¿Qué hay detrás del aumento dramático en el suicidio de adolescentes?

Un psiquiatra infantil comparte ideas obtenidas de su trabajo con niños y adolescentes que han contemplado el suicidio.
Por CONAN MILNER, EPOCH TIMES
11 de Enero de 2020 Actualizado: 11 de Enero de 2020

La vida es difícil, pero la transición de niño a adolescente puede ser especialmente difícil. Para un número creciente de jóvenes, el proceso es tan insoportable que hacen lo impensable.

Según un informe de octubre de 2019 de los Centros para el Control de Enfermedades (CDC- Centers for Disease Control and Prevention ), la tasa de suicidios entre los niños de EE. UU. de 10 a 14 años de edad, casi se triplicó entre 2007 y 2017. La tasa de suicidios entre los adolescentes mayores (de 15 a 19 años) también aumentó en 76 por ciento.

El informe no trata de explicar estas cifras. Pero a medida que el número de jóvenes que se suicidan aumenta constantemente durante una década, no puede evitar preguntarse por qué.

El Dr. Suvrat Bhargave, un psiquiatra certificado por la junta que se especializa en psiquiatría infantil y adolescente, señala varios factores que contribuyen. Bhargave se siente triste por las estadísticas de los CDC, pero no está sorprendido por ellas. Muchos de los niños que vienen a su oficina sufren de ansiedad extrema y rabia incontrolada, y enfrentan presiones y circunstancias desconocidas para las generaciones anteriores. Bhargave describe algunos de estos casos en su nuevo libro, “A Moment Of Insight“.

La gente siempre ha luchado con los demonios internos, pero ¿por qué hoy sucumben más a ellos? Aunque puede ser difícil contemplar una tendencia tan devastadora, Bhargave cree que es nuestro deber abordarla e intentar solucionarla.

“Si nosotros, como padres, recibiéramos cifras tan aterradoras por el aumento de las muertes por alguna super-infección, declararíamos que esto es una crisis y exigiríamos que se investigue de manera más contundente”, dijo Bhargave.

La Gran Época habló con Bhargave para entender por qué los niños se suicidan y qué se puede hacer para cambiar este pensamiento.

Dr.B
Dr. Suvrat Bhargave, psiquiatra certificado por la junta especializada en psiquiatría infantil y adolescente. (cortesía del Dr. Bhargave)

La Gran Época: Cuando leí las estadísticas de los CDC, mi primer pensamiento fue: “¿Qué ha sucedido para que tantos niños tomen este camino?”

Dr. Suvrat Bhargave: Creo que lo que hace que los números sean impactantes, confusos y decepcionantes es que no tenemos una respuesta para esa pregunta. El suicidio siempre ha sido un acto y una condición compleja multifactorial. Pero ahora, más que nunca, tenemos que observar una amplia gama de factores.

Uno es el aumento de la depresión y las enfermedades mentales en adolescentes y niños. Es un factor muy real que puede contribuir al suicidio.

También hay más estrés en general en la vida de los niños. Dentro de sus familias y hogares, hay más estrés. Dentro de las escuelas, hay más estrés. En su círculo social, también sienten más presión. Eso contribuye a esto.

La fuerte conexión con la comunidad brinda a los niños una sensación de apoyo que los protege contra el suicidio, pero tenemos un ambiente más divisivo en general en el que estamos viviendo en este momento. Cuando tienes un ambiente que es más enojado y más divisivo, con expresiones más fuertes de frustración, eso definitivamente afecta a los niños. También hay problemas continuos con el abuso y la negligencia infantil. Un niño que está siendo maltratado en casa tiene más probabilidades de terminar lastimándose. Sabemos que ese es el caso.

Otro factor tiene que ser, su mayor exposición a la violencia en general. Eso afecta a los niños y cómo reaccionan a las cosas. Creo que también debe tener en cuenta su acceso a las armas de fuego. Cada vez más, lo que usan para suicidarse son armas de fuego y tienen más acceso a ellas.

También hay un aumento en el consumo de drogas, que incluye opioides y otras drogas. En los viejos tiempos, era marihuana y alcohol. Hoy en día, hay muchos niños que tienen más acceso a medicamentos: analgésicos de las habitaciones de sus padres y otros lugares. Lo están intentando. Y es algo de lo que debemos hablar con los niños porque es parte de su realidad.

También hay más visibilidad del suicidio en los medios y en línea. Cuando estábamos creciendo, el suicidio era algo que estaba ahí afuera y que no podía afectarnos en nuestros propios hogares y comunidades. Ahora, la comunidad mundial es más pequeña. Tenemos más presencia en los medios y en línea.

La Gran Época: Usted mencionó la necesidad de una conexión comunitaria. Con las redes sociales, parece que ahora estamos más conectados que nunca. ¿Qué tipo de conexión necesitan los niños y por qué no se cumple?

Dr. Bhargave: Pensaría que con todas estas plataformas que tenemos disponibles deberíamos estar más conectados que nunca.

Tienen más exposición a los comentarios negativos, más exposición al acoso cibernético, así como su sentido de estar apegado a tener suficientes “me gusta”. Todo eso es parte del problema.

Otra cosa es que tenemos todos los avances de las redes sociales pudiendo conectarnos a través de todo el mundo, pero el hecho es que las relaciones más enriquecedoras y satisfactorias en nuestras vidas son las que vienen en persona, en las interacciones uno a uno.

Para muchos niños, debido a que tienen alguna forma de interactuar en sus dispositivos, ya sea enviando mensajes de texto o en las redes sociales, no están dando tanta importancia a las conexiones de la vida real. Y esos son los que nos enriquecen más emocionalmente.

La Gran Época: Parece que las redes sociales están perjudicando la necesidad de conexión de los niños en lugar de ayudarla.

Dr. Bhargave: Solo la palabra amigo se ha diluido. Cuando habla de cuántos amigos tiene, los niños piensan en la cantidad en su página de Instagram o Facebook, no en la forma en que solíamos pensar en tener amigos.

Me encuentro en la práctica teniendo que redefinir lo que significa ser socialmente exitoso. Porque muchas veces los niños piensan que entre más amigos tienes en las redes sociales esta es una indicación de cuántos amigos tienes socialmente. Pero cuando hablo de amigos, me refiero a las relaciones que se nutren mutuamente, se respetan mutuamente. Tenemos éxito social cuando tenemos dos o cuatro amigos realmente buenos desde ese punto de vista.

Muchos niños no tienen eso. No está en su concepto de lo que significa estar conectado.

Cuando habla de tener una red social o una comunidad que lo apoye, le da un sentido de pertenencia. Si en algún momento no se siente lo suficientemente bien o se siente desesperado, hay otras personas a su alrededor que lo animarán. Sin ese tipo de comunidad, es más probable que los niños, en ese momento, decidan que no hay salida. Y el suicidio realmente es sobre el momento. La mayoría de los niños que contemplan e intentan suicidarse están reaccionando en el momento ante la sensación de que no hay otra salida. Tenemos que apoyarnos unos a otros expresando empatía, mostrando preocupación y teniendo un sentido de comunidad.

La Gran Época: La amistad parece una idea tan atemporal. ¿Realmente hemos crecido tan afuera del contacto con otros de lo que necesitamos en una conexión personal genuina?

Dr. Bhargave: He tenido jóvenes en los últimos dos años hablando sobre las relaciones que tienen con novias y novios que conocieron en línea. Y cuanto más hablamos, descubro que en realidad nunca se conocieron. Pero consideran que estas relaciones son lo suficientemente íntimas como para llamarlas su pareja. Tal vez damos por sentado que los niños aprenderán esto, pero ya no podemos hacerlo. Tenemos que volver a lo que es la verdadera conexión y la verdadera amistad, y cuál es su valor. Hay algo muy diferente de esa experiencia que simplemente conectarse en línea.

La Gran Época: Usted mencionó la exposición a la violencia como un factor que contribuye al suicidio. Los niños deben saber que los videojuegos y las películas son diferentes de la vida real. ¿Cómo influye esto?

Dr. Bhargave: Hay desensibilización con exposición a la violencia. Creo que los videojuegos son parte de eso. Los medios e internet son parte de eso. Al alcance de su mano, hay muchas cosas que ven ahora a las que nunca fuimos expuestos. Lo que ven son opciones para ellos. La forma en que responden por impulso se ve afectada por la exposición.

Tomemos por ejemplo un niño impulsivo, como lo son muchos niños. Si sabe que tiene un hijo impulsivo, debe tener especial cuidado con su exposición a la violencia. Si un niño impulsivo se enoja y su primer pensamiento es golpear el cuerpo de su hermano menor, entonces, ¿cómo puede argumentarse que a lo que estuvo expuesto no afectó de alguna manera su decisión en ese momento?

En retrospectiva, el niño impulsivo ciertamente puede reflexionar, expresar remordimiento y pensar en otras formas de manejarlo. Pero para muchos niños, su primer pensamiento es con el qué actúan. Y en el caso del suicidio, puede que no haya una segunda oportunidad. Es posible que luego no pueda reflexionar y pensar cómo debería haber hecho mejor otra cosa. Las influencias en la vida de los niños siempre han sido importantes, pero en este momento, los tipos de influencias que tienen, y las fuentes para ellos son mucho más variadas.

La Gran Época: Usted dice que los padres no toman las estadísticas de suicidio de los CDC tan en serio como lo harían con una epidemia de infección. ¿Por qué cree que dudamos tanto en aceptar esto?

Dr. Bhargave: Hay algunos mitos que provienen del miedo. Un ejemplo es que si habla de suicidio con niños, será más probable que lo cometa. O si hablamos de lo que significa estar deprimido y ansioso, entonces ellos se deprimirán y se inquietarán. Esos realmente son mitos. No hay validez en eso. Pero viene del miedo.

Entiendo que como padre y alguien que trabaja con niños, siempre hay un poco de temor al hablar sobre temas difíciles con los niños. Pero la realidad es que los niños están expuestos y están tomando conciencia de estos temas difíciles. Entonces, si no somos nosotros los que hablamos de eso, no sabemos de dónde obtienen su información, y no sabemos qué soluciones se les ofrece o qué se les anima a pensar.

Los adultos deben hablar abiertamente con los niños sobre su bienestar emocional y su salud mental. Estas son cosas de las que deberíamos hablar tanto como los factores que afectan nuestro bienestar físico. Hablamos con los niños todo el tiempo para asegurarnos de que duerman lo suficiente y coman bien porque son temas muy importantes. Entonces, ¿por qué rehuimos el bienestar emocional? Este debería ser tanto un tema para hablar con ellos como el bienestar físico.

Necesitamos tener discusiones abiertas sobre el desarrollo emocional y las habilidades sociales, y debemos intervenir antes, ya sea en la escuela o dentro de las familias. Necesitamos tener discusiones sobre el fomento de la empatía, por ejemplo, y ayudar a los niños a desarrollar sus habilidades emocionales. Necesitamos ayudarlos a identificar lo que sienten y cómo expresar cada una de esas emociones.

Muchas veces los niños tienden a agrupar las emociones en dos categorías: se sienten bien o mal. Las emociones son mucho más específicas, pero si no les damos a los niños el vocabulario, pueden agrupar todas las emociones. La ira no se expresa como se expresa la tristeza, el miedo o la vergüenza. Tenemos que darles a los niños formas de expresarse de manera apropiada y precisa para que no solo les pese.

Cuando les pregunto a los niños sobre las diferentes formas en que pueden describir sus estados de ánimo y les cuesta mucho hacerlo, les digo que saquen su teléfono y echen un vistazo a todos los emojis de caras. Si solo hubiera dos emociones, buenas o malas, solo habría dos caras.

Es solo una forma de mostrarles visualmente que las emociones tienen una complejidad y, sin embargo, vale la pena expresar específicamente lo que sientes para que no se acumule.

Un grupo de adolescentes revisa sus teléfonos inteligentes afuera del Museo de Historia Natural en Washington el 8 de abril de 2015. (NICHOLAS KAMM/AFP a través de Getty Images)

La Gran Época: Dado que vivimos en tiempos tan polarizados, la inclusión no es un mensaje que escuchamos con demasiada frecuencia.

Dr. Bhargave: Esa es una tendencia que debemos abordar de frente, porque nos dirigimos en una dirección en la que expresamos nuestras diferencias mucho más de lo que nos enfocamos en las cosas que nos hacen similares. Con todas las cosas que nos dividen, no hay nada que usted haya sentido que yo no haya sentido. Un lugar en común son nuestros estados emocionales. Todos nos hemos sentido tristes, enojados, avergonzados, decepcionados o felices en algún momento de nuestras vidas. Esa es una base desde la cual podemos encontrar otros lugares comunes entre nosotros. No creo que tengamos suficientes debates en un sentido más amplio que nos haga a todos más parecidos, incluso en nuestros propios hogares.

La Gran Época: ¿Hay señales claras de advertencia de que un niño necesita ayuda y no se las arregla bien con la vida?

Dr. Bhargave: Definitivamente hay señales de advertencia de los niños que están pasando por un momento difícil. Si bien es posible que no podamos identificar exactamente qué niño está construyendo la idea de que ya no pertenece aquí y quiere morir, ciertamente podemos intervenir temprano con el niño que se siente excluido, abrumado, desanimado o incluso el niño que está siendo más irritable y actuando de más.

Cuando hablamos de trastornos del estado de ánimo en los niños, descubrimos que no siempre lo experimentan de la manera en que lo hacen los adultos. Cuando uso la palabra depresión, la gente piensa en la tristeza, pero el síntoma número uno en la depresión adolescente es la irritabilidad. Entonces, cuando descubres que tu hijo se irrita y se frustra fácilmente con el interior y el exterior, es una señal de que debemos preguntarle: “¿Estás bien?”

Preguntar como está, es algo que creo que no hacemos suficientemente el uno con el otro. No toma mucho tiempo preguntar “¿Cómo estás realmente? Últimamente he notado que has estado más ensimismado y pareces más frustrado. He notado que te quedas más en tu habitación”. Comience la conversación. Consulte con su hijo regularmente y periódicamente. Como mentores en la vida de los niños, es algo en lo que animo a los adultos a pensar.

La Gran Época: ¿Cuál es la mejor manera de acercarse a los niños que podrían estar luchando interiormente? ¿Y qué enfoques debemos evitar?

Dr. Bhargave: Ponerse en una posición en la que le está diciendo a otra persona cómo se siente requiere un cierto grado de vulnerabilidad. Deberíamos modelar para los niños lo que significa ser vulnerable, lo que significa estar en contacto con nuestros propios sentimientos, y eso es cierto para hombres y mujeres. Tenemos que informarles a las niñas y los niños que está bien hablar con personas cercanas a ellos acerca de cómo se sienten. Las ideas culturales de que los niños de verdad no lloran, o que las señoritas solo deben comportarse de cierta manera: vamos a tener que desafiar esos estereotipos porque ya no sirve para nuestros hijos.

Muéstreles que no es tabú. Tenga estas discusiones regularmente en la mesa de la cocina. Hágales saber que está bien hablar si tienen dificultades con cualquier cosa que puedan estar pensando o sintiendo. Tenemos que crear un espacio donde esté bien hacerlo.

Muchas veces los padres me dicen: “¿Cómo puedo tener ‘la conversación’ con mi hijo?” Bueno, cualquier cosa que sea “la conversación”, en ese mismo instante suena inquietante e incómodo. Pero si estas son solo una serie de conversaciones que estamos teniendo con nuestros hijos, entonces esto es solo lo que ellos saben.

Hay puntos de crisis en los que tiene que tener una discusión. Todas las comunidades se han visto afectadas por el suicidio en algún momento, y lo que encuentro dentro de mi pequeña comunidad donde hay otro caso desafortunado de una persona joven que se quita la vida, es cuando todos se preguntan cómo hablar de esto. Pero en realidad se trata más de tener una serie de discusiones desde el momento en que son jóvenes hasta el final, para asegurarse de que se priorice el bienestar emocional. Eso es lo importante.

La Gran Época: ¿Qué lleva a los niños al suicidio?

Dr. Bhargave: Muchos niños tienen una acumulación de la forma en que se sienten. Hay experiencias, por ejemplo, ser intimidado, o tener una discusión con un amigo, decepcionar a un maestro al no obtener buenos resultados en un examen o meterse en problemas con los padres por algo que hicieron.

Todas estas cosas pueden parecer cosas cotidianas que suceden con los niños, pero si tiene un niño que ya se siente desanimado, no se siente lo suficientemente bien o tiene un bajo sentido de sí mismo, entonces pensamos en estas cosas como parte de la infancia normal, en realidad son mucho más grandes para ese niño.

Pero el suicidio, el acto de quitarse la vida, es un momento en el que simplemente no se puede ver una salida. He hablado con niños que han tenido tendencias suicidas e intentan describir cómo fue en ese momento, y simplemente no ven ninguna razón para seguir adelante. Afortunadamente, la mayoría de las personas que han tenido pensamientos suicidas eventualmente piensan en algo a lo que pueden aferrarse. Podría ser que terminar con su vida afectaría mucho a sus padres. Un joven me dijo ayer que fue por un gato. Su gato entró en la habitación, y esa fue la razón por la que dejó de pensar en ello.

Esperas que haya algo en su mente que les dé un sentido de pertenencia, propósito y esperanza. Al final del día, la esperanza es lo que nos mantiene a todos activos cuando cualquiera de nosotros está pasando por un momento difícil. Pero si está teniendo un momento en el que no puede pensar en tener esperanzas, ahí es donde la gente se ha quitado la vida.

La esperanza para mí es simplemente la posibilidad de que haya algo bueno. Cuando está muy deprimido y tiene circunstancias en su vida que le siguen diciendo que no hay nada por lo que vivir, a veces es muy, muy difícil encontrar esperanza.

Cuando se sienta triste, deprimido y sin esperanza, comuníquese con alguien. Sé que a veces es lo más difícil de hacer en esos momentos, pero es lo más importante. Contacte a un amigo, adulto o mentor. Si no puede pensar en alguien en su vida que conozca, a veces es mejor comunicarse con alguien anónimo que cree que no podrá juzgarlo. En ese caso, comuníquese con la línea directa de prevención de suicidios: 1800-273-TALK (8255).

Pero solo comuníquese. Si no puede pensar en una razón para continuar, deja que alguien más le ayude.

Sigue a Conan en Twitter: @ConanMilner

*****

Puede interesarle:

El lupus la tenía al borde del suicidio, pero tres palabras cambiaron su vida para siempre

TE RECOMENDAMOS