Madre e hija acosadas por 6 hombres son ignoradas: solo él se atrevió e hizo algo al respecto

Por La Gran Época
06 de Febrero de 2019 Actualizado: 09 de Febrero de 2019

El acoso sexual ocurre todos los días en el mundo, independientemente de la edad de la víctima. Sin embargo, no todos los testigos están dispuestos a dar un paso adelante para ayudar, especialmente si la situación parece peligrosa. Afortunadamente para una madre y su hija, un joven acudió en su ayuda cuando vio que estaban rodeadas por seis hombres grandes.

En noviembre del 2017, Andreas Neuman, de Suecia, estaba esperando en un andén de un tren público para volver a casa cuando vio una escena inquietante: dos mujeres rodeadas y acosadas por seis hombres.

Andreas, que acababa de terminar un partido de hockey, se dio cuenta que los hombres habían formado un círculo cerrado alrededor de una madre y su hija de 15 años, y podía ver que las dos mujeres se estaban sintiendo incómodas.

“Cuando las mujeres trataron de salir, los muchachos las empujaron de nuevo”, dijo al periódico sueco Arbetarbladet.

Andreas, entonces vio a los hombres haciendo avances no deseados: un hombre enrolló un periódico y golpeó a las mujeres en el trasero. Al ver esto, Andreas se puso furioso y supo que tenía que hacer algo a pesar que le superaban en número.

Imagen ilustrativa – (Crédito: Pexels/Pixabay)

“Corrí hacia ellos y fui abordado en el cuadrilátero”, recordó Andreas. “Las cosas se complicaron y me caí al suelo con uno de los chicos. Entonces todos se fueron corriendo”.

Fue un momento difícil. Y aunque los seis hombres eran más grandes que Andreas, eso no le impidió hacer lo correcto. Afortunadamente, todo salió bien y nadie resultó gravemente herido.

Aunque Andreas logró salvar a las dos mujeres, se sorprendió y se molestó de que otros transeúntes no intervinieran para ayudar.

“Creo que fue asqueroso que la gente no intervenga”, dijo.

Andreas tiene razón. No es raro escuchar de extraños que observan sin hacer nada mientras alguien es acosado o intimidado. Tal vez piensan “no es asunto mío”.

Pero, ¿y si la situación cambiara y tú fueras el que tuviera problemas? ¿No esperarías que un buen samaritano interviniera también? Ahora hay algo para pensar.

¿Te gustó este artículo?

Entonces, te pedimos un pequeño favor. Compártelo en tus redes sociales, apoya al periodismo independiente y contribuye a que tus amigos se enteren de las noticias, información e historias más interesantes. Tardarás menos de un minuto. ¡Muchas gracias!

Conoce el conmovedor discurso de una madrastra a su nuevo hijastro

 

TE RECOMENDAMOS