Puma encadenado a un camión por 20 años en Perú queda perplejo e incrédulo al ser liberado

Por Li Yen
15 de Agosto de 2019 Actualizado: 15 de Agosto de 2019

Después de estar encadenado a la parte trasera de una camioneta oxidada en medio de un equipo de circo durante dos décadas. Mufasa, el puma o león de montaña, finalmente recuperó su libertad. Este emotivo momento en el que Mufasa fue liberado por activistas de la vida silvestre y devuelto a la selva peruana fue capturado en un vídeo.

Una camioneta oxidada no es lugar para que una criatura viva, pase días y noches en ella. Así que, imagina vivir encadenado en un camión de acero oxidado sin espacio para moverte, sin privacidad y constantemente sometido a los caprichos de los demás.

Como parte de un circo de carretera peruano, el león de montaña Mufasa vivió encadenado en la parte trasera de una camioneta oxidada durante 20 años. El león de montaña adulto se sentaba pacientemente en el camión, soportando las miradas de los espectadores, todo mientras estaba encadenado en una estrecha y oxidada cama de camión.

Perú prohibió los animales salvajes en los circos, pero eso no impidió que la mayoría de los circos los incluyeran en sus espectáculos. Se creía que Mufasa era el último animal salvaje que se mantenía cautivo en un circo peruano.

Obligado a vivir en el hábitat antinatural donde tenía un espacio limitado para ejercitar sus músculos o para correr, Mufasa parecía bastante angustiado y débil. Su cara anhelando la libertad era desgarradora. Es terrible ver sufrir al león, que se cree que fue sacado de la naturaleza cuando era un bebé.

Afortunadamente, en abril de 2015, Animal Defenders International (ADI), una organización que se dedica al rescate de animales, acudió al rescate de Mufasa.

Después de un dramático enfrentamiento de ocho horas entre ADI y el operador de circo que involucraba a la policía antidisturbios en una aldea remota en el norte de Perú, el circo (Circo Koreander) fue cerrado y Mufasa fue finalmente liberado de sus cadenas.

“Era viejo y tenía muy mala salud. Si no hubiera sido por la persona que avisó a ADI, habría muerto encadenado en la parte trasera de ese camión”, escribió ADI en un post de Facebook.

¿Imagínate lo ligero y refrescante que debe sentirse para finalmente estar libre de ese grueso y pesado arnés y cadenas que le habían envuelto el cuello durante dos décadas?

El anciano gran felino parecía perplejo en el momento en que los rescatadores lo liberaron de sus cadenas. Su cara lo dice todo. Estaba incrédulo.

Mufasa fue trasladado a una jaula temporal para ser transportado al centro de rescate de Spirit of Freedom de ADI cerca de Lima para su rehabilitación.

Después de que la salud de Mufasa mejoró, se embarcó en un viaje de tres días por carretera y en lancha a su nueva casa situada en el borde de la reserva de Tambopata, en la selva amazónica.

Sin embargo, el león de montaña estaba totalmente inadecuado para la vida en la naturaleza. “Había soportado demasiado para ser liberado en la naturaleza, así que ADI le construyó un recinto en un santuario en la selva peruana”, explicó ADI.

Desde entonces, el gran felino vivió en el santuario en su entorno natural, donde fue atendido por profesionales. Después de dos décadas de cautiverio, las patas de Mufasa finalmente pudieron sentir el suave heno masajear su piel. Podía estirar sus músculos y dormir profundamente en un suelo cómodo.

“Es mágico verlo moverse dentro y fuera de los árboles en su propio pedazo de bosque protegido. Mufasa fue arrancado de la naturaleza y ha soportado la peor vida posible”, dijo el presidente de ADI, Jan Creamer, en una declaración publicada en el sitio web de la organización.

Lamentablemente, sólo ocho meses después de que Mufasa recuperara su libertad, falleció en diciembre de 2015.

“Su vida encadenado había dañado su salud y sufría de insuficiencia renal, cáncer y otros problemas relacionados con la edad”, escribió ADI. “Estamos tan tristes de que no disfrutara de más tiempo en su hábitat forestal, pero la verdadera tragedia habría sido si nunca hubiera experimentado esa libertad”.

Es reconfortante ser testigo de cómo el pobre león de circo camina hacia su libertad y regresa a su verdadero hogar en el bosque. Aunque sólo fuera por unos meses, Mufasa pudo vivir el resto de sus días como cualquier animal salvaje: en la naturaleza, libre y en paz.

Mira el momento en el que Mufasa finalmente camina libre:

Imagina asomarte por la ventana en la mañana y ¡ver a cuatro pumas paseando en la terraza de tu casa!

Si esta conmovedora historia inspiró tu corazón, por favor, apoya el periodismo independiente y ayúdanos a difundir las buenas noticias a todo mundo.

TE RECOMENDAMOS