Proyecto energético de EE.UU. y Canadá acusa a China de apropiarse de importante proyecto en Sri Lanka

Por Venus Upadhayaya
11 de Octubre de 2021
Actualizado: 11 de Octubre de 2021

Un proyecto estadounidense-canadiense ha denunciado que agentes corruptos del anterior gobierno de Sri Lanka ayudaron fraudulentamente a afiliados estatales de China a apropiarse de sus legítimos derechos de desarrollo y resultados de trabajo para un proyecto de energía limpia en el puerto de Hambanthota.

Desde el año pasado, los medios de comunicación nacionales de Sri Lanka han destacado la controversia, ya que la nación ha contraído enormes deudas con China y los ingresos del proyecto estadounidense-canadiense habrían ayudado a Sri Lanka a pagar su deuda con este país.

En julio de 2020 el promotor canadiense Greenlink Global Consulting Inc. (Greenlink) presentó una reclamación por daños y perjuicios de 400 millones de dólares ante el fiscal general de Sri Lanka. Este caso se remitirá a un tribunal de Sri Lanka para que decida.

Greenlink también pide al gobierno de Biden que apruebe en el Congreso la Ley Eagle, que, según afirma, facilitará la justicia en estos casos internacionales de corrupción y frenará aún más estos tratos.

Epoch Times Photo
Un gráfico en un mirador muestra cómo sería un puerto de Hambantota terminado el 15 de noviembre de 2018, en Hambantota, Sri Lanka. (Paula Bronstein/Getty Images)

Trabajo en vano

En 2009, Sri Lanka se abrió a la inversión extranjera directa e invitó a los inversores extranjeros a hacer negocios en el puerto de Hambanthota. Posteriormente, puso en marcha su primera central de gas natural licuado (GNL) en el marco de su emblemático proyecto “Lanka Aloka”, cerca de la central térmica de Kerewalapitiya Yugadhanavi, a más de 10 kilómetros de la capital, Colombo.

Greenlink ya participaba, junto con sus filiales, en proyectos de conversión de residuos en energía en el sector aeroespacial y de defensa, así como en el turismo de lujo en Sri Lanka y las Maldivas. En respuesta al proyecto de Lanka Aloka, introdujo Sithe Global Power Inc (Sithe), una filial propiedad del grupo BlackStone de EE. UU.

Blackstone es uno de los mayores gestores de activos del mundo y una de las principales empresas de capital privado del mundo, según Ceylon Today, que fue el primero en dar a conocer la noticia del robo del proyecto de Greenlink y ha seguido investigando el asunto.

“Después de hacer nuestra diligencia debida en ese proyecto [Lanka Aloka] durante unos seis u ocho meses, abandonamos el proyecto por razones económicas, además descubrimos que la mejor ubicación para hacer un proyecto de infraestructura de GNL sería la localidad de Hambantota”, dijo el presidente de Greenlink, G. Michael Fernando, a Epoch Times por teléfono desde Toronto.

“En aquel momento, las filiales chinas de propiedad estatal estaban construyendo el puerto de Hambantota, que estaba infrautilizado, y al mismo tiempo era la mejor ubicación para llevar a cabo el proyecto de GNL, ya que la ruta marítima internacional está muy cerca del puerto de Hambantota”, explicó Fernando.

Greenlink, respaldada así por sus estudios de viabilidad realizados en Sri Lanka, presentó una inversión respaldada por Estados Unidos con valor de 1400 millones de dólares, denominada Hambantota Energy Project (HEP). En mayo de 2011 presentó a la Autoridad Portuaria de Sri Lanka una propuesta conceptual para el HEP por un contrato de arrendamiento de 25 años en 70 hectáreas de terreno que colindan con el puerto.

El HEP incluía una terminal de importación y regasificación de gas natural licuado y una central eléctrica de ciclo cerrado para su distribución a usuarios individuales e industriales a lo largo de la costa. Su objetivo era suministrar 1200 MW de energía eléctrica a la red nacional y, en particular, atender a la industria turística de la costa de Sri Lanka, que contribuye sustancialmente a la economía del país.

“Sithe Global firmó un memorando de entendimiento exclusivo con la junta de inversiones de Sri Lanka para este proyecto. Esta es la entidad de Sri Lanka que fomenta las inversiones extranjeras directas. Y esto fue recomendado por los altos funcionarios que están ahora en la actual administración, que son plenamente conscientes de este proyecto”, dijo Fernando, añadiendo que el actual primer ministro de Sri Lanka era entonces el presidente del país y el actual ministro de Finanzas, Basil Rajapaksa, dirigía entonces la junta de inversiones.

“Y tuvimos a los funcionarios de la embajada estadounidense que fueron testigos de la firma de este memorando de entendimiento exclusivo que daba la exclusividad a este proyecto de infraestructura de GNL en Hambantota”, dijo Fernando.

En ese momento, Sithe firmó un “acuerdo de confidencialidad y no elusión” con dos filiales estatales chinas, China Harbour Engineering Company Ltd (CHEC) el 19 de diciembre de 2012 y con China Huanqiu Contracting & Engineering CORP (HQC) el 24 de diciembre de 2012 para desarrollar el gasoducto y la planta de regasificación.

Fernando alegó que hasta 2015 se produjeron retrasos debido a la espera de las revisiones y decisiones políticas en materia de energía y que, tras las presentaciones técnicas al gobierno de Sri Lanka, incluida una presentación ante el parlamento del país en diciembre de 2015, los funcionarios del Ministerio de Energía y Energías Renovables de Sri Lanka “solicitaron” a Greenlink que incorporara al gobierno canadiense al proyecto, ya que eso aceleraría el proceso.

“En febrero de 2016, el gobierno de Canadá, a través de la Cooperación Comercial Canadiense (CCC), que es una agencia de la corona del gobierno canadiense, informó al secretario del Ministerio de Finanzas sobre su interés en llevar a cabo este proyecto”, dijo Fernando, añadiendo que era raro que Canadá ofreciera la garantía soberana a un país para un megaproyecto de esta magnitud.

“Y entonces el gobierno de Sri Lanka en ese momento, incluido el expresidente, así como el exprimer ministro, Ranil Wickremesinghe, todos fueron informados debidamente por la alta comisionada de Canadá en Sri Lanka”, dijo Fernando.

The Epoch Times tiene una copia de una carta escrita por la entonces alta comisionada de Canadá, Shelley Whiting, al entonces ministro de Finanzas de Sri Lanka, Ravi Karunnayake, el 15 de marzo de 2016, sobre el apoyo de la CCC a Greenlink. Fernando alegó que la alta comisionada solo obtuvo una respuesta después de dos meses, y que ésta carecía de claridad.

Epoch Times Photo
La Junta de Inversiones de Sri Lanka envió una carta a Greenlink Global Consulting Inc. en la que le informaba de que el proyecto está en la lista de proyectos pendientes de aprobación y que se necesita una carta de intenciones de la Junta de Electricidad de Ceilán. Greenlink alegó que el debido proceso se retrasó innecesariamente mientras dos exministros entregaban los derechos de desarrollo de la consultora canadiense, respaldada por el gobierno, a filiales estatales chinas (Carta cortesía de Greenlink Global Consulting Inc)

Proyecto robado

Fernando alegó que el anterior gobierno de Sri Lanka hizo que Greenlink corriera deliberadamente de un lado a otro a pesar de esas comunicaciones de alto nivel, mientras que finalmente entregó el proyecto junto con los estudios de “viabilidad confidencial” de Greenlink en mayo de 2016 a los chinos. Sri Lanka firmó un memorando de entendimiento con las filiales chinas en julio de 2016.

“Y mientras seguíamos con este proceso, dos ministros del gobierno de Yahapalana que no cumplían con la normativa fueron a China, les entregaron nuestro proyecto y los estudios de viabilidad. Así que la cuestión es que cuando nos dirigimos al exprimer ministro Ranil Wickremesinghe y a su oficina, su secretario y los asesores entraron en pánico, diciendo que no estaban informados de estos acuerdos internos, que se firmaron entre las filiales chinas de propiedad estatal y Sithe Global y la asignación del proyecto a Greenlink”, dijo Fernando.

Citó esto como una falta de transparencia por parte del anterior gobierno de Sri Lanka, ya que la entonces alta comisionada canadiense en Sri Lanka se había reunido personalmente con el primer ministro Ranil Wickramasinghe para tratar el asunto. The Epoch Times se puso en contacto con el asistente personal de Wickramasinghe en relación con la polémica, pero no obtuvo respuesta.

“Este proyecto fue definitivamente robado, de forma deliberada, porque una de las partes interesadas, como el Ministerio de Electricidad y Energías Renovables [MPE] se estaba comunicando con la alta comisionada de Canadá, diciendo que querían seguir adelante con este proyecto”, dijo Fernando. Es difícil entender, dijo, cómo se pudo dar el proyecto a China después de una década de “señales positivas” a HEP.

“Los otros dos ministros, el de Finanzas y el de Comercio Internacional, eran plenamente conscientes de este proyecto. Entonces, ¿por qué cuando un interesado y un Ministro de Energía y Energías Renovables se comunican con el gobierno canadiense para seguir adelante con el proyecto, por qué van al mismo tiempo en mayo a Beijing y les entregan nuestro proyecto? Básicamente, los estudios que entregaron eran nuestros estudios, fueron subcontratados por los términos de referencia”, dijo Fernando.

Sri Lanka arrendó el puerto en julio de 2017 a los chinos por 99 años con una participación del 85%.

Greenlink registró una queja formal sobre la adjudicación de su proyecto a las filiales chinas en diciembre de 2017 a través de sus abogados con el entonces presidente de Sri Lanka, Maithripala Sirisena, y con el Ministerio de Energía y Energías Renovables, pero no se tomó ninguna medida.

Ceylon Times informa que, con el consentimiento de Sirisena, Greenlink contrató a un abogado de Sri Lanka para un proceso de mediación sobre el asunto en diciembre de 2018, pero el proceso se estancó porque las filiales de China no respondieron.

The Epoch Times escribió al Ministerio de Asuntos Exteriores y al Ministerio de Finanzas de Sri Lanka y también a las dos filiales estatales de China que firmaron el acuerdo de confidencialidad y no elusión con Sithe Global para pedir aclaraciones sobre el asunto, pero aún no ha obtenido respuesta.

Epoch Times Photo
Correspondencia entre Sithe Global con China Harbor Engineering Company Ltd. en Colombo, Sri Lanka, el 25 de octubre de 2017. (Cortesía de Greenlink)
Epoch Times Photo
Correspondencia entre Sithe Global con China Huanqiu Contracting & Engineering Corp. en Beijing, China, el 24 de diciembre de 2012. (Cortesía de Greenlink)

La Ley Eagle de Estados Unidos

Fernando dijo que los líderes corruptos de un país pueden animar a actores como China a obtener beneficios aprovechando las lagunas de los líderes. La Ley Eagle, que está a la espera de ser aprobada en el Congreso de EE. UU., puede resolver algunos de estos problemas y contribuir a la igualdad de condiciones en los negocios internacionales, dijo.

La ley Eagle (Garantizar el Liderazgo y la Participación Global de Estados Unidos) fue presentada por el congresista Gregory W. Meeks, presidente de la Comisión de Asuntos Exteriores de la Cámara de Representantes, en mayo de este año. Su objetivo es contrarrestar los retos políticos que plantea China.

“La República Popular China (RPC) busca cada vez más socavar ese orden basado en normas y desafiar el lugar de Estados Unidos en él. Debemos aprovechar los verdaderos puntos fuertes de Estados Unidos y centrarnos en los verdaderos retos que plantea la RPC”, dijo Meeks al presentar la ley.

Fernando ha puesto sus esperanzas en la ley Eagle, y quiere que el Congreso apruebe esta ley lo antes posible. Dijo que ha sido víctima de la corrupción que existe en las instituciones empresariales internacionales.

“No podemos cambiar a otras naciones que quieren aprovecharse de las debilidades de cada país. Pero la cuestión es que cuando intentamos perseguir a estos políticos y líderes corruptos, es realmente difícil. Es un proceso largo”, dijo Fernando.

“Porque en este momento, los negocios no se hacen en igualdad de condiciones. En otras palabras, se diría que ¡de una manera muy deshonesta! Así que esta ley pondría la responsabilidad en los líderes que hacen negocios que ponen en peligro la seguridad de una región concreta, mediante actos corruptos, ¡para que puedan ser procesados!”.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS