¿Qué se necesita para que un planeta sea habitable? Esto dice la NASA

17 de Noviembre de 2017 Actualizado: 17 de Noviembre de 2017

Un científico de la NASA, que participa en la búsqueda de una segunda Tierra, explicó qué es lo que saben que se necesita para que un planeta sea habitable.

“Creo que en 20 años tendremos un candidato que podría serlo“, dijo Tony del Genio del Instituto Goddard de Estudios Espaciales de la NASA, al analizar los pasos que deben seguir para lograr descubrirlo y apuntar los futuros viajes espaciales en esa dirección .

La pregunta entonces es responderse: “¿Cuáles son los signos inconfundibles de la vida, incluso si se trata de una forma que no comprendemos del todo?”.

Su premisa ante todo es que “sabemos de un solo planeta vivo: el nuestro. Pero lo sabemos muy bien”.

Por esta razón, Del Genio y la NASA han estado buscando la experiencia de científicos planetarios, heliofísicos y astrofísicos, personas que conozcan realmente nuestro planeta, para que ayuden a identificar los exoplanetas similares.

Hasta la fecha los astrónomos a través de diferentes observatorios han descubierto miles de exoplanetas y hay que tener muy en claro cuáles seleccionar, para no planear un viaje equivocado.

Por encima de todo, eso significa (buscar) agua líquida”, dice Del Genio, ya que es algo básico.

“Cada célula que conocemos -incluso bacterias alrededor de los respiraderos de aguas profundas que existen sin luz solar- requieren agua”, dice el investigador.

Buscar agua no es tan simple. Se puede fácilmente descartar un planeta por error, solo por su apariencia externa.

Un ejemplo es la luna Encelado de Saturno. Por mucho tiempo para los astrónomos era un simple cuerpo congelado sin vida, pero cuando se supo que salía vapor en uno de sus polos, todos se pusieron a estudiarlo. Hoy se sabe que alberga un océano bajo su capa exterior congelada.

Columnas sobre la superficie oceánica de encelado que sugieren la existencia de elementos para la vida en ella. Crédito: NASA/JPL-Caltech

Foto: Columnas sobre la superficie oceánica de Encelado que sugieren la existencia de elementos para la vida en ella. (Crédito: NASA/JPL-Caltech)

Para pensar en un exoplaneta con agua, en primer lugar se debe determinar la distancia necesaria de su estrella para que a su temperatura tenga agua realmente líquida. Cada estrella tiene una masa, un volumen y una temperatura diferente, por lo que ese tramo cambia en cada caso.

“Para cualquier estrella, es posible calcular el rango de distancias donde los planetas en órbita podrían tener agua líquida en la superficie. Esto se llama zona habitable de la estrella”, dice Del Genio.

Foto: Exoplanetas alrededor de sus estrellas están por doquier en nuestra galaxia, pero descubrir cuáles son los habitables es un reto. (Video)

Basándose en ello, de la lista de exoplanetas cerca de un 67 por ciento “no son muy habitables”, lo que significa descartarlos, al menos por ahora y buscar en el resto.

Luego normalmente se diferencian los planetas de acuerdo a su tamaño, ya que los más grandes son generalmente gaseosos. Algo que no se asemeja al tipo de vida que conocemos.

Foto: Exoplaneta Kepler 13Ab comparado con cinco planetas del Sistema Solar. (Observatorio Hubble)

Para los nuevos seleccionados, un signo que ayuda es buscar un planeta rocoso más grande. Se ha descubierto que a mayor tamaño tienen más probabilidades de tener temperaturas superficiales donde podría existir agua líquida, en comparación con uno menor, destaca Andrew Rushby, del Centro de Investigación Ames de la NASA.

El único problema es que es difícil diferenciar si se está observando un planeta rocoso grande o un planeta gaseoso pequeño.

(Representación de los diversos planetas rocosos de nuestra galaxia similares a los devorados por Kronos, NASA / JPL-Caltech / R. Hurt (SSC-Caltech)

Foto: Representación de los diversos planetas rocosos de nuestra galaxia. (NASA / JPL-Caltech / R. Hurt (SSC-Caltech))

A continuación, hay que identificar si hay presencia de oxígeno. En el caso de la Tierra, el oxígeno proviene de los seres vivos, pero en el caso de exoplanetas, este elemento químico -esencial para la vida humana-, según la NASA, puede deberse a reacciones químicas. Esto significa que pueden haber falsos signos positivos de vida.

En estos casos, un exoplaneta puede seleccionarse por error. La presencia de oxígeno significa también la presencia de metano.

“Si entraste en un dormitorio de la universidad y encontraste a tres estudiantes y una pizza, podrías concluir que la pizza había llegado recientemente, porque los estudiantes de la universidad consumen pizza rápidamente. El oxígeno ‘consume’ metano descomponiéndolo en varias reacciones químicas. Sin entradas de metano en la superficie de la Tierra, nuestra atmósfera se vería totalmente agotada de metano en unas pocas décadas”, explica la NASA.

Esto significa que los exploradores deben tener una comprensión amplia de todos los detalles de cómo funciona nuestra Tierra, y ver ese patrón en las fotos de pequeños pixeles de los exoplanetas. Una tarea nada fácil.

Es un gran problema el que los signos vitales de las posibles nuevas Tierras, se deban observar en imágenes de apenas unos pocos pixeles: ¿cómo saber si es un planeta habitable?

Stephen Kane de la Universidad de California en Riverside ha estado trabajando con una cámara especial de la NASA en un Observatorio Climático del Espacio Profundo y se está dedicando a documentar los patrones climáticos globales de la Tierra y otros fenómenos relacionados con el clima, para luego llevarlos a una foto de un pixel y comparar lo observado con las imágenes de exoplanetas.

Más de 30.000 fotos de la Tierra, registradas cada media hora durante años, le están sirviendo como base de datos comparativa para identificar los signos vitales de los expoplanetas.

Estoy tomando estas fotos gloriosas y colapsándolas a un solo píxel o un puñado de píxeles”, explicó Kane. Él pasa la luz a través de un filtro de ruido que intenta simular la interferencia esperada de una misión que estudie exoplanetas.

En 20 años más, cuando la NASA presente la que cree que es la nueva Tierra, donde a futuro viajarán los seres humanos, las naves espaciales podrían viajar al menos a la velocidad en que viaja el viento solar, y quien sabe logren la velocidad de la luz.

Si después de llegar al exoplaneta identificado resulta ser totalmente diferente o su estrella tiene un comportamiento inestable, y lance llamaradas de radiación tales como para destruir cualquier vida en un instante, esa será otra historia.

Mientras estás aquí… ¡Comparte!

Trabajamos arduamente para entregarles las noticias más importantes e interesantes del día, pero nos gustaría pedirles un pequeño favor a cambio: ¿Podrían compartir esta historia con sus amigos? Pueden hacer clic en el botón de compartir que aparece a continuación. ¡Gracias!

TE RECOMENDAMOS