La respuesta de esta madre cuando su hijo enojado rompe un espejo es elogiada en redes sociales

Por La Gran Época
06 de Febrero de 2019 Actualizado: 07 de Febrero de 2019

Una madre tuvo que tranquilizarse y respirar profundamente después de que su hijo sufriera un ataque de rabia y causara la destrucción de un espejo muy grande. Se sentía con miedo y frustrada, la madre soltera se calmó y abrió su lado compasivo y amoroso. Ella sabía lo que más necesitaba su hijo en ese momento.

Kathleen Fleming cuenta la historia de cómo la rabia de su hijo hizo pedazos el espejo del pasillo en innumerables pedazos de vidrio. Expresó que se sentía asustada y decepcionada.

Kathleen documentó su experiencia en un blog en 2015 y escribió, “Este era mi pasillo. Fue mi hijo quien hizo esto”.


“Me quedé sin aliento cuando mi hijo irrumpió en el baño, frustrado, enojado, harto de sus problemas que son importantes para él.

“Cuando eligió deslizar la puerta del baño, haciendo que el pesado espejo montado en la parte delantera se deslizara fuera de la estructura que lo sujetaba y cayera al suelo, las millones de piezas rotas quedaron reflejando la luz de la tarde”.

Antes de hacer cualquier otra cosa, Kathleen tomó precauciones para asegurarse de que su gato y su perro no pisaran los fragmentos de vidrio. Luego decidió tomar un poco de aire fresco para darse un momento para calmarse y reflexionar sobre toda la situación.

“Caminé hacia el patio trasero y sentí las lágrimas calientes que caían por mi cara. Es increíble lo sola que te puedes sentir como madre soltera en momentos como estos. Me di cuenta de lo asustada y decepcionada que me sentía. ¿De verdad acaba de pasar esto? Sí, esto fue real.

“Mientras me ponía de pie y consideraba si esto era o no una indicación de su desarrollo de carácter, lo oía llorar a través de la ventana que estaba arriba, viniéndome desde el interior del baño”.


Fue entonces cuando Kathleen se dio cuenta de que la destrucción del espejo provocó tantas emociones en su hijo como en ella.

“Aterrorizado”.

“Avergonzado”.

“Preocupado”.

“Asustado”.

“Respira hondo. Esa pequeña y frágil alma te necesita ahora mismo. Necesita lo mejor de ti. Tu mayor compasión. Tu más gentil y firme amor de mamá y tu tranquilidad. Respira más profundamente. Vamos mamá”.

Entró por la puerta principal con cuidado para evitar los numerosos fragmentos de vidrio y se acercó al baño. Al verla, su hijo llorando dijo con remordimiento, “Mamá, nunca lo volveré a hacer, lo siento mucho”.

Kathleen levantó a su hijo, lo sentó en su regazo y vio cómo se acurrucaba. Tanto la madre como el hijo lloraron juntos, sabiendo que lo que más necesitaban era amor.

“Te amo”.

“Estás a salvo”.

“Estoy justo aquí”.

“Lo peor ya pasó”.

“Te tengo a ti”.

“Yo estoy aquí”.

“Te amo.”

La madre le explicó a su hijo lo que es la ira y le enseñó a manejar sus emociones. Aunque no somos conscientes de la edad del niño, según más de 4.000 lectores que reaccionaron en los comentario de abajo, la edad no es un problema.

Darin Ramsey La mejor parte de esta historia es que no puedo decir qué edad tiene. Él podría tener siete, él podría tener diecisiete años, Nada cambia con mamá.

Después esta gran lección de vida, mamá e hijo limpiaron el pasillo juntos, barrieron y aspiraron junto, en silencio y en paz.

“A veces las cosas se rompen. A veces las rompemos. No es la ruptura lo que importa, el cómo o el por qué. Lo que importa es cómo elegimos responder a la ruptura. ¿Nos hace mal? ¿Nos lanza a una espiral descendente de culpa y castigo?” “O ¿nos ayuda a recordar cómo se debe amar más profundamente? ¿Nos empuja a la compasión a la “rectitud” y a superar el obstáculo de sentir “injusticia” en el corazón?”

“Sí. AMOR”.

La publicación obtuvo mucho apoyo por su maravilloso método de crianza.

 

TE RECOMENDAMOS