¿Qué se espera de Beijing mientras lucha contra el cambio climático?

Por Lorenzo Puertas
22 de Noviembre de 2021
Actualizado: 22 de Noviembre de 2021

Análisis de noticias

El régimen chino y Estados Unidos acordaron trabajar juntos para hacer frente al cambio climático, en un sorprendente anuncio realizado el 10 de noviembre en la cumbre climática COP26 de Glasgow.

En una declaración conjunta, los dos principales países emisores de gases de efecto invernadero del mundo declararon su intención de cooperar reduciendo las emisiones de metano, protegiendo los bosques y eliminando progresivamente el uso del carbón para la generación de energía.

“Es beneficioso no solo para nuestros dos países, sino para el mundo en su conjunto, que dos grandes potencias del mundo asuman responsabilidades y obligaciones internacionales especiales”, dijo el enviado chino para el clima, Xie Zhenhua, en una conferencia de prensa. “Tenemos que pensar a lo grande y ser responsables”.

Muchos líderes de la política climática en Estados Unidos acogieron con satisfacción la noticia, expresando su esperanza de una futura cooperación con China. “La Declaración Conjunta de Glasgow entre Estados Unidos y China es uno de los resultados más importantes de la COP26”, dijo Ken Alex, director del Proyecto Clima y asesor del Instituto Climático California-China. “Aunque el lenguaje de la declaración es principalmente sobre aspiraciones, refleja la voluntad de las dos mayores naciones emisoras de gases de efecto invernadero de trabajar juntas en materia de cambio climático, a pesar de las tensiones latentes en una serie de otras cuestiones”.

Esta declaración es una importante indicación de las prioridades de China, explicó Alex. “La Declaración Conjunta probablemente da una señal a las provincias chinas de que pueden seguir adelante con la acción climática y trabajar con gobiernos subnacionales como el de California”.

En Taiwán, el activista climático Alex Ko expresó un optimismo más reservado. “Esta declaración es positiva y muy sorprendente”, dijo el fundador del grupo de acción climática “Fridays for Future-Taiwan”. “Estoy deseando ver cómo avanza la cooperación. Pero aunque China acepte reducir las emisiones de carbono, no sabemos si cumplirá los acuerdos o no. Las ONG y los gobiernos no podrán viajar a China para verificarlo”.

“En este sentido”, explicó Ko, “la cuestión del cambio climático en China es similar a la de los derechos humanos. Si los funcionarios de la ONU o las ONG quieren ir a China para investigar los abusos de los derechos humanos, no pueden”.

¿Impacto?

Pero incluso si el régimen chino y otros gobiernos se mantienen fieles a sus compromisos en los próximos años, ¿tendrán un impacto real sobre el cambio climático?

Según un nuevo informe de Climate Action Tracker, la respuesta es un claro no. “Con todas las promesas de objetivos, incluidas las realizadas en Glasgow… las emisiones en 2030 seguirán siendo aproximadamente el doble de lo necesario para el límite de 1.5°C”, afirma el informe publicado el 12 de noviembre. Además, el informe concluye que solo cuatro países tienen un plan concreto para alcanzar las emisiones de carbono “netas”.

El Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente llegó a una conclusión similar a principios de noviembre, declarando en un informe: “Dada la falta de transparencia de las promesas de cero emisiones, la ausencia de un sistema de información y verificación (…) sigue siendo incierto que las promesas de cero emisiones sean alcanzables”.

La activista Greta Thunberg fue aún más contundente. “No es un secreto que la COP26 es un fracaso”, dijo durante un discurso en Glasgow. “La COP se ha convertido en un evento de relaciones públicas”, se quejó Thunberg, “en el que los líderes pronuncian bonitos discursos y anuncian extravagantes compromisos, mientras que, detrás, los gobiernos (…) siguen negándose a tomar medidas drásticas contra el clima”.

China es el mayor productor de gases de efecto invernadero, con emisiones de metano y dióxido de carbono que siguen aumentando cada año. Su economía, en rápido crecimiento, es también el mayor usuario de carbón del mundo, con un consumo que se ha duplicado desde 1998.

Recientemente, China ha anunciado su intención de abandonar el carbón. En abril, el líder chino Xi Jinping anunció que Beijing empezará a controlar el consumo de carbón durante el próximo Plan Quinquenal (2021-2025) y trabajará para reducir el consumo de carbón para 2030.

Sin embargo, a pesar de estas declaraciones, China sigue construyendo plantas de combustión de carbón a un ritmo récord. Según el Global Energy Monitor, “en 2020, China construyó más de tres veces la capacidad de energía de carbón nueva que todos los demás países del mundo juntos, el equivalente a más de una gran planta de carbón por semana”.

Sacrificar a los pobres

Según el activista Alex Ko, esta división refleja el conflicto entre el desarrollo económico de China y su deseo de ser un líder en la escena mundial. “El Partido Comunista Chino debe preocuparse por el crecimiento económico y el bienestar de la población, y no solo por el cambio climático”, dijo. “Pero también están muy preocupados por su imagen mundial”.

“China quiere convencer a otros países de que tomarán medidas para resolver el problema del cambio climático”, dijo Ko. “Esto es muy importante para ellos”.

Este deseo de proyectar una imagen internacional positiva puede entrar en conflicto directo con las necesidades internas de China en materia de producción de energía, calefacción doméstica y fabricación. La forma en que Beijing resuelva este conflicto, dice Ko, puede suponer un peligro real para los ciudadanos chinos.

Si China es fiel a sus compromisos en materia de cambio climático, dice, las nuevas políticas pueden ir en detrimento de los pobres de China.

“Recuerden que China es un gobierno dictatorial”, explicó Ko. “Pueden aplicar cualquier tipo de política, inmediatamente. Si quieren controlar las emisiones, pueden hacerlo. El Partido Comunista lo controla todo. China es como un campo de concentración a escala nacional”.

“Por eso”, dijo Ko, “me preocupa mucho que China sacrifique la vida de los pobres para dar una mejor apariencia a los medios de comunicación del mundo”.

Esto ya ha ocurrido antes: El Gran Salto Adelante (el segundo Plan Quinquenal del régimen chino) fue una campaña nacional destinada a transformar a China de una sociedad agraria a una sociedad comunista industrializada. Terminó en un desastre para millones de chinos.

De 1958 a 1962, el jefe del Partido Comunista Chino, Mao Zedong, ordenó a la nación aumentar la producción de grano y desarrollar una nueva industria en el campo. Cuando los objetivos de producción excesivamente ambiciosos de Mao no pudieron cumplirse, los funcionarios locales fingieron, informando falsamente de cuotas completas y excedentes inexistentes. El Partido Comunista Chino se jactó de los enormes aumentos de la producción agrícola e industrial, mientras sus ciudadanos sufrían una hambruna creada por el gobierno.

El Gran Salto Adelante provocó la muerte de millones de chinos por inanición, con estimaciones de hasta 55 millones de muertos. Fue la mayor hambruna de la historia de la humanidad.

Ko está muy preocupado por estos peligros. “Ahora mismo China tiene graves problemas por la escasez de carbón”, afirma. “El gobierno ha permitido que el precio del carbón suba, y eso ha provocado apagones eléctricos en muchas zonas. La gente está sufriendo”. Ko teme que pueda ocurrir lo mismo si las autoridades centrales deciden imponer repentinamente grandes reducciones en el uso del carbón, o en las emisiones.

Como en cualquier otra nación, las políticas de cambio climático de China están vinculadas a sus políticas de desarrollo económico y de derechos humanos. Pero como un régimen comunista cada vez más cerrado al mundo, Beijing presenta retos especiales para la cooperación con la comunidad mundial.

Según Ko, hay otra forma de avanzar, que se está desarrollando en su país, Taiwán. Aunque Taiwán no es miembro de las Naciones Unidas y, por tanto, no puede participar en las reuniones internacionales sobre el clima, sigue haciendo sus propios esfuerzos para abordar las cuestiones medioambientales.

“Solo a través de la democracia y de una sociedad libre”, dijo Ko, “podemos alcanzar un futuro más sostenible. Ese debería ser siempre el objetivo de las futuras conferencias sobre el clima: preservar la libertad y trabajar juntos para lograr un futuro mejor. Debemos recordar que hay muchas otras cuestiones de derechos humanos que están relacionadas con las políticas sobre el cambio climático”, dijo. “Si queremos conseguir un futuro sostenible, tenemos que preocuparnos por los derechos y la prosperidad de todas las personas”.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS