¿Qué produce una tormenta geomagnética?

07 de Septiembre de 2017 Actualizado: 07 de Septiembre de 2017

“Una tormenta geomagnética es una perturbación importante de la magnetosfera /parte de la atmósfera de la Tierra que ocurre cuando hay un mayor intercambio de energía entre el viento solar con el entorno espacial que rodea a la Tierra”, destaca el equipo de la Administración Oceanográfica y Atmosférica (NOAA).

Estas tormentas producen cambios importantes a nivel de la magnetosfera de la Tierra, en cuanto a sus campos de energía, sus corrientes de partícula y la presencia de plasma.

Tormenta geomagnética, onda hacia la Tierra.

Como el Sol no está fijo, está rotando, y también la Tierra rota frente al Sol, esto dificulta el cálculo y el pronóstico del peligro.

“Las condiciones del viento solar que son efectivas para crear tormentas geomagnéticas son sostenidas (durante varias a muchas horas) por períodos de viento solar que llega a alta velocidad, y lo más importante, -aclara NOAA- es una específica dirección del viento dirigido hacia el sur (frente a la dirección del campo de la Tierra) de la magnetosfera”.

“Esta condición es efectiva para transferir energía del viento solar a la magnetosfera de la Tierra”, concluye el equipo de clima espacial..

Tormenta solar, ¿cuánto demora en causar una tormenta geomagnética?

Un eyección de masa coronal durante una tormenta solar puede enviar “un billón de toneladas de plasma solar a la Tierra”, y dependiendo de la velocidad de expulsión estas particular tardan un par de días en llegar y producir la Tormenta geomagnética.

Tormentas más poderosas hacen que tarde solo 18 horas en llegar al choque con el campo magnético de la tierra.

Otras causas de tormenta geomagnética

Otra causa de tormenta geomagnética es la llegada de un viento solar de alta velocidad apodado HSS. En general producen tormentas de clase G1 y G2.

También se puede producir una tormenta geomagnética por un sobrecalentamiento de la ionosfera y de la termosfera que es la parte superior de la atmósfera, e incluso por cambios locales en los cinturones de radiación que rodean la Tierra.

Tormenta solar del 6 de septiembre de 2017 clase X9 (SOHO)

Manchas solares

La expulsión de partículas del Sol se genera desde regiones activas, que se observan desde la Tierra como manchas solares oscuras. Cuando las manchas tienen poderosa actividad magnética pueden desencadenar llamaradas solares de rayos X, bloqueos de ondas de radio, tormentas de radiación solar y eyección de masa coronal (CME), con la posible tormenta geomagnética horas más tarde.

Auroras

Aurora boreal y meteoritos de la noche del 20 de diciembre de 2016 desde Fairbanks, Alaska. Foto de Sacha Layos publicada en Space Weather Gallery
Aurora boreal y meteoritos de la noche del 20 de diciembre de 2016 desde Fairbanks, Alaska. Foto de Sacha Layos publicada en Space Weather Gallery

Lo más esperado sin duda de las tormentas geomagnéticas no es ver los desastres que puede provocar, sino las hermosas auroras.

Las auroras son causadas por las ráfagas de viento solar, cuyas partículas cargadas llegan sobre los polos, “iluminando la atmósfera donde golpean. La física es similar a lo que sucede en el tubo de imagen de un televisor de color”, explica la NASA.

“Las partículas entrantes son guiadas por el campo magnético de la Tierra a un par de regiones en forma de rosca llamadas “óvalos aurorales”. Hay uno alrededor del Polo Norte y otro alrededor del Sur. A veces, cuando la actividad solar es alta, los óvalos se expanden”, agrega la agencia espacial.

TE RECOMENDAMOS