Qué se puede esperar del juicio del teniente coronel Scheller

Por Ken Silva
11 de Octubre de 2021
Actualizado: 11 de Octubre de 2021

El teniente coronel Stuart Scheller se enfrenta a un juicio por consejo de guerra el jueves por criticar a los altos cargos militares sobre la retirada de Estados Unidos de Afganistán. Un exjuez militar con 30 años de experiencia habló con The Epoch Times sobre lo que Scheller y el público deben esperar.

Scheller ha sido acusado de desacato a los oficiales, falta de respeto a los oficiales superiores, desobediencia voluntaria a un oficial superior, negligencia en el cumplimiento de sus deberes, incumplimiento de órdenes o reglamentos y conducta impropia de un oficial y un caballero. Su audiencia tendrá lugar en la Base del Cuerpo de Marines de Camp Lejeune, en Carolina del Norte.

Normalmente, el marine podría haberse enfrentado a una pena de hasta ocho años de prisión, a la pérdida de toda su paga y prestaciones, y a la expulsión del servicio, lo que equivale a una baja deshonrosa, dijo Jeremiah Mahoney, que fue abogado y juez militar de las Fuerzas Aéreas de EE. UU. entre 1970 y 2000.

Sin embargo, Scheller y los Marines han llegado a un acuerdo por el que será juzgado ante un consejo de guerra especial, que es la versión militar de un tribunal civil de delitos menores.

Ambas partes se han mantenido en silencio sobre lo que puede suponer el acuerdo entre Scheller y los militares, pero uno de los abogados de Scheller, Timothy Parlatore, confirmó que su cliente se declarará culpable de al menos algunos de los cargos.

Mahoney, el juez con más años de servicio en la historia militar de Estados Unidos, dijo que la declaración de culpabilidad era probablemente parte del acuerdo para que su asunto se tratara en un tribunal de delitos menores.

A partir de ahí, la defensa presentará pruebas de mitigación para que el juez las considere antes de dictar sentencia, dijo Parlatore a The Epoch Times el viernes.

“Esperaría que venga y acepte la responsabilidad, y presentaremos pruebas de mitigación”, dijo el abogado.

Para la declaración de culpabilidad, la autoridad que preside, el juez del Cuerpo de Infantería de Marina de EE. UU. Glen Hines, debe aceptar las admisiones de Scheller, dijo Mahoney. Explicó que Scheller todavía tendrá que enfrentarse al juez y declararse culpable, y el juez debe estar convencido de que el marine es realmente culpable.

“Lo que el juez hará es una investigación con el acusado, personalmente, en el registro en la corte abierta, pidiéndole que confiese judicialmente el crimen”, dijo Mahoney. “Los tribunales militares van mucho más allá que la mayoría de los tribunales civiles a la hora de garantizar que alguien que se declara culpable realmente se cree culpable, y que realmente es culpable”.

Mahoney dijo que ha presidido casos en los que el acusado llega a un acuerdo de declaración de culpabilidad, pero luego hace ver en el tribunal que no es realmente culpable.

“Normalmente, los acusados se echan atrás porque realmente quieren conseguir el acuerdo, este es uno de esos casos en los que se plantea esa cuestión”, dijo. “El abogado le dirá que no entre en un tira y afloja con el juez sobre los detalles esenciales, porque al acusado le interesa llegar a un acuerdo”.

También se argumentará la reducción de la pena.

Para ello, la defensa argumentará que Scheller habló por el deseo de responsabilizar a los altos mandos de la desastrosa retirada de Afganistán.

“Eso es realmente con lo que comenzó este caso: El teniente coronel Scheller pidiendo que se le exijan responsabilidades a todo el liderazgo. Toda una generación de guerreros fue allí”, dijo Parlatore. “Dimos nuestra juventud, nuestra salud, nuestros cuerpos y, en algunos casos, nuestras vidas”.

Según un artículo publicado el viernes en Task and Purpose, parece que la acusación podría argumentar que Scheller estaba tratando de avivar las llamas de la insurrección. Task and Purpose reportó sobre documentos del caso que supuestamente muestran cómo los oficiales del Cuerpo de Infantería de Marina creen que los comentarios de Scheller violaron la política del Departamento de Defensa.

La defensa de Scheller ha criticado la filtración de documentos como un intento de algunos militares de manchar la reputación de su cliente antes del juicio del jueves.

“Es algo que he visto muchas veces en otros casos. Cuando el discurso público no va hacia el discurso preferido por el gobierno, tienen una tendencia a filtrar selectivamente documentos para tratar de cambiar ese discurso”, dijo Parlatore.

Tras la audiencia, Scheller podría ser un civil libre despojado de algunos o todos sus beneficios militares. Mahoney dijo que este resultado —en contraposición al confinamiento— sería de interés para los militares.

“Si fuera mi mando, tendría todo su papeleo listo para que saliera por la puerta como civil. Esa sería mi opinión al respecto”, dijo. “Porque ya han conseguido que la peor parte de este caso desaparezca al no tener que litigar esto en un juicio abierto. El siguiente paso sería sacarlo del Cuerpo de Infantería de Marina antes de que diga algo más”.

Lo que suceda a continuación no está claro.

Mahoney dijo que parte del acuerdo podría consistir en que Scheller no vuelva a repetir públicamente las declaraciones anteriores que le metieron en el lío. Pero la cuestión de si los militares lo harían cumplir es otra.

“No estamos hablando de un caso en el que esté involucrada información clasificada. Solo estamos hablando de sus puntos de vista sobre la retirada de Afganistán y de las funciones de los altos cargos militares”, dijo Mahoney. “No creo que nadie pueda ponerle una mordaza”.

Mientras tanto, Mahoney cuestionó la legalidad de que Scheller haya sido mantenido en prisión durante toda una semana sin una audiencia previa al juicio.

“El código es muy claro en cuanto a los requisitos para el confinamiento previo al juicio, y para que el confinamiento no se utilice con fines de castigo”, dijo. “La especulación es que lo metieron a prisión para evitar que hiciera más declaraciones, lo que podría ser un delito”.

Mahoney también se opuso a que los militares intentaran celebrar en secreto la audiencia previa al juicio de Scheller. La audiencia previa al juicio del 5 de octubre fue finalmente cancelada, y Scheller fue liberado de prisión ese mismo día.

“La idea de que iban a celebrar una audiencia de prisión preventiva a puerta cerrada en un caso no clasificado es simplemente abrumadora”, dijo. “Pero al final entraron en razón”.

El juicio del jueves será público, aunque una fuente confidencial ha dicho a The Epoch Times que al bando de Scheller le preocupa que el recinto no sea lo suficientemente grande para dar cabida a las numerosas peticiones de los medios de comunicación, los políticos, los simpatizantes y la familia del acusado.

Mahoney dijo que el tribunal debería ser capaz de hacer ajustes.

“Para acomodar al público y a los medios de comunicación, he tenido juicios en los que hemos montado un grupo de prensa con altavoces y una sala para los medios”, dijo. “En realidad, eso les gustaba, porque esto era en el pasado, y les gustaba poder fumar y beber café”.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS