Psicólogo explica los incentivos perjudiciales que hay detrás de ‘la cultura de la cancelación’

Jonathan Haidt, autor de 'The Righteous Mind', dice que una de las características de una sociedad civil y abierta es no tener miedo de compartir opiniones
Por BRITTANY HUNTER
03 de Febrero de 2021
Actualizado: 03 de Febrero de 2021

Si hubiera un video que documentara cada segundo de mi vida, puede apostar que contendría algunos comentarios bastante estúpidos que he hecho a lo largo de los años. Probablemente también me recordaría algunas opiniones en las que ya no creo. Si es honesto consigo mismo, es probable que el suyo sea igualmente vergonzoso.

Es posible que las cosas que dijimos en el pasado no hayan sido escandalosamente ofensivas, pero todos hemos hecho comentarios o mantenido opiniones que luego lamentamos. Después de todo, somos criaturas intrínsecamente defectuosas.

Pero imagínese si un caso de mal juicio o una opinión “marginal” se le quedó para siempre. Este es el problema que nuestra sociedad enfrenta ahora con la prevalencia de la cultura de la cancelación.

En 2016, la entonces estudiante de primer año de preparatoria, Mimi Groves, publicó un video en Snapchat en el que usaba un insulto racial. El video de tres segundos luego circuló por su escuela, aunque no generó controversia en ese momento.

Una captura de pantalla del video de tres segundos que Mimi Groves publicó a sus amigos en Snapchat en 2016 después de obtener su permiso de conducir. Ella se refiere a sus amigos usando un insulto racial al anunciar que ahora podía conducir. (Captura de pantalla/Youtube)

Su compañero de clase Jimmy Galligan no había visto la grabación hasta el año pasado, cuando los dos eran estudiantes del último año, cuatro años después de que circulara por primera vez en Heritage High School. Para entonces, Groves se había concentrado en su papel de capitana de porristas universitaria con grandes sueños de asistir a la Universidad de Tennessee–Knoxville, una escuela conocida por su equipo de porristas clasificado a nivel nacional.

Para Groves, el verano de 2020 había sido un momento de celebración cuando descubrió que había sido aceptada en el equipo de animadoras de la universidad. Pero su alegría duró poco cuando la muerte de George Floyd indignó a la nación, provocando un resurgimiento del movimiento Black Lives Matter.

Como muchos adolescentes, Groves usó sus plataformas de redes sociales para instar a las personas a protestar, donar y firmar peticiones en apoyo de la eliminación del abuso policial. Fue entonces cuando su desafortunado video volvió para perseguirla.

“Tienes la audacia de publicar esto, después de decir la palabra N”, publicó en Instagram un usuario, desconocido para la adolescente.

Fue entonces cuando su teléfono empezó a sonar sin parar.

Galligan había conservado el video realizado cuatro años antes y decidió celebrar la admisión de Groves a la UT difundiendo las imágenes en todas las principales plataformas de redes sociales.

Cuando el video comenzó a volverse viral, se produjo la indignación pública, que pidió a la universidad que revocara su aceptación.

Capitulando ante la multitud, la UT decidió retirarla de su equipo de animadoras, una decisión que resultó en que Groves se marchara de la escuela debido a lo que ella percibió como presión de la oficina de admisiones de la escuela.

No se equivoque, hacer insultos raciales de cualquier tipo es un comportamiento degradante e inapropiado. Pero, ¿un comentario hecho cuatro años antes es suficiente para arruinar el futuro de un adolescente que aún no había entrado en la edad adulta?

El tribunal de la opinión pública dijo “sí”, sin darle a Groves ninguna posibilidad de redención.

La historia de Groves es solo una de muchas.

La cultura de la cancelación se ha generalizado en los últimos años más de lo que cualquiera podría haber imaginado. Cuando escribí este artículo sobre el tema hace dos años, no tenía idea que el problema escalaría al nivel que alcanzó hoy.

Pero la cultura de la cancelación no está reservada solo para aquellos que han hecho comentarios desagradables en el pasado.

Hoy en día, quienes defienden cualquier opinión que vaya en contra de la retórica del “despertar” son ridiculizados en línea, despedidos de sus trabajos y algunos tienen prohibido el uso de plataformas de redes sociales populares.

Un profesor de la Universidad de Carolina del Norte en Wilmington, Mike Adams, incluso se quitó la vida después de que tuits interpretados como ofensivos lo empujaron a una jubilación anticipada después de años de servicio en la institución.

Jonathan Haidt, autor de “The Righteous Mind” y coautor de “The Coddling of the American Mind” ha sido un crítico abierto del fenómeno de la cultura de la cancelación durante algún tiempo.

“Parte de la cultura de la cancelación es que obtienes el crédito basado en lo que otra persona dijo si lo ‘llamas'”, dijo en una entrevista de 2018. Sin embargo, esta señal de virtud, que en realidad es solo un medio de demostrarle a la sociedad cuán “buenas” y “morales” son sus puntos de vista, es solo la mitad de la ecuación. Cancelar la cultura también se trata de la destrucción personal, lo cual es obvio en la situación de Groves, ya que Galligan no usó esta munición en su contra hasta que llegó el momento de causar el máximo daño.
“[La cultura de la cancelación] ha alcanzado un nivel de venganza personal, en el que la gente hace todo lo posible para encontrar formas en que las cosas que otras personas dicen puedan interpretarse como insensibles”, dijo Haidt.

Dejando a un lado los insultos y los comentarios inapropiados, la cultura de la cancelación ha hecho que la gente tenga miedo de compartir sus opiniones para que no sean condenados por pensar “incorrectamente” sobre un tema determinado.

Los costos de la cultura de la cancelación

Ahora vivimos en una era en que las personas están constantemente mirando por encima del hombro o las pantallas de las computadoras, preocupadas de que cualquier opinión que publiquen pueda convertirlos en víctimas de la cultura de la cancelación.

No hay oportunidad de cambiar de opinión, ni hay espacio para defender opiniones en las que realmente cree. Y este es un gran problema para cualquier sociedad civil.

Haidt habló de la importancia de proteger el diálogo abierto para que podamos vivir en una sociedad llena de opiniones variadas entre las que se pueda elegir.

“Uno de los [aspectos] más importantes es que la gente no tiene miedo de compartir sus opiniones, no tiene miedo de ser avergonzada socialmente por no estar de acuerdo con la opinión dominante”, dijo Haidt.

Es muy probable que sus opiniones sobre ciertos temas cambien con el tiempo. Sin embargo, es posible que algunos no, y no debe vivir con el temor de que sus creencias se encuentren con la condena social y el aislamiento.

Ya no tenemos el espacio para compartir hoy nuestras opiniones porque ya no podemos estar en desacuerdo respetuosamente entre nosotros.

No siempre estará de acuerdo con todo lo que digan los demás, ni sus profesores, compañeros de clase o sus padres. De hecho, incluso puede descubrir que sus propias opiniones cambian a medida que aprende cosas nuevas y crece como persona y como adulto.

Aun así, disponer de la libertad de considerar todas las opiniones y decidir lo que realmente cree que es vital para la experiencia humana y el discurso civil.

Existe un mercado de elección en todas las cosas, desde la ropa que usa, los productos que compra y las ideas que suscribe.

Cuando vaya de compras, es posible que no le guste el primer atuendo que pruebe. Puede que ni siquiera le guste el segundo o el tercero. Pero probar diferentes estilos u opiniones le permite pensar por su cuenta y descubrir qué es lo que quiere o cree.

Para tener una mente verdaderamente abierta, debe poder considerar todas las opiniones, en lugar de condenar cualquier pensamiento contrario al suyo. El libre intercambio de ideas empuja a las personas a compartir ideas únicas y permite que las opiniones evolucionen.

El disenso es lo que fortalece la democracia. La Constitución  de Estados Unidos ha sobrevivido a tantas otras porque los Fundadores no estaban de acuerdo y debatieron entre sí hasta que elaboraron un documento que fomentaba “una unión más perfecta” que nunca antes se había visto. Sería prudente no olvidar el ejemplo que dieron.

En pocas palabras, avergonzar a los demás no funciona. Es puramente punitivo y autoengrandecedor. Además, rara vez cambia la opinión de una persona y, a menudo, radicaliza aún más sus creencias, ampliando la brecha que ya está creciendo en nuestro país.

La libertad de expresión es un principio central de la innovación, la comunidad y la sociedad civil. Cómo preservamos y protegemos este valor fundamental es lo que hace que nuestra sociedad sea extraordinaria.

Sin la capacidad de hablar libremente y considerar todas las opiniones, no se puede producir un discurso civil. En su ausencia, la sociedad tal como la conocemos dejará de existir y las divisiones entre nosotros continuarán creciendo.

Brittany es escritora de la Pacific Legal Foundation. Es coanfitriona de “The Way The World Works”, un podcast de Tuttle Twins para familias. Este artículo se publicó originalmente en FEE.org


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS