¿Qué está destrozando a las familias estadounidenses?

Por Dennis Prager
03 de Agosto de 2021
Actualizado: 03 de Agosto de 2021

Comentario

En mi última columna, publiqué comentarios escritos por suscriptores del New York Times sobre lo orgullosos que estaban de sus hijos por haber decidido no tener hijos propios. Aunque admitían lo mucho que anhelaban ser abuelos, se deleitaban en el hecho de que eso nunca ocurriría.

¿Por qué estos padres se sentían tan orgullosos de la decisión de sus hijos de no darles nietos?

Por el cambio climático.

Han leído bien. Mejor no tener nietos que tener nietos que sufran y muy posiblemente mueran a causa del calentamiento global.

Califiqué a estas personas de trastornadas porque hay que estarlo para pensar que el cambio climático es una razón para celebrar el no ser nunca abuelo.

¿Y quién, me pregunté, originó a estos padres trastornados?

Los medios de comunicación y las universidades.

¿Qué puede demostrar mejor el poder de los medios de comunicación y las universidades para pervertir la mente que el hecho de haber convencido a la gente de sentirse orgullosa de no ser nunca abuelos?

Tan solo unos días después, el New York Times y sus suscriptores (hay que ser suscriptor para comentar) proporcionaron más pruebas de la psicopatología que impregna la izquierda.

El columnista del New York Times, David Brooks, escribió una columna titulada “¿Qué está destrozando a las familias estadounidenses?”. Aunque Brooks no ofreció ninguna respuesta a su pregunta —”confieso que no entiendo qué está ocasionando esto”, escribió— sí citó datos importantes. Por ejemplo, enlazó con un estudio de 2015 publicado en el Journal of Psychology and Behavioral Science, que informaba que al menos el 27 por ciento de los estadounidenses están distanciados de un miembro de su familia. Habiendo abordado este tema con regularidad en mi programa de radio nacional durante 20 años, en forma impresa (“Adultos que no se hablan con un padre”, Jewish Journal, 19 de julio de 2011) y en video (PragerU Fireside Chat No. 72, 6 de marzo de 2019), puedo dar fe de la prevalencia de la catástrofe de un hijo adulto que ha elegido cortar todo contacto con un padre. Tanto hombres como mujeres han llorado en mi programa al hablar de su hijo o hija distanciado.

Además, dado que la estadística que cita Brooks proviene de un estudio de 2015, no hay duda de que las cosas han empeorado mucho (por la presidencia de Trump y, ahora, por el wokeness).

¿Por qué ha sucedido esto?

En pocas palabras, y sin orden de importancia, yo plantearía las siguientes causas:

Narcisismo: Muchos estadounidenses fueron educados para creer que tienen innumerables derechos pero pocas obligaciones.

Secularismo radical: La creencia de que uno debe “honrar a su padre y a su madre” ha muerto junto con otros valores judeocristianos fundamentales.

Ingenuidad sobre la vida: Muchos estadounidenses —especialmente entre los que no tienen religión y los bien educados— piensan que la vida se supone que es libre de dolor. Y cuando no lo es, la culpa es de otra persona (normalmente los padres o los blancos).

Psicoterapeutas incompetentes: Si la mayoría de los psicoterapeutas fueran ineficaces, sus pacientes solo estarían desperdiciando su dinero. Pero muchos no son simplemente ineficaces; hacen daño. Cada vez que hablo con un padre cuyo hijo se niega a comunicarse con él, le pregunto si su hijo ha hablado de este tema con su terapeuta. Casi siempre, la respuesta es afirmativa. Y casi siempre, el terapeuta animó al paciente en su decisión de cortar las relaciones con sus padres.

Ahora, volvamos al artículo de Brooks. Volví a leer lo que los suscriptores del New York Times tenían que decir, esta vez sobre “¿Qué está desgarrando a las familias estadounidenses?”.

Al igual que los lectores del Times que escribieron sobre su orgullo por no convertirse en abuelos —sus hijos habían decidido no tener hijos a causa del cambio climático—, volví a encontrar desvarío entre los lectores del New York Times.

El hecho de que prácticamente ningún lector del Times se haya opuesto —y mucho menos juzgado— a los hijos e hijas que se apartaron de la vida de sus padres ya fue bastante malo. Lo que llevó las respuestas a la categoría de desequilibrio mental fue que muchos lectores realmente explicaron estas decisiones que destrozan la vida culpando al capitalismo, a la pobreza, al expresidente Donald Trump y, lo crean o no, al cambio climático.

De las decenas de ejemplos, he aquí algunos:

Peter, Chicago: “Eso es lo que mejor hace el capitalismo global. La destrucción social”.

Boone, Viejo Oeste: “Mi mujer está distanciada de cuatro de sus cinco hermanos, y se debe totalmente a Trump, al que siguen apoyando, lo que es sencillamente imperdonable. Estoy totalmente de acuerdo”.

Susan T., Brooklyn, Nueva York: “Fox y Trump son los principales motivos de distanciamiento en este momento”.

Mike, Fort Smith, Arkansas: “Trump y Fox News crearon toda una generación de locos con los que nadie puede relacionarse”.

Yog_Sothoth, Estados Unidos: “La pobreza está destrozando a las familias. No es complicado”.

SB, Nueva York: “Si mi madre o mi padre se convirtieran en asesinos, terroristas, (o en) republicanos… ¿seguiría queriendo a mi padre o a mi madre? Aquí la respuesta es bastante incierta”.

Tubbercurry, Estados Unidos: “Por favor, Sr. Brooks, edúquese sobre esta crisis climática”.

GBR, Nueva Inglaterra: “En los últimos años, mi visión de ellos (mis padres) como personas cambió drásticamente. ¿Adivinas qué lo hizo? Sus iniciales son DJT. A veces uno puede tener unos padres cariñosos que te trataron bien, que abogaron por ti, que te dieron oportunidades, ánimos y apoyo… pero que simplemente no son buenas personas cuando se les ve como adultos…”

Thomas Zaslavsky, Binghamton, Nueva York: “¿Qué está destrozando a las familias estadounidenses? La falta de trabajos decentes, o de cualquier trabajo. La correlación es demasiado fuerte para ignorarla”.

RP, California: “El feminismo liberó a las mujeres de la dependencia de los hombres, y lo celebramos… Celebremos que nadie está atado a nadie que le cause dolor”.

Si quiere saber cómo la izquierda ha estropeado las mentes, los corazones y las conciencias de la gente, solo tiene que leer las secciones de comentarios que acompañan a los artículos del New York Times. Luego lea los comentarios que acompañan a los artículos del Wall Street Journal. Puede que no esté de acuerdo con ellos, pero no encontrará nada tan irracional o cruel, y mucho menos desquiciado.

Dennis Prager es un locutor de radio y columnista sindicado a nivel nacional.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de La Gran Época

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS