¿Qué ocurrió entre bastidores en el caso Meng Wanzhou?

Análisis del misterio que rodea la resolución del caso de Meng y la liberación inmediata de los canadienses encarcelados
Por Omid Ghoreishi
28 de Septiembre de 2021 2:14 PM Actualizado: 28 de Septiembre de 2021 2:14 PM

Análisis de noticias

Cuando los “dos Michaels” partieron de China hacia Canadá en la noche del 24 de septiembre, no solo sus familias, sino millones de canadienses, se sintieron aliviados de tener finalmente a los hombres a salvo en casa.

Además de eso, se sabe muy poco sobre los hechos que rodean la decisión del Departamento de Justicia de Estados Unidos (DOJ) de permitir que la directora financiera de Huawei, Meng Wanzhou, evitara la extradición y un juicio penal y se librara con un acuerdo de enjuiciamiento diferido (DPA), que terminó con Meng y los canadienses Michael Kovrig y Michael Spavor regresando a sus respectivos países casi al mismo tiempo.

“Hay tantos intereses diferentes involucrados, desde la seguridad nacional hasta las altas finanzas, pasando por consideraciones geopolíticas, que si tratas de averiguar lo que pasó es como caminar en una niebla espesa en la que no puedes ver más que un centímetro delante de tu nariz”, dijo en una entrevista Marc Ruskin, un veterano de 27 años del FBI.

El ex diplomático Michael Kovrig abraza a su esposa Vina Nadjibulla a su llegada al Aeropuerto Internacional Pearson de Toronto el 25 de septiembre de 2021. (DND-MDN Canadá/Capitán Justin Dreimanis)

Algunas preguntas sobre las que cabe reflexionar son si el DPA funcionó sobre todo en beneficio de Meng y de China; si hubo influencia política en el caso legal de Meng; si hubo negociaciones entre bastidores; y qué es lo que las diferentes partes tomaron como un éxito al final de la saga, además del obvio final feliz para los dos ciudadanos canadienses que habían sido detenidos arbitrariamente en China desde diciembre de 2018.

DPA de Meng

Meng fue detenida en Vancouver el 1 de diciembre de 2018, por una solicitud de extradición de Estados Unidos, y fue acusada de fraude por supuestamente mentir a otra organización sobre los negocios de Huawei con Irán, lo que llevó a esa organización a violar las sanciones de Estados Unidos sobre Irán. Días después, Kovrig y Spavor fueron detenidos en China, con la medida ampliamente vista como un caso de “diplomacia de rehenes” de Beijing para presionar a Canadá para liberar a Meng.

Meng es la hija del fundador de Huawei, Ren Zhengfei, un antiguo oficial del Ejército Popular de Liberación de China. Huawei, que declaró 137,000 millones de dólares de ingresos en 2020, es una empresa de telecomunicaciones con profundas conexiones con el Partido Comunista Chino (PCCh).

En virtud de su acuerdo de colaboración con los fiscales estadounidenses, firmado el 24 de septiembre, Meng podía declararse inocente, pero tenía que aceptar los cargos que se le imputaban, tal y como se detallaba en un documento de exposición de los hechos. Ese mismo día, un tribunal canadiense retiró las condiciones de su fianza, permitiéndole volar de vuelta a China.

No está claro qué motivó al Departamento de Justicia a ofrecer a Meng un DPA. La agencia declinó hacer comentarios para este artículo.

Algunos de los posibles motivos válidos podrían ser la incertidumbre sobre si se permitiría su extradición desde Canadá, así como la oportunidad de utilizar el DPA para ir tras objetivos más grandes para futuros procesos penales.

Sin embargo, los detalles que rodean el caso hacen que estas posibilidades sean poco probables.

El proceso de extradición de Meng en Canadá se acercaba a la etapa final este año, y la jueza que preside el caso dijo que fijaría una fecha para anunciar su decisión sobre si Meng debería ser extraditada a Estados Unidos en octubre.

Louis Huang de Vancouver Freedom and Democracy for China, tiene fotos de los canadienses Michael Spavor y Michael Kovrig, que fueron detenidos por China, fuera de la Corte Suprema de la Columbia Británica, en Vancouver, el 6 de marzo de 2019, mientras la Directora Financiera de Huawei, Meng Wanzhou, comparece ante el tribunal. (Jason Redmond/AFP vía Getty Images)

Según el abogado penalista Ari Goldkind, con sede en Toronto, el caso de extradición contra Meng parecía sólido.

“Ella admitió la totalidad del caso de Estados Unidos [en el DPA], admitió su culpabilidad y firmó un acuerdo a tal efecto”, dijo Goldkind a The Epoch Times.

“Por lo tanto, la extradición en Canadá fue hermética, se llevó a cabo correctamente de acuerdo con el estado de derecho, por lo que lo que ocurrió [el 24 de septiembre] es una vergüenza en muchos sentidos”.

Calvin Chrustie, un veterano de 33 años de la RCMP que ha trabajado en complejas investigaciones sobre el crimen organizado transnacional, dice que en su experiencia, si alguien es retenido en un caso de extradición tanto tiempo como lo fue Meng, habría pruebas sustantivas para apoyar la extradición.

“De lo contrario, en los tribunales canadienses sería casi inédito que alguien fuera detenido tanto tiempo (…) si no hubiera pruebas significativas para apoyar la extradición”, dice Chrustie, que ahora dirige la empresa de consultoría de seguridad y riesgo Critical Risk Team.

Según la ley de extradición de Canadá, la decisión final sobre si una persona debe ser extraditada corresponde al ministro de Justicia, incluso si un tribunal dictamina que la persona debe ser extraditada. En el caso de Meng, el ministro y el gobierno canadiense dijeron en todo momento que la cuestión se decidiría según el estado de derecho y se negaron a intervenir.

Ruskin, ahora profesor adjunto en el John Jay College y colaborador de Epoch Times, dice que los DPA no son tan comunes, pero no son desconocidos en los casos de delitos de cuello blanco. Afirma que suelen utilizarse para perseguir objetivos más importantes de la acción penal.

Por ejemplo, explica, el DOJ podría querer utilizar la declaración de hechos firmada que podría implicar a Huawei en un futuro caso contra el gigante chino de las telecomunicaciones. Pero eso requeriría la presencia de Meng en futuros casos judiciales contra Huawei, lo que no es probable que ocurra si se queda en China, dice.

Steven Surowitz, otro veterano del FBI, está de acuerdo.

“El abogado defensor de la empresa se opondría [si] ella no está allí, porque no pueden interrogar a un pedazo de papel”, dice Surowitz, ex jefe de la división de abogados del FBI en Newark, y ahora presidente de la empresa de consultoría SHS Solutions.

Además, el DPA de Meng no estipula que deba testificar en futuros casos contra otros.

Caso legal y política

El abogado Goldkind está convencido de que, a pesar de los desmentidos de los funcionarios estadounidenses y canadienses, la decisión de ofrecer a Meng un DPA estuvo influenciada por la política.

“Hay muy poco de legal en esto”, dijo. “Todo es político”.

El asunto de los DPA y la influencia política está fresco en la memoria de los canadienses, después de un escándalo que le costó al primer ministro Justin Trudeau uno de sus miembros de gabinete de más alto perfil y un hallazgo de violaciones de ética. Según un informe de 2019 del comisionado de ética, Trudeau violó la ley de conflicto de intereses cuando presionó a su entonces fiscal general, Jody Wilson-Raybould, para que detuviera la persecución penal de la empresa SNC-Lavalin, con sede en Montreal, y en su lugar buscara un DPA. Wilson-Raybould dimitió del gabinete en señal de protesta y más tarde fue expulsada de la asamblea.

Surowitz afirma que una intervención política de este tipo en Estados Unidos tampoco sería ética, aunque la politización de los casos legales sí se produce.

El sello del Departamento de Justicia. (Samira Bouaou/The Epoch Times)

“No se consideraría aceptable que un político influyera sobre el fiscal general”, dice. “Por desgracia, estas cosas han ocurrido en nuestro país”.

Ruskin denuncia la misma tendencia en el FBI y en el Departamento de Justicia.

“La realidad es que en los últimos años se han vuelto menos objetivos y más sujetos a la influencia política”, dice. “En lo que respecta a los agentes de campo, creo que siguen siendo objetivos y neutrales, pero ha habido una especie de cambio radical en el Buró con la alta dirección”.

La Casa Blanca se mantiene firme en que no hubo ninguna relación entre el acuerdo de Meng con el DOJ y la liberación de Kovrig y Spavor.

“Tenemos un Departamento de Justicia independiente. No podemos determinar cómo los chinos u otros gestionan sus negocios allí”, dijo la secretaria de prensa de la Casa Blanca, Jen Psaki, el 27 de septiembre. “Al mismo tiempo, no hemos ocultado nuestra presión para que los dos Michaels sean liberados. Eso es ciertamente una noticia positiva y una buena noticia”.

Psaki confirmó que durante una llamada del 9 de septiembre entre el líder chino Xi Jinping y el presidente estadounidense Joe Biden, Xi sacó el tema del caso de Meng, y Biden presionó para la liberación de Kovrig y Spavor, pero dijo que “no hubo ninguna negociación al respecto”.

Añadió que no tiene información sobre si Biden estaba al tanto de las negociaciones entre los abogados de Meng y el Departamento de Justicia.

La embajadora de Canadá en Estados Unidos, Kirsten Hillman, dice igualmente que la oferta del DOJ de un DPA fue independiente de la liberación de los dos canadienses.

“El DPA y la resolución de los cargos contra la señora Meng fue un proceso completamente independiente”, dijo Hillman a CTV el 26 de septiembre.

Añadió que cuando la resolución de Meng “se dirigía hacia el éxito… el gobierno chino tomó su decisión, y su decisión fue que ya no le interesaba seguir reteniendo a los Michaels”.

Atribuyó a la “presión de Canadá, de nuestros aliados en todo el mundo” la decisión del régimen chino de liberar a Kovrig y Spavor.

“Extremadamente complejo”

Chrustie dice que en un caso como el de Meng, no es posible apartar el caso legal “del contexto del conflicto geopolítico más amplio”.

“Me imagino que las negociaciones y las vías de resolución fueron, en múltiples niveles, extremadamente complejas y no es probable que haya una sola vía de negociación. Habría una mesa de negociación, y múltiples negociaciones que tendrían lugar fuera de la mesa en contextos discretos”, dijo.

El líder chino Xi Jinping (R) es mostrado alrededor de las oficinas del gigante chino de telecomunicaciones Huawei por su presidente y fundador Ren Zhengfei en Londres, Inglaterra, durante la visita de estado de Xi al Reino Unido el 21 de octubre de 2015. (Matthew Lloyd/AFP vía Getty Images)

Añade que siempre que el derecho penal se cruza con el derecho internacional —por ejemplo, en los casos en los que está implicada la extradición— el proceso se vuelve más propenso a ser impactado por la influencia externa.

“En un caso penal es más difícil que haya influencias externas. Pero cuando se entra en el ámbito internacional, en la geopolítica, es más probable [que haya influencias externas]”.

Confianza en el sistema legal

Sheng Xue, activista y escritora chino-canadiense, dice que los gobiernos de Estados Unidos y Canadá deberían ser transparentes sobre “lo que ocurrió entre bastidores”.

“Es muy triste. Veo que mucha gente dice ahora que el sistema legal no es de fiar ni siquiera en Estados Unidos o Canadá, y que podría estar influenciado por los poderes políticos”, dijo en una entrevista. “Esto es un desastre”.

Sheng dice que el resultado de lo ocurrido permitió al PCCh salirse con la suya con su “diplomacia de rehenes”, ya que liberó a Kovrig y Spavor inmediatamente después de que Meng fuera liberada, disipando cualquier ilusión de que su detención arbitraria de los dos canadienses no fuera una represalia por el arresto de Meng.

“El PCCh es ahora muy arrogante”, dijo.

Conclusión

En opinión de Sheng, los únicos ganadores, además de los dos canadienses liberados, son los líderes de los tres países: Xi Jinping, por traer de vuelta a la ejecutiva de la empresa joya de la corona china; Trudeau, por atribuirse el mérito de la liberación de los canadienses; y Biden, que también se atribuye el mérito y que, según ella, ha seguido un enfoque blando con el PCCh.

El primer ministro canadiense, Justin Trudeau (izq.), y el presidente estadounidense, Joe Biden, caminan por el paseo marítimo durante la cumbre del G7 en Carbis Bay, Cornualles, suroeste de Inglaterra, el 11 de junio de 2021. (Phil Noble/POOL/AFP vía Getty Images)

Pero no fueron los pueblos de estos países los que se beneficiaron de lo ocurrido y de la “diplomacia de rehenes” de China, dice, y señala que al final, ni siquiera Meng salió ganando.

“Meng es ahora inútil para el PCCh tras su detención. El PCCh la quería tanto porque no quería permitirle hablar libremente en el mundo libre”, dijo.

Goldkind dice que aunque es una gran noticia que Kovrig y Spavor estén de vuelta a casa, el mundo ha visto “a dos gobiernos del mundo occidental negociar con secuestradores”.

“Desde el punto de vista del Estado de Derecho e incluso de la diplomacia, todo esto me parece una completa vergüenza”, dijo.

Para Chrustie, todo conflicto ofrece “enormes oportunidades”, y éste no es una excepción. Dice que la forma en que Beijing se ha comportado a lo largo del caso Meng ha mostrado mejor al mundo “la amenaza que supone China”.

Y lo que es más importante, añade, el caso ha dejado claro “cómo las democracias occidentales tienen ahora que confiar más en los demás, no solo en el mundo de la seguridad y la inteligencia, sino en el mundo económico, financiero y comercial”.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.