¿Qué sabemos de ómicron?

Por Nathan Worcester
02 de Diciembre de 2021
Actualizado: 02 de Diciembre de 2021

Hace apenas unos días que una nueva variante del COVID-19 saltó a los titulares de todo el planeta.

Mientras que la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha advertido que la nueva variante ómicron presenta un “riesgo muy alto”, otros científicos, incluidos algunos de la OMS, han subrayado que todavía tenemos mucho que aprender sobre la transmisibilidad, la virulencia y otras características de la nueva variante del virus del PCCh (Partido Comunista Chino).

Francis Collins, director de los Institutos Nacionales de Salud (NIH), declaró en el programa “State of the Union” de la CNN que ómicron es probablemente “más contagiosa” que sus predecesoras. Dijo que aún no hay información que indique que causa una enfermedad más grave que las variantes anteriores.

Tras la agitación que se produjo en el mercado de valores cuando la variante apareció en el ciclo de noticias del Black Friday, el gigante de la banca de inversión Goldman Sachs rebatió, escribiendo que “no creemos que la nueva variante sea razón suficiente para hacer cambios importantes en la cartera”. Citó su opinión de que los tratamientos existentes probablemente mantendrán a raya a la nueva variante.

En Sudáfrica, donde se han identificado y tratado algunos de los primeros casos de ómicron, la Dra. Angelique Coetzee, de la Asociación Médica Sudafricana, declaró a The Daily Telegraph que los pacientes con ómicron han tenido síntomas relativamente leves, aunque atípicos del COVID-19.

Epoch Times Photo
Un trabajador sanitario ayuda a un paciente a rellenar un formulario antes de realizar una prueba de PCR por COVID-19 en el laboratorio Lancet de Johannesburgo el 30 de noviembre de 2021. (EMMANUEL CROSET/ Getty Images)

“Presenta una enfermedad leve, cuyos síntomas son el dolor muscular y el cansancio, de uno o dos días sin sentirse bien”, dijo Coetzee. “Hasta ahora, hemos detectado que los infectados no sufren la pérdida del gusto o del olfato. Pueden tener una ligera tos. No hay síntomas destacados. De los infectados, algunos están recibiendo tratamiento en casa”.

Orígenes, propagación y gravedad

Los primeros reportes sobre ómicron proceden del sur de África. El 25 de noviembre, un comunicado del Grupo de Trabajo del COVID-19 de Botsuana anunció que se había detectado una nueva variante, B.1.1.529, en cuatro viajeros.

El 26 de noviembre, el Ministerio de Salud y Bienestar del país señaló en un comunicado que las cuatro personas, que son diplomáticos extranjeros de un país no identificado, dieron inicialmente un resultado positivo en la prueba por COVID-19 el 11 de noviembre. La secuenciación genómica reveló posteriormente que los viajeros tenían la nueva variante.

Ese mismo día, la OMS anunció que B.1.1.259, u ómicron, era una variante preocupante (VOC). La OMS citó el gran número de mutaciones de la variante y añadió que “las pruebas preliminares sugieren un mayor riesgo de reinfección con esta variante, en comparación con otras VOC”.

En particular, el anuncio de la OMS afirmaba que la primera infección confirmada de ómicron databa del 9 de noviembre, y no del 11 de noviembre como se afirmaba en el comunicado de prensa de Botsuana.

En los días posteriores, ómicron se ha detectado en todo el mundo, llegando al menos a 24 países hasta el 1 de diciembre, según Forbes.

Los análisis posteriores han sugerido que estaba circulando mucho antes de principios o mediados de noviembre.

Epoch Times Photo
Un grupo de turistas en Burdeos, sur de Francia, el 27 de noviembre de 2021. (THIBAUD MORITZ/AFP Getty Images)

En particular, los científicos nigerianos han identificado la variante en una muestra obtenida a mediados de octubre, de un viajero que había regresado de Sudáfrica.

Aunque la variante puede ser más contagiosa, hasta ahora no se ha asociado a una enfermedad más grave o muerte.

Los 44 casos detectados en Europa fueron leves o asintomáticos, según reportó Bloomberg.

Esto ha llevado a algunos expertos a criticar a los medios de comunicación y a los gobiernos de todo el mundo por sembrar demasiado el miedo a la nueva variante.

Coetzee, de la Asociación Médica Sudafricana, ha liderado las críticas contra lo que considera una exageración de ómicron.

“Permítanme ser clara: nada de lo que he visto sobre esta nueva variante justifica la acción extrema que el gobierno del Reino Unido ha tomado en respuesta a ella”, escribió en The Daily Mail.

“No se sabe que alguien aquí en Sudáfrica haya sido [hospitalizado] con la variante ómicron, ni se cree que nadie aquí haya enfermado gravemente con ella”.

En un hilo de Twitter del 29 de noviembre, el Dr. Nicholas Christakis, de la Universidad de Yale, señaló que no había habido “ningún reporte, todavía, de muertes” por ómicron. “No tardaremos en ver esas muertes”, dijo.

Hasta ahora, incluso cuando la variante ómicron se extendió por Sudáfrica en noviembre, las muertes por COVID-19 en el país han disminuido con respecto a los recientes máximos registrados durante el invierno del país en julio y agosto.

Sin embargo, el 1 de diciembre, la jefa técnica de la OMS para el COVID-19, Maria Van Kerkhove, señaló un aumento de las hospitalizaciones en el país, según la CNBC. El país se ha enfrentado simultáneamente a un pequeño aumento de la variante delta, que puede explicar parte del incremento de las hospitalizaciones.

Las últimas cifras del gobierno sudafricano muestran que la tasa de positividad de casos en el país ha alcanzado el 16.5% hasta el 1 de diciembre, lo que supone un notable aumento respecto al 10.7% del día anterior.

Si ómicron es a la vez más contagioso y menos grave que las variantes anteriores, su aparición podría reflejar una compensación entre transmisión y virulencia. Según esta hipótesis científica, los agentes patógenos evolucionan en la dirección de propagarse más y al mismo tiempo ser menos dañinos para sus huéspedes.

¿Y los tratamientos?

Algunos se han preocupado por la eficacia de las actuales terapias para el COVID-19 contra ómicron.

Regeneron ha anunciado que su cóctel de anticuerpos puede ser menos eficaz contra esta variante que las anteriores. Señaló que las pruebas aún están en curso y que algunos de sus otros anticuerpos monoclonales, aún en fase de investigación, podrían resultar útiles para tratar a los pacientes con ómicron.

El martes, el director ejecutivo de Moderna alertó que las vacunas existentes podrían fallar contra la nueva variante, citando conversaciones con científicos no identificados en una entrevista con The Financial Times: “Todos los científicos con los que he hablado… dicen: ‘Esto no va a ser bueno'”.

Sin embargo, otros, como el director de Pfizer y exfuncionario de la Administración Trump, el Dr. Scott Gottlieb, han adoptado un tono más optimista.

Epoch Times Photo
Viajeros de Sudáfrica se someten a la prueba de COVID-19 a su llegada al aeropuerto de Schiphol en Ámsterdam, el 30 de noviembre. (REMKO DE WAAL/ANP/AFP Getty Images)

“Hay razones para ser optimistas de que las vacunas reforzadas actuales proporcionarán una protección significativa contra #ómicron”, escribió Gottlieb en Twitter.

Cabe destacar que muchos de los pacientes que hasta ahora han dado positivo por la variante ómicron también estaban vacunados.

Según el comunicado del 25 de noviembre en Twitter del Grupo de Trabajo de COVID-19 de Botsuana, los cuatro primeros casos notificados de ómicron se dieron en personas totalmente vacunadas.

El primer caso confirmado de la variante ómicron en Estados Unidos, identificado a través de la secuenciación genómica, se produjo en una persona totalmente vacunada.

Además, el 29 de noviembre, el viceministro de Salud y Bienestar de Botsuana, Sethomo Lelatisitswe, declaró ante el parlamento del país que ninguno de los cuatro individuos no vacunados entre los quince casos de ómicron que se están produciendo en el país presentaba síntomas.

Collins, de los NIH, cree que los científicos estarán en mejores condiciones de opinar sobre la eficacia de las vacunas existentes contra ómicron después de dos o tres semanas más de pruebas de campo y de laboratorio.

Poco conocimiento, gran acción gubernamental

Nuestra comprensión de ómicron mejorará a medida que sepamos más sobre esta.

Afortunadamente, ese conocimiento podría no tardar mucho: Van Kerkhove, de la OMS, ha dicho que su agencia espera saber más sobre la nueva variante en días y no en semanas como se había previsto inicialmente, según Reuters.

Sin embargo, a pesar de nuestra limitada información sobre la nueva variante, así como de los primeros indicios de que podría no ser demasiado grave, los gobiernos de todo el mundo ya han reaccionado con fuerza. Estados Unidos, el Reino Unido y otros países han prohibido los viajes desde muchos países del sur de África, mientras que Japón ha prohibido la entrada a todos los ciudadanos extranjeros.

La OMS y otros expertos han criticado estas restricciones, al igual que la Asociación de Viajes de Estados Unidos.

Epoch Times Photo
Un trabajador sanitario realiza una prueba PCR por COVID-19 en el laboratorio Lancet de Johannesburgo el 30 de noviembre de 2021. (EMMANUEL CROSET/AFP Getty Images)

El doctor Anthony Fauci, principal asesor médico del presidente Joe Biden, declaró el 28 de noviembre a George Stephanopoulos, de la cadena ABC, que era “demasiado pronto para decir” si se aplicarían nuevos confinamientos u órdenes en respuesta a ómicron en Estados Unidos.

“Tenemos que, como he dicho muchas veces, prepararnos para lo peor”, dijo Fauci en esa entrevista.

Cada vez son más los expertos que expresan su preocupación por el uso de confinamientos y medidas de alcance similar, y el economista Donald Boudreaux ha declarado a The Epoch Times que tales cierres tienen efectos “masivos, gigantescos, tal vez incluso sin precedentes”.

Escribiendo en The Daily Wire, el Dr. Scott Atlas, un asesor de coronavirus durante la presidencia de Donald Trump, dijo que incluso si las muertes por COVID-19 dejan de aumentar rápidamente junto con los casos durante los máximos recurrentes, “es poco probable que la histeria recurrente y la mala gestión de los gobernantes terminen tan rápido”.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS