Prueba utilizada para detectar el virus del PCCh se basa en un diseño defectuoso, dicen científicos

Por MEILING LEE
06 de Enero de 2021
Actualizado: 06 de Enero de 2021

Nunca en la historia de la medicina se le había dado tanta autoridad a una herramienta de diagnóstico como a la prueba de PCR, que se ha utilizado para detectar el virus PCCh y determinar quién debe estar en cuarentena, qué negocios se pueden abrir y cuántas personas se pueden reunir.

Muchos responsables de la formulación de políticas se basan únicamente en el aumento de los casos positivos derivados de la prueba de PCR, y no en las tasas de mortalidad u hospitalización, para implementar medidas restrictivas con el fin de tratar de detener la transmisión del virus del PCCh (Partido Comunista Chino) que causa la enfermedad COVID-19.

Pero la prueba PCR “patrón de oro” se está investigando ahora, dado que un equipo internacional de científicos pidió la retracción de un estudio que detalla el primer protocolo de prueba PCR para detectar el virus del PCCh, aduciendo que hubo graves errores técnicos y científicos.

El estudio, al que se hace referencia en el documento de Corman-Drosten (pdf), “tenía por objeto desarrollar y desplegar una metodología de diagnóstico robusta para su uso en los laboratorios de salud pública sin disponer de material del virus”.

En el momento en que se publicó el documento, no se disponía de la secuencia genética del virus del PCCh, porque China no había compartido las “cepas o muestras de virus de pacientes infectados”. Los científicos de China solo proporcionaron secuencias genéticas de un banco de genes en Internet.

“Hasta la fecha no se ha realizado ninguna validación por parte de la autoridad competente basada en virus aislados del SARS-CoV-2 o en el ARN completo de los mismos”, dijeron los científicos internacionales en su revisión “punto por punto” del documento de Corman-Drosten.

SARS-CoV-2 es el nombre científico del virus del PCCh.

El protocolo de prueba de PCR de Corman-Drosten fue promovido como la principal herramienta de diagnóstico para COVID-19 por la Organización Mundial de la Salud (OMS) el 13 de enero de 2020, antes de que se revisara el estudio por pares, y se publicara en la revista médica europea Eurosurveillance el 23 de enero.

Un portavoz de la OMS dijo que la organización mantiene su recomendación.

“El ensayo Corman, en varios formatos, ha sido validado múltiples veces por diversos laboratorios dentro y fuera de las redes de la OMS”, dijo Andrei Muchnik, oficial de comunicaciones de medios de la OMS, a The Epoch Times en un correo electrónico. “Este se utiliza como método de referencia en muchos laboratorios”.

Un trabajador de la salud realiza una prueba de PCR a una mujer en la unidad de cuidados intensivos del Hospital Universitario Rafic Hariri de la capital libanesa, Beirut, el 5 de enero de 2021. (Joseph Eid/AFP vía Getty Images)

Además de que el estudio no utiliza un virus aislado o cepa para validar la prueba del PCR, los científicos afirman que hay otros errores graves con el “diseño biomolecular y metodológico” que condujeron a un “mal diagnóstico mundial de las infecciones atribuidas al SARS-CoV-2” y a fuertes bloqueos que continúan hoy en día en muchas ciudades.

The Epoch Times contactó con el autor principal del artículo de Corman-Drosten, el Dr. Christian Drosten, pero no respondió a la solicitud de comentarios.

Los científicos presentaron una carta de solicitud de retractación y revisión al consejo editorial de Eurosurveillance a finales de noviembre de 2020, pero no han recibido una respuesta sobre la decisión del consejo, después de varias semanas.

“No ha habido una respuesta oficial, excepto que la tomarán en serio”, dijo el Dr. Pieter Borger, experto en genética molecular y autor principal de la revisión del grupo del artículo de Corman-Drosten, a The Epoch Times en un correo electrónico el 17 de diciembre.

El comité editorial de Eurosurveillance respondió en un correo electrónico a The Epoch Times el 22 de diciembre que todavía estaban en el proceso de “investigar y tomarán una decisión tan pronto como hayamos investigado en su totalidad”, y que se anunciará una decisión a finales de este mes.

La respuesta de Eurosurveillance a la solicitud de retractación de Borger y su equipo contrasta con el rápido proceso de revisión que el periódico Corman-Drosten realizó en enero del año pasado, que duró un total de dos días.

Borger cuestionó si el estudio fue realmente revisado por pares considerando el corto plazo de tiempo y los errores que existen en el estudio. “Pedí a la revista [Eurosurveillance] que proporcionara el informe de la revisión por pares, lo cual no pudieron hacer”, dijo.

No es raro que durante una pandemia un trabajo de investigación se acelere, pero en circunstancias normales, se sometería a un proceso de revisión más riguroso y largo, porque requiere que al menos dos expertos independientes “fuera del equipo o del departamento de los autores” de un instituto o país diferente lo revisen y comenten, según el proceso de evaluación y revisión de Eurosurveillance.

Cuando les preguntamos cuál fue la razón por la que se apresuraron a publicar el artículo de Corman-Drosten, el consejo editorial dijo: “El equipo editorial consideró que la situación única de salud pública que se estaba produciendo requería un procesamiento rápido para permitir el acceso oportuno a dicha información”.

No está claro qué quiso decir el consejo con “acceso oportuno” porque en el momento de la publicación del estudio, la OMS todavía estaba aprendiendo sobre el virus del PCCh, y solo habían 830 casos confirmados del virus del PCCh y 25 muertes en China, según Reuters.

El consejo editorial también añadió que “un proceso acelerado de revisión por pares no necesariamente afecta a la función de filtro de la revisión por pares o compromete la capacidad de los revisores para evaluar críticamente el contenido, la validez o la calidad de un trabajo”.

Un miembro del personal médico prepara y procesa pruebas de PCR y anticuerpos de personas que piensan que pueden estar infectadas con el virus del PCCh, en el laboratorio del Hospital Karolinska en Solna, cerca de Estocolmo, Suecia, el 7 de diciembre de 2020. (Jonathan Nackstrand/AFP vía Getty Images)

Resumen de los errores

Borger y su equipo mencionaron 10 problemas significativos en el documento de Corman-Drosten, sugiriendo que los autores en realidad no habían podido validar si su prueba de PCR podía detectar el virus del PCCh.

A continuación se presenta un resumen de cuatro de esos errores:

1. La prueba de PCR no es capaz de distinguir entre un fragmento viral inactivo (no infeccioso) y un virus entero intacto (infeccioso), lo que la hace ineficaz como herramienta de diagnóstico para el virus del PCCh.

2. El valor umbral del ciclo (CT) no se mencionó en el estudio. El umbral se determina por el número de ciclos que tarda una máquina de pruebas de PCR en detectar el material genético del virus del PCCh. Mientras más bajo sea el número, el número de virus es mayor (infeccioso), pero mientras más alto sea el número, mayor es la posibilidad de un falso positivo.

Muchos fabricantes de pruebas de PCR utilizan un valor de corte de umbral de ciclo de 40 ciclos, un valor que muchos expertos médicos creen que produce falsos positivos, ya que se pueden recoger fragmentos de un virus muerto, según la Fundación para Nuevos Diagnósticos Innovadores (pdf).

3. En el documento no se indican los conflictos de intereses de varios de los autores. Dos de ellos, Drosten y Chantal Reusken son también editores asociados de Eurosurveillance, mientras que Drosten y Victor Corman están afiliados a un laboratorio comercial de pruebas donde son “responsables del diagnóstico de los virus”.

Seis meses después de su publicación, finalmente se presentó una corrección para el autor el 30 de julio de 2020 de Marco Kaiser, un “investigador senior de GenExpress y trabaja como asesor científico de TIB-Molbiol”, una de las primeras compañías en “producir kits de PCR (Light Mix) basados en el protocolo publicado en el Corman-Drosten”.

4. “La prueba de PCR no contiene ni un control positivo único para evaluar su especificidad para el SARS-CoV-2 ni un control negativo para excluir la presencia de otros coronavirus, lo que hace que la prueba no sea adecuada como herramienta de diagnóstico específica para identificar el virus del SARS-CoV-2”, declaró el equipo de Borger.

Demanda

En noviembre del año pasado, los jueces del Tribunal de Apelación portugués se pronunciaron en contra de la Autoridad Sanitaria Regional de las Azores por poner en cuarentena a cuatro turistas alemanes después de que uno de ellos diera positivo al virus del PCCh. Los cuatro habían dado negativo 72 horas antes de entrar en el país.

Los jueces declararon que la prueba PCR “no era una prueba fiable para el SARS-CoV-2, y por lo tanto cualquier cuarentena forzada basada en los resultados de esas pruebas es ilegal”, según Geopolitic.

Los jueces también dictaminaron que “una sola prueba PCR positiva no puede ser utilizada como un diagnóstico efectivo de la infección”.

Este es el primer fallo del tribunal que detalla la confianza y las deficiencias de una prueba de PCR como herramienta de diagnóstico utilizada para poner en cuarentena a personas que pueden o no estar enfermas.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí.

A continuación

El encubrimiento del siglo – La verdad que el PCCh ocultó al mundo

TE RECOMENDAMOS