Olvídese de lo políticamente correcto: los niños necesitan ambos padres, dice psicoanalista

Por Manuel Rios
05 de Diciembre de 2019 Actualizado: 06 de Diciembre de 2019

Cuando yo era un joven estudiante universitario tratando de sentir mi camino a través de las clases y tomar las tareas con seriedad, yo pesaba obedientemente en un foro de discusión en línea con algunas ideas sobre las desventajas que enfrentan los niños criados en hogares de padres solteros.

Gran error.

Fui atacado con respuestas emocionales, cuya esencia se puede resumir como: “¡Fui criada por una madre soltera! ¡Salí muy bien!”.

A través de los años, he aprendido que tales respuestas no se limitan a los estudiantes universitarios. Lo entiendo. Las madres solteras tienen una vida dura y hacen el trabajo de las yeguas, muchas de las cuales se sacrifican constantemente para dar lo mejor a sus hijos. Necesitan todo el amor y el apoyo que podamos darles.

Pero dar amor y apoyo no significa que debamos ignorar el hecho de que los niños criados con un solo padre, mamá o papá, enfrentan varias desventajas en su vida.

La psicoanalista Erica Komisar lo entiende.

Escribiendo en The Wall Street Journal, Komisar dice que “la corrección política es mala para los niños”, citando una nueva encuesta en la que casi el 70 por ciento de los que tienen una afiliación política liberal no están de acuerdo con la idea de que “el matrimonio es necesario para crear familias fuertes”. Los que piensan así se equivocan, dice Komisar. “Es una pena que la corrección política inhiba las discusiones sobre lo que es mejor para los niños”.

Enumera tres desventajas de crecer sin un padre y una madre. Los repito aquí porque iluminan varias tendencias de rascarse la cabeza que hemos visto entre los millennials y los de la Generación Z.

1. Cortar las cuerdas del delantal

“Los niños necesitan un equilibrio entre el apego seguro y la separación saludable, y la estructura tradicional de dos padres lo proporciona. Las madres son las únicas aptas para la crianza sensible, que ayuda a regular la angustia y es fundamental para el desarrollo temprano. Los padres proporcionan equilibrio enseñando a sus hijos a regular su agresividad y a ser independientes. En mi práctica, he visto un número creciente de madres que son solteras por elección. Aunque las madres tienen la parte de apego bajo, no tienen un hombre alrededor para ayudar en el proceso de separación, y los niños luchan como resultado”.

Los últimos años están llenos de historias sobre una generación que parece que no puede sobrevivir por sí sola. No saben cocinar, ni limpiar, ni hacer tareas de “adultos”. Tienen problemas para ir a las entrevistas de la universidad o navegar por su primer trabajo real sin que mamá haga de defensora y corra a interceder por ellos. Podría haber otros factores en el trabajo, pero ¿es posible que la creciente ausencia de padres haya metido a nuestros hijos en este lío?

¿Es la generación actual de jóvenes incapaz de extender sus alas y volar porque es papá quien a menudo les ayuda a cortar las cuerdas del delantal?

2. Decadencia del matrimonio

“Los hijos de padres solteros también carecen de la oportunidad de observar una relación amorosa entre dos adultos, y eso puede interferir con su capacidad de formar relaciones cuando crecen. Estas pérdidas solo pueden ser reparadas si son reconocidas”.

Otro tema de moda en los últimos años es la incapacidad de los jóvenes para salir con alguien, casarse y formar una familia. Abundan las teorías: son los videojuegos, o los medios sociales, o la explosión de opciones de aplicaciones para citas que impiden que los jóvenes se establezcan como lo hacían antes. ¿Y si simplemente no saben cómo? Aprendemos con el ejemplo. Si el ejemplo de un padre y una madre que se aman está ausente, o si esas historias de “cómo conocí a tu madre” no están ahí, ¿no será mucho más difícil para los jóvenes llegar al altar?

3. Problemas de comportamiento

“Las estructuras familiares tradicionales han fomentado una división del trabajo en la que el padre gana dinero y la madre cuida de los hijos. Ese equilibrio se ha vuelto más difícil incluso para las familias con dos padres, pero los padres solteros tienen muchas más dificultades. Junto con los desafíos emocionales, esto puede contribuir a un ciclo de pobreza. Los niños de familias monoparentales tienen más probabilidades de tener problemas emocionales y de comportamiento, de abandonar la escuela y de ser pobres como adultos”.

El empeoramiento del comportamiento de los niños es un tema de conversación en casi todas las generaciones. Pero con las historias de violencia y falta de respeto contra los maestros que han proliferado en los últimos años, parece seguro decir que la generación actual gana el premio por tener los problemas más emocionales y de conducta.

¿Tendrían los maestros de hoy más tiempo para dedicar a la instrucción si no tuvieran que lidiar con las consecuencias emocionales de los hogares rotos de Estados Unidos?

Annie Holmquist es editora de Intellectual Takeout. Este artículo fue publicado originalmente en Intellectual Takeout.

*****

Te puede interesar

Mamá comparte el secreto que liberó a su hijo del autismo

TE RECOMENDAMOS