Cuando publicar en Internet se convierte en el centro de nuestra vida

¿Intentar lucirte en las redes sociales te hizo olvidar lo que realmente vales?
Por Nancy Colier
06 de Noviembre de 2021 5:23 PM Actualizado: 06 de Noviembre de 2021 5:23 PM

En una reciente visita al Museo de Arte Moderno con una amiga y su hija, recorrimos las exposiciones del museo y me llamó la atención la frecuencia con la que su hija de 13 años nos pedía que le tomáramos fotos frente a las obras de arte.

Con la cabeza inclinada, miraba contemplativa las piezas, cuyas fotos publicaba ansiosamente en Instagram, Snapchat y todo lo demás. No era la única persona joven (o mayor) que hacía esto; parecía que todo el mundo estaba ocupado tomando fotos de sí mismo “experimentando” el museo.

Esto no es en absoluto una crítica a la hija de mi amiga (ni a nadie más). Lo que sí fue preocupante, al menos para mí, fue que, entre foto y foto, la hija de mi amigo no tenía ningún interés en las obras de arte. Este hecho no parecía importar ni tener ninguna relación con el hecho de publicarse como alguien que disfrutaba de la experiencia.

La única vez que miró la obra, de hecho, fue cuando la fotografiamos mirándola. Incluso entonces, miraba principalmente en dirección a la obra, con un enfoque suave que no parecía abarcar el arte en sí. Cuando le pregunté por qué quería poner fotos suyas recorriendo el museo cuando estaba claro que no le gustaba estar allí, sonrió, se encogió de hombros y me pidió que le hiciera otra foto.

Cuando yo tenía su edad, tampoco me interesaba ir a los museos, y cuando me llevaban, no podía esperar a salir del edificio. No tener ningún interés por el arte es completamente normal y no molesta en absoluto. Pero lo que sí es perturbador, es la cantidad de energía que una persona joven dedica a crear una imagen de la vida que está viviendo y del personaje que interpreta en esa vida.

Identidad equivocada

Aunque la creación de una imagen propia siempre ha sido una parte importante del crecimiento y de la construcción de nuestras identidades, las redes sociales parecen haber cambiado las reglas del juego. Las redes sociales no solo han intensificado la presión y la posibilidad de crear una imagen propia, sino que también han distorsionado el proceso en que nos convertimos, en quienes somos.

“Las experiencias de la vida no se viven directamente, sino que se utilizan como oportunidades para anunciar qué tipo de persona se es”

Los jóvenes parecen crear una imagen de lo que son en lugar de convertirse en eso, publican su vida en lugar de vivirla. El esfuerzo que supone crear una identidad y conseguir que sea reconocida o “seguida”, ha sustituido al esfuerzo de interesarse realmente por la vida que publican.

Las redes sociales han convertido la vida y sus experiencias en un ejercicio de narcisismo. No importa de qué se trate la experiencia, se convierte en algo sobre usted, la persona que la está viviendo. Un concierto no tiene que ver con la música, un restaurante no tiene que ver con la comida, un evento deportivo no tiene que ver con el deporte; todo tiene que ver con usted, quién lo hace, y con lo que el evento dice sobre usted.

Para aquellos que vinculan su identidad a las redes sociales, las experiencias vitales no se viven directamente, sino que se utilizan como oportunidades para anunciar el tipo de persona que son. La vida es ahora un producto a través del cual promocionar su imagen, sin importar si la relación con esa imagen refleja fielmente su interior.

Esta relación con las redes sociales es una de las formas más inquietantes en que estamos cambiando ante las nuevas tecnologías. Para demasiados de nosotros, parece que nuestras experiencias ahora solo tienen sentido cuando dicen algo sobre nosotros. Y es un arma de doble filo: a medida que nos sentimos más separados y desconectados de nuestras vidas, el sentido se hace más difícil de encontrar.

Cuanto más utilizamos la vida para crear una identidad, más aislados nos sentimos de la vida. En lugar de formar parte de ella, en el flujo de la vida, sentimos que tenemos que seguir generando nuevo “material vital” que nos anuncie, nos establezca y, en última instancia, demuestre nuestra existencia. Mientras tanto, el abismo entre nosotros y la vida se hace cada vez más grande.

He aquí una invitación: La próxima vez que se sienta inclinado a publicar su historia, deténgase un momento y en su lugar experimenta dónde está. Sienta lo que se siente vivir sin hacer nada con ello. Simplemente sea, sin la narración. Aunque pueda parecer que esto puede hacerle perder una oportunidad de establecer su valor, en realidad, los beneficios que puede ofrecer a su verdadero yo superarán con creces cualquier pérdida que se produzca.

Nancy Colier es psicoterapeuta, ministra interreligiosa, autora, oradora pública, directora de talleres y autora de varios libros sobre mindfulness y crecimiento personal. Está disponible para la psicoterapia individual, la formación en mindfulness, el asesoramiento espiritual, las charlas públicas y los talleres, y también trabaja con clientes a través de Skype en todo el mundo. Para más información, visite NancyColier.com.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí.


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.