Qué es lo que me enseñaron los hombres de mi vida

Por JOSHUA PHILIPP
06 de Septiembre de 2020
Actualizado: 06 de Septiembre de 2020

Cuando era adolescente, mi abuelo por parte de mi madre nos llevó a mi hermano y a mí a un viaje de pesca al mar de Salton, en California.

Después de un viaje regular desde San Diego, preparamos nuestra pequeña lancha y salimos al agua. Sin embargo, no mucho después, el motor chisporroteó y se apagó, dejándonos varados.

Mi abuelo, al darse cuenta de que no teníamos forma de volver a la orilla, se quitó la ropa tranquilamente hasta quedar en calzoncillos, saltó al agua y remolcó el barco él mismo, mientras mi hermano y yo mirábamos con vergonzosa incredulidad. Mientras arrastraba el bote hasta el desembarcadero, se rió y saludó a la pequeña audiencia que se había reunido.

Una breve visita a la tienda de botes local reveló que el motor estaba averiado y la tienda más cercana que pudiera tener la pieza faltante necesaria estaba a más de 100 millas de distancia, en Yuma, Arizona. Como el viaje no iba tan bien, volvimos al hotel, pensando que todos nos iríamos a casa por la mañana.

Mi abuelo dijo que tenía que ocuparse de hacer algunos mandados, y cuando mi hermano y yo nos despertamos al día siguiente, de alguna manera ya había arreglado el bote. Sólo más tarde nos enteramos de que él había pasado la noche conduciendo hacia y desde Yuma, y había arreglado el barco él mismo.

Esa experiencia me afectó profundamente. Mi abuelo quería llevarnos a pescar y a pesar de nuestra angustia adolescente por toda la situación y los problemas que nos enfrentamos, ni siquiera una vez pareció desconcertado. Tenía una meta, y se aferró a ella, a pesar de los retos.

En lugar de quejarse de tener que arrastrar un barco hasta la orilla, bromeó sobre las caras de la gente cuando vieron a un anciano salir del mar en calzoncillos. Apenas mencionó su viaje a Yuma y no esperaba ningún elogio por ello. Tampoco nunca se quejó de quedarse sin dormir para arreglar el barco. Lo único que le importaba era tener un buen viaje de pesca con sus nietos.

Experiencias como esta dan forma a quiénes somos como adultos. Las lecciones menores, los comentarios simples, ese único cumplido que puede cambiar nuestras vidas.

Tuve la suerte de tener muchas figuras masculinas fuertes en mi vida. Aunque nadie es perfecto, cada una de ellas tuvo un impacto duradero que ayudó a formar el hombre que soy hoy. Creo que son estas experiencias, colectivamente, las que forman nuestras creencias de lo que realmente importa en la vida, lo que significa ser un adulto y lo que significa ser una buena persona.

Estas son algunas de las otras lecciones que aprendí de los hombres de mi vida:

Valorar la vida

Mi otro abuelo, por parte de mi padre, es un oficial de la Marina retirado y veterano de Vietnam. Pasa la mayor parte de sus días leyendo libros y sentándose en su patio. Es un viejo tipo vaquero, y su mejor amigo es un viejo indio seminola que es exmiembro de la Marina.

Cuando era niño, lo recuerdo muy tranquilo y muy severo. Vietnam le había cobrado un alto precio. Por la noche, a veces le oía despertarse gritando entre sus pesadillas. A medida que crecía y me interesaba más por la historia militar, decidí un día preguntarle sobre la guerra.

Siendo niño, le hice la infame pregunta que los veteranos odian oír: “¿Alguna vez has matado a alguien?”. Mi abuelo me miró y luego respondió con un número estimado. Exclamé: “¡Impresionante!”, y nunca lo vi enojarse tanto en mi vida.

Las lágrimas brotaron de sus ojos. Su voz era tranquila, pero sonaba como si quisiera gritar. Nunca olvidaré lo que dijo:

“No es bueno matar a nadie. ¿Sabes cómo es? Te das cuenta de que era una persona que tenía una esposa, hijos y una familia que lo amaba y les quitaste eso. Eso se ha ido porque lo mataste. Después vomitas tus tripas. La próxima vez que suceda, volverás a vomitar las tripas. Luego, gradualmente, dejas de sentir algo y entonces se te hace muy difícil volver a hacerlo”.

Él me dijo que creía que debería haber muerto en Vietnam, y así, cada día desde entonces ha sido lo que él llamó “un día extra”.

Mi abuelo se abrió mucho después de eso y se convirtió en un ritual de fin de semana para mí visitarlo para escuchar sus historias, pasar el rato y ver películas antiguas. Fue mi héroe cuando era niño. Me enseñó a vivir bien cada día, a darme cuenta de que cada persona tiene una familia que se preocupa por ella y a amar el valor.

Ser independiente

Mi padre siempre fue más genial que yo mientras crecía. Es un surfista que creció en Hawái y siempre ha tenido el talento de ser el alma de la fiesta, con una capacidad añadida de hacer amigos dondequiera que vaya. También es un emprendedor y ha sido capaz de dirigir varios negocios exitosos.

Al crecer “nunca te quedes atascado trabajando para alguien más”, me decía siempre, añadiendo que si necesitas trabajar para alguien más, siempre entra en un negocio donde puedas aprender una habilidad, para que puedas avanzar hacia hacerlo por tu cuenta.

Hay mucha gente que trabaja toda su vida para la empresa de otra persona, pero no importa cuánto avances en esa empresa, nunca será tuya propia.

Sólo estás ayudando a alguien más a construir su negocio, siempre tendrás que responder ante otra persona, siempre estarás en riesgo de ser despedido si te pasas de la raya, y tu propia libertad creativa siempre estará limitada por la voluntad de otra persona.

Vale la pena desarrollar una habilidad y dirigir tu propio negocio, incluso si esto significa tomar un poco de pérdida financiera. El verdadero logro es la independencia.

Sin embargo, este concepto va más allá del trabajo. La independencia es algo que él me enseñó a aplicar en otras áreas de mi vida también.

Recuerdo cuando era niño, escuchando a otros niños hablar de esta celebridad o de ese programa de televisión. Un día le dije a mi padre lo genial que sería conocer a uno de esos famosos algún día y se burló de la idea.

“Esas personas no son diferentes a ti o a mí. Muchos de ellos ni siquiera son tan inteligentes. Lo único que los hace destacar es que la gente los ve en las películas. Es su trabajo. Son como payasos, pero la gente los adora. No sigas a la gente al azar porque todos los demás lo hacen”, fueron sus palabras en este sentido.

Esa idea se me quedó grabada. Mi padre me enseñó a no poner a la gente en un pedestal sólo porque un programa de televisión o una película me lo dijera. Es importante en la vida tener los propios estándares para medir las cosas y decidir las cosas por uno mismo, en lugar de dejar que otros piensen por uno.

Considerar a los demás en nuestras acciones

Después de la secundaria, cuando estaba en mis últimos años de adolescencia, hice un gran examen de conciencia y pasé por una fase de tratar de entender mejor lo que significa “ser un hombre”. Siendo algo excéntrico, decidí que la única solución sería dejar la sociedad a través de un viaje old-fashioned hacia la hombría.

Ese viaje me ayudó a encontrar a uno de mis mentores: un hombre de la montaña y monje errante.

Entre las muchas lecciones que aprendí de él había una sobre el sentido común. Estábamos ayudando a un amigo a repavimentar su piso y habíamos alquilado una gran lijadora de banda. Cuando la devolvimos a la ferretería, la dejé en medio de una pasarela. Se volvió hacia mí y me preguntó por qué dejaría algo así en medio de un lugar donde la gente necesitaba caminar.

Cuando vio que lo estaba contemplando, me explicó un concepto interesante: “El sentido común es considerar cómo tus acciones afectan a otras personas”.

Él dijo que cuando se hace algo, es importante pensar en cómo esa acción afectará a los demás. Esto es lo que es el sentido común.

Un buen hombre debe tener un grado de conciencia espacial y social, y entender la naturaleza de la causa y el efecto. Aunque no puede quedar paralizado por los complejos matices de lo que ofende a algunas personas, especialmente en estos días, uno debe ir por la vida con un deseo general de tener una presencia positiva.

Defender a los que se ama

Uno de mis mejores amigos cuando era niño era un tío del lado de mi padre. Es un antiguo pandillero y siempre tuvo problemas para encontrar trabajo por varias razones. Pero a pesar de todo, fue y sigue siendo uno de los mejores hombres que he conocido.

Un día de Halloween, él y mi tía nos llevaron a mi hermano y a mí a pedir dulces y él escuchó a dos adolescentes mucho mayores hablando de sus planes de asaltarnos a mi hermano y a mí para robar nuestras máscaras. Esto lo llevó a hacer algunas amenazas bien controladas hacia esos adolescentes, las cuales asumo que recuerdan hasta el día de hoy. Hubo muchos casos como este, en los que me sacó de un aprieto.

Fue muy directo cuando se trataba de defender a nuestra familia y nunca pareció tener ni un gramo de miedo al hacerlo.

Al crecer, nunca sentí que tuviera que preocuparme por los matones o las amenazas de otros niños, principalmente porque sabía que mi tío me respaldaba. Había una gran sensación de seguridad en eso; también sentí que debía hacer un esfuerzo para no iniciar ningún problema, para mantener al pobre hombre fuera de la cárcel. Mi tía comentó una vez que con él alrededor, nunca sintió la necesidad de preocuparse.

Aparte de esa gran capacidad de llevar una sensación de seguridad a los que uno cuida, también me enseñó que es importante pasar tiempo con los que uno cuida. La seguridad no se trata sólo de la seguridad física, después de todo y me enseñó esto. Si alguna vez tenía dificultades en casa, con una sola llamada, dejaba todo y conducía una hora o más para recogerme. A menudo pasábamos las noches de verano pescando en la playa, y nos quedábamos hasta la madrugada. Algunos de mis mejores recuerdos de niño eran bromear con él y contar historias.

Son las experiencias como estas —aquellas pequeñas cosas— las que realmente importan en la vida.

Joshua Philipp es un reportero de investigación de alto nivel en The Epoch Times.

Siga a Joshua en Twitter: @JoshJPhilipp


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


¿Sabía?

El libro chino más traducido en la historia se lee en 40 idiomas pero está prohibido en China

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS