¿Qué significan realmente los bonos en DEG en China?

22 de Agosto de 2016 Actualizado: 23 de Agosto de 2016

Ellos prometieron y cumplieron. El Banco Mundial emitirá US$2,8 mil millones de bonos en DEG –  Derechos Especiales de Giro- en el mes de agosto en China. Por otra parte, el Banco de Desarrollo de China también emitirá entre US$ 300 millones y US$ 800 millones de bonos en DEG.

China, el Fondo Monetario Internacional (FMI), y los centros interesados han estado empujando la idea de DEG privados desde el comienzo de año. Ahora se llegó a buen término. ¿Pero, qué significa realmente?

El llamado DEG es una creación del FMI de monedas reales – euro, yen, dólar, libra- pero sin poseer realmente cualquiera de ellos. Es simplemente un reclamo para exigir el pago en esas monedas; esto se hizo noticia el año pasado cuando el sistema de monedas de la república del pueblo chino también fue admitida, aunque no será formalmente parte de la canasta hasta el 1 de octubre de este año, cuando el FMI y países miembros intercambien entre ellos las unidades actuales que cuestan US$ 1,40.

“En un principio, los bonos denominados en DEG serán de interés especial para los inversionistas oficiales, pero poco a poco también atraerán a los inversionistas de los sectores privados. De tal manera que desarrollarán un mercado de bonos en DEG, declaró Zhu Jun, el director general del Banco Popular (BPC) del departamento internacional de China al diario financiero chino Caixin.

Worth Wray, el jefe de STA Wealth Management está de acuerdo: “En este momento no hay demanda orgánica, pero en un horizonte de cinco años podría desarrollarse globalmente y tal vez eso cree otro canal para que el capital fluya en China, si este es el único mercado que existe para ello”, dijo en una entrevista.

Los bonos en DEG emitidos por las dos instituciones oficiales son diferentes a los DEG emitidos por el FMI. De hecho, son un derivado de los mismos. Cuando una unidad del Banco Mundial, llamada Banco Internacional de Reconstrucción y Fomento (BIRF), emite bonos, recibe pagos en yuanes en el mercado chino o al inicio por el agente de emisiones del Banco Industrial y Comercial de China (ICBC).

Se puede entonces proceder a pasar los yuanes en China o intercambiarlos por otras monedas y pasarlos al extranjero. Hasta ahora, el BIRF desembolsó 46 millones de dólares en préstamos, subvenciones y créditos en China. Es importante tener en cuenta que este proceso es la creación efectiva del DEG, lo que no existía anteriormente.

Los inversionistas chinos reciben los bonos en DEG, pero ¿qué es lo que poseen realmente?

“Para los inversionistas chinos hay una ventaja, pueden sostener unos cuantiosos activos sin ser yuanes en China reduciendo su riesgo con la moneda China”

Los DEG oficiales se pueden cambiar por dólares, euros, yenes, libras y rápidamente en yuanes a través del FMI. Sin embargo, con los nuevos DEG privados, o los M-DEG -como los llama el FMI- no se podría. Los nuevos bonos representan un reclamo al BIRF. Dado que no tuvo acciones en el DEG, el reembolso sería en yuanes, dólares, euros, yenes o libras. Entonces, ¿Qué sentido tiene esta nueva canasta?

Para el BIRF no hay ventaja porque está prestando en monedas muy firmes y le están pagando relativamente menos. Para los inversionistas chinos hay una ventaja, pueden sostener en China cuantiosas acciones sin ser yuanes y reducir su riesgo con la propia moneda, la cual podría reducir su valor más adelante – comprando acciones extranjeras en cantidades que todavía no son posibles en el mercado de bonos domésticos chinos porque todavía existe el control del capital.

Sin embargo, esta es la única ventaja hasta ahora. La moneda extranjera tendrá que fluir del BIRF a los dueños de los bonos chinos a la hora del vencimiento, a menos que ellos escojan reembolsar en yuanes, en caso de que todo el proceso haya sido inútil.

Así que dada esta propuesta de valor mediocre, ¿Porqué China, el FMI y Los Estados Unidos controlaron al Banco Mundial sin seguir las reglas para empujar el DEG en los mercados privados?

Comentaristas famosos del mercado como James Rickards y Willem Middlekoop vienen diciendo desde hace mucho que los DEG serán la próxima moneda de reserva del mundo. De hecho, el actual director del Banco Popular de China, Zhou Xiaochuan, propuso que los DEG se conviertan en la próxima moneda de reserva mundial por un tiempo prolongado.

“Se deben dar consideraciones especiales para que los DEG alcancen un papel más importante. Los DEG tienen las características y el potencial para actuar como un súper soberano de reserva de la moneda”, escribió Zhou en el 2009. Él también quería que el yuan fuera incluido en los DEG, lo que sucederá el primero de Octubre. Entonces hay que prestar atención a sus predicciones.

“Es un nombre geek, pero es como el dinero del mundo impreso por el FMI. Ellos inundarán el mundo con billones de DEG” James Rickards, autor de Guerra de Divisas

Los chinos…han dejado muy en claro que los derechos especiales de giro del FME es la futura moneda de reserva internacional preferida del mundo, escribió Middlekoop en una nota para los clientes .

“Lo que vamos a ver es el dinero del mundo. Vas a ver al FMI imprimir Derechos Especiales de Giro (DEG). Es un nombre geek, pero será como el dinero del mundo impreso por el FMI. Inundarán el mundo con billones de DEG”, le dijo Rickards a La Gran Época a principios de este año.

Ahora que la primera emisión está en marcha, es más fácil apalancar los reportes de balances de las organizaciones internacionales de desarrollo y seguir emitiendo – o imprimiendo- las obligaciones del DEG en billones, hasta que los participantes de mercados privados también los financien y acepten. Una vez que el DEG sea ampliamente aceptado como medio de pago, el FMI podría simplemente redimir a todas las monedas locales en circulación para los DEG y el mundo tengan una nueva moneda de reserva, pero una sola moneda global.

“Se crea una nueva liquidez. Ese es el tipo de reforma que podría cambiar el sistema internacional de inmediato”, dice Worth Wray.

Willem Middelkoop dice que esto podría hacerse a través de un fondo de sustitución del FMI, una idea que ya se discutió en la década de 1970. “Este fondo podría facilitar un intercambio directo de dólares por los DEG. El problema de liquidez se resolvería con un solo trazo de pluma, ya que se crearía un DEG por cada dólar que se intercambiara”, escribió en su nota.

¿Suena descabellado? Lo es, pero el plan oficial está aquí, para que todos lo puedan ver.

TE RECOMENDAMOS