales 12 semanas de licencia familiar remunerada y los detalles sobre las disposiciones para abordar el PFAS”.

La portavoz del Comité de Servicios Armados de la Cámara de Representantes, Monica Matoush, dijo: “Mientras nuestros conferenciantes continúan trabajando en las diferencias de las versiones de la Cámara y el Senado de la NDAA FY20, quedan algunos puntos conflictivos. Sin embargo, estos puntos conflictivos no son diferentes a los de años anteriores. Inevitablemente tenemos desacuerdos políticos a medida que redactamos nuestro proyecto de ley cada año, pero, durante los últimos 58 años consecutivos, el Congreso ha negociado y reconciliado con éxito estas diferencias para el bien de nuestra nación.

“Una recaída diaria en el acuerdo presupuestario puede poner nuestro servicio en una situación en la que no podamos recuperarnos de los efectos de una resolución continua”, dijo el secretario del Ejército Ryan McCarthy en un comunicado a ABC News. “Cada día que pasa tiene el potencial de impactar severamente y afectar la preparación a nivel de los entrenamientos individuales y colectivos. (…) Sin un presupuesto aprobado, no podemos construir 4,400 nuevas viviendas y nos veremos obligados a retrasar la reparación de otras 269 viviendas”.

Las CR son derrochadoras y cuestan a los contribuyentes miles de millones, pero es difícil obtener un monto exacto en dólares.

Bartels dijo: “El impacto negativo de una CR es de mediano a largo plazo. Durante una CR, solo se financian las necesidades militares más cruciales, por lo que no se priorizarían cosas como entrenar al personal militar y mantener o adquirir equipos, etc. El efecto a largo plazo de esta situación es menos habilidades y disposición por parte de las fuerzas militares.

“Y, una demora continua en la financiación no solo es una llave inglesa en la nuca del ejército, sino que lo golpea completamente y le prende fuego … Si hay un CR de un año el Ejército podría sufrir una reducción de 597 millones de dólares en derechos de servicio activo y reserva, es decir, en salarios, subsidios de vivienda, bonos y más. “El impacto ralentiza las nuevas incorporaciones y obstaculiza los incentivos de reclutamiento y retención”, señalan los documentos del ejército.

El portavoz de los Servicios Armados de la Cámara de Representantes afirma que la NDAA completa pasará, pero no fija una fecha exacta.

“Algunos han sugerido que nos veremos obligados a abandonar nuestras negociaciones este año y en su lugar aprobar un ‘flaco proyecto de ley’. Autorizar la empresa de defensa nacional de nuestro país es un trabajo difícil y, como una de las responsabilidades más serias del Congreso, no debe tomarse a la ligera. En lugar de rendirnos, continuaremos avanzando y trabajando con nuestros colegas al otro lado del pasillo y en ambas cámaras, así como en la Casa Blanca, para aprobar un NDAA completo”.

*****

Mira a continuación

¿Cuál es el origen del grupo de extrema izquierda Antifa?

TE RECOMENDAMOS