¿Qué sucede cuando los abuelos ayudan a educar a los niños?

Una nueva investigación revela cómo los abuelos juegan un papel clave como cuidadores de sus nietos en todo el mundo
Por MARYAM ABDULLAH
16 de Diciembre de 2020
Actualizado: 16 de Diciembre de 2020

Aproximadamente mil millones de personas en el mundo de hoy son abuelos. Debido a que los humanos están viviendo más tiempo, dedicamos más horas al papel de abuelos en comparación con las generaciones pasadas. Además, la gente tiene menos hijos general, lo que significa que los abuelos pueden dedicar más tiempo a cada nieto.

Los abuelos han sido universalmente importantes en las familias a lo largo del tiempo y su papel sigue evolucionando, pero su participación en la vida de sus nietos es diferente en todo el mundo. En los Estados Unidos, aproximadamente el 10 por ciento de los abuelos vivían con un nieto en 2012. En África y Asia, vivir en un hogar multigeneracional es una práctica común.

Varios estudios recientes de familias en varios países asiáticos ayudan a arrojar luz sobre cómo los abuelos participan en la crianza compartida, que los investigadores definen como compartir el cuidado infantil y la responsabilidad de la crianza entre dos o más adultos. Estos estudios sugieren que los niños se benefician cuando los padres tienen relaciones sólidas con los abuelos coparentales y señalan algunas formas en que esta relación se puede fomentar.

Cómo la armonía entre padres y abuelos ayuda a los niños

Cuando los padres y los abuelos se llevan bien, los beneficios parecen llegar tanto a los padres como a los niños.

La investigadora Xiaowei Li y sus colegas exploraron recientemente la crianza conjunta de padres y abuelos en China, donde es muy común, a través de múltiples estudios. En su estudio 2019, casi 180 madres de niños en edad preescolar completaron cuestionarios sobre su crianza conjunta. La mayoría de las familias vivían en hogares de tres generaciones y el 80 por ciento de las familias tenían un solo hijo.

El cuestionario preguntaba sobre los aspectos positivos de la relación de coparentalidad entre padres y abuelos, como en que medida estaban de acuerdo, si se sentían cercanos, se apoyaban mutuamente y respaldaban la paternidad de los abuelos, así como aspectos desafiantes como en qué medida los abuelos los socavaban o no hacían la parte que les correspondía de la atención infantil, y con qué frecuencia tenían conflictos frente al niño. Los investigadores también midieron qué tan competentes se sentían las madres al usar estrategias de crianza y enseñar a sus hijos habilidades apropiadas para su edad. Al comienzo del estudio y seis meses después, las madres respondieron preguntas sobre la competencia social de sus hijos: sobre qué tan bien podían llevarse bien con los demás.

¿Los resultados? Las madres que tenían fuertes relaciones de coparentalidad con los abuelos (en su mayoría abuelas) tendían a sentirse más eficaces en su papel de madre y, a su vez, sus hijos tendían a ser más competentes socialmente seis meses después. Los investigadores explican que los abuelos, con su rica experiencia como padres, pueden brindar apoyo, modelos a seguir y aliento cuando colaboran en la crianza de los niños, lo que podría influir en la forma en que las madres se sienten competentes en su rol de crianza. Y cuando las madres se sienten más seguras, pueden abordar la crianza con más positividad y persistencia, lo que puede impulsar el desarrollo social de sus hijos.

La crianza conjunta de padres y abuelos también parece influir en otros aspectos del desarrollo de los niños. En un estudio de 2020, Li y sus colegas exploraron sus efectos sobre el control esforzado de los niños en edad preescolar, su capacidad para regular cómo responden a una situación, y cómo planifican y notan novedades o errores, lo que influye en el bienestar socioemocional de los niños. En el caso de los niños en edad preescolar, podría ser útil cuando reciben un regalo que no les gusta, tienen que descubrir cómo compartir juguetes o reconocer que alguien rompió una regla en un juego.

Más de 250 parejas de China, tanto madres como padres, completaron cuestionarios sobre su relación con el abuelo coparental principal (85 por ciento abuelas y 15 por ciento abuelos) dos veces durante 10 meses. Las madres también completaron cuestionarios sobre el control esforzado de sus hijos.

El estudio encontró que las madres y los padres cuyas relaciones de coparentalidad con los abuelos eran más  similares, tendían a tener hijos con un mayor control esforzado 10 meses después. En otras palabras, cuando ambos padres están en la misma página acerca de cómo ven la calidad de sus relaciones con los abuelos (por ejemplo, ambos padres dicen que trabajan bien en equipo con los abuelos), tiende a ser bueno para los niños. Por otro lado, cuando uno de los padres tiene una mejor relación de coparentalidad con el abuelo que con su pareja, sus hijos tienden a tener menos control esforzado.

Li y sus colegas proponen que cuando las relaciones de coparentalidad de los padres con los abuelos no están alineadas, un mayor conflicto entre madres y padres puede afectar el entorno emocional de la familia y, a su vez, agotar la energía y la resiliencia de los niños. Por otro lado, una mayor armonía en las relaciones de coparentalidad entre padres y abuelos puede crear un entorno más propicio para que los niños observen y aprendan la autorregulación.

Finalmente, el conflicto entre padres y abuelos puede influir en otras relaciones familiares. En otro estudio de 2020, Li y su colega analizaron más profundamente las tres generaciones de relaciones interpersonales. Además de medir la calidad de las relaciones de crianza conjunta entre padres y abuelos, también midieron las relaciones matrimoniales madre-padre y las relaciones entre padres e hijos en más de 300 familias de China. Específicamente, preguntaron a madres y padres con qué frecuencia tenían conflictos en su matrimonio. También preguntaron a madres y padres sobre la cercanía, el conflicto y la dependencia entre ellos y sus niños en edad preescolar.

¿Los resultados? En general, las familias con mejores relaciones entre padres y abuelos tendían a tener menos conflictos matrimoniales y, a su vez, relaciones más positivas entre padres e hijos.

“Hay un viejo dicho en China que dice que ‘todo prosperará si la familia está en armonía’, lo que demuestra que la armonía de la familia es suprema”, dicen Li y su colega. “Incluso en casos de conflicto, los padres y abuelos anteponen sus intereses familiares y controlan sus sentimientos negativos”. Por otro lado, si hay interacciones negativas entre padres y abuelos, entonces el estrés y el conflicto pueden extenderse a otras relaciones familiares.

Comunicarse para una mejor crianza compartida

¿Qué pasos pueden dar los padres y abuelos hacia una relación más sólida y armoniosa? Un nuevo estudio ofrece al menos una pista sobre el papel de la buena comunicación.

La crianza conjunta entre padres y abuelos es frecuente en Vietnam, donde el 50 por ciento de los abuelos viven con un nieto. Un estudio de 2020 realizado por Nam-Phuong Hoang y sus colegas a más de 500 padres de Vietnam exploró la cooperación y el conflicto en la crianza conjunta entre padres y abuelos de niños de 4 años.

Los padres (en su mayoría madres con educación universitaria o superior) completaron cuestionarios sobre cuán abiertos o conflictivos eran sus patrones de comunicación con los abuelos. También se les preguntó sobre los comportamientos psicológicamente controladores de los abuelos, si el abuelo se decepcionó si no se confiaba en ellos o si interferían en los problemas de los padres.

Los investigadores encontraron que los padres con patrones de comunicación más abiertos tendían a tener relaciones de coparentalidad más cooperativas con los abuelos. Además, los abuelos que controlaban menos psicológicamente tendían a tener patrones de comunicación más abiertos y, a su vez, menos conflictos en sus relaciones de coparentalidad.

Hoang y sus colegas explican que los padres pueden lograr una dinámica de crianza compartida más equilibrada con los abuelos al desarrollar sus habilidades de comunicación asertiva y constructiva para resolver desacuerdos. La comunicación abierta implica sentir que puede intercambiar información libremente sin restricciones y que tiene la sensación de ser comprendido.

Esta reciente investigación sobre los abuelos destaca que explorar la relación de coparentalidad no está exenta de desafíos. Pero la participación de los abuelos en la educación de los niños puede conferir grandes beneficios para las familias y los abuelos mismos.

Maryam Abdullah, Ph.D.,  es directora del programa para padres del Greater Good Science Center. Es una psicóloga del desarrollo con experiencia en las relaciones entre padres e hijos y el desarrollo de conductas prosociales de los niños. Este artículo se publicó originalmente en la revista en línea Greater Good.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí.

Le puede interesar

Esta talentosa artista de joyería nos presenta ‘artesanía entre el cielo y el hombre’ en diseños brillantes

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS