¿Qué tan loco es el plan de atención médica de la senadora Elizabeth Warren?

Por Larry Elder
18 de Noviembre de 2019 Actualizado: 18 de Noviembre de 2019

La senadora Elizabeth Warren, demócrata de Massachusetts, quiere “Medicare para Todos”, al igual que el senador Bernie Sanders, demócrata de Vermont, que lo describió como su rival “socialista demócrata”. Sin embargo, a diferencia de Sanders, Warren afirma que puede financiar su plan aumentando los impuestos solo a los superricos. La clase media, insiste Warren, verá que sus costos de atención médica bajarán y que sus impuestos no subirán.

Algunos de sus rivales casi igualmente izquierdistas como ella exigieron detalles específicos. ¿Quién paga? ¿Y cuánto?

Después de un debate demócrata, un rival, el alcalde Pete Buttigieg de South Bend, Indiana, dijo que Warren fue “más específica y comunicativa sobre el número de selfies que se sacó” que sobre su plan.

Buttigieg dijo: “No solo es importante tener respuestas ‘sí o no’ a las preguntas ‘sí o no’ en un momento en que la gente está tan frustrada con el lenguaje de Washington, sino que además todavía no hay una explicación para el agujero multimillonario en este plan”.

No es que los demócratas y sus simpatizantes de los medios de comunicación realmente se preocupan por los costos o si las promesas sobre los costos se cumplen. El presidente Barack Obama hizo numerosas promesas no cumplidas sobre su plan de atención médica. Insistió en que Obamacare le ahorraría a la familia promedio 2500 dólares al año, que “doblaría la curva de costos” hacia abajo y que la gente podría mantener su plan de atención médica si así lo quisiera. PolitiFact declaró a la promesa de Obama de “si te gusta tu plan de atención médica, puedes mantenerlo” como la promesa “Mentira del año” de 2013.

Los demócratas, por supuesto, rápidamente emplearon su posición de defensa sobre el aumento de los costos: culpar a los republicanos.

Sally Pipes del Instituto de Investigación del Pacífico, un grupo de expertos conservador, dijo el año pasado: “A pesar de que las primas aumentaron durante el segundo mandato del presidente Barack Obama, los demócratas afirman que los aumentos más recientes de las tasas son culpa del presidente Donald Trump. En agosto, cuatro ciudades liberales -Baltimore, Chicago, Columbus y Cincinnati- presentaron una demanda alegando que Trump está ‘haciendo una campaña implacable para sabotear y, en última instancia, para anular la ley’. Eso es una tontería. Obamacare está implosionando bajo el peso de sus propias regulaciones”.

Un mes antes de que Warren finalmente revelara el costo de su plan, el Instituto Urbano, un grupo de expertos de centro-izquierda, estimó que el costo de un plan de pago único para todos, incluyendo a los extranjeros ilegales, era de 34 billones de dólares “en gastos federales adicionales” durante 10 años. Otros grupos conservadores, como la Heritage Foundation, pusieron el precio casi tan alto. El año pasado, Heritage estimó el costo en 32,6 billones de dólares. El American Enterprise Institute advierte que estas estimaciones de costos no consideran el número de empleos relacionados con la atención médica que se perderán. Según un artículo reciente en The Washington Post, algunos economistas estiman que el número de empleos perdidos es de 2 millones.

Sobre el costo de Medicare para Todos, la revista de centro-izquierda Atlantic dijo: “Eso es más que el costo total del gobierno federal en la próxima década para el Seguro Social, Medicare y Medicaid combinados, según las proyecciones más recientes de la Oficina de Presupuesto del Congreso… En la próxima década, el plan por sí solo representaría un aumento de casi 60 por ciento en el gasto federal total esperado, desde la defensa nacional hasta los intereses de la deuda nacional”.

Bajo presión, Warren reveló recientemente el costo de su plan: 52 billones de dólares en 10 años, incluyendo 20,5 billones de dólares en nuevos gastos federales. Sobre el plan de Warren y su promesa de no aumentar los impuestos de la clase media, dijo el vicepresidente ejecutivo de Third Way, una organización demócrata “centrista”: “La brecha entre lo que ella dice que costará y lo que realmente costará está en billones de dólares, y la clase media estará [enganchada] al anzuelo para llenar esa brecha. Mi suposición es que con números exactos, ella en algún lado está corta entre 5 y 10 billones de dólares. (Su plan toca) a los ricos y a las corporaciones tanto como sea posible. ¿Quién queda? La clase media”.

El vicepresidente ejecutivo de políticas de salud de la Fundación Familia Kaiser dijo a The Atlantic: “La única manera de hacer que las matemáticas sumen es pagar mucho menos a los médicos, hospitales y compañías farmacéuticas, como ha propuesto Warren. La pregunta fundamental aquí es: ¿Puede reducir los precios de la atención médica lo suficiente para compensar el aumento de los costos de la cobertura universal y de las prestaciones muy completas?”.

La respuesta a esa pregunta es un sí inequívoco, siempre y cuando a uno no le importe quién paga, cuánto o si un plan de Medicare para Todos puede realmente lograr sus objetivos de asegurar a todos por menos dinero mientras se mantiene la calidad.

Para los demócratas, esto ni siquiera es una carga pesada. Creen que existe un almuerzo gratis y los republicanos les impiden comerlo.

Larry Elder es un autor de best-sellers y presentador de un programa de entrevistas de radio reconocido a nivel nacional en EE. UU. Para saber más sobre Larry Elder, o para convertirse en un “Elderado”, visite www.LarryElder.com . Siga a Larry en Twitter @LarryElder.

Los puntos de vista expresados en este artículo son las opiniones del autor y no reflejan necesariamente los puntos de vista de La Gran Época.

A continuación

Cómo el comunismo corrompió el pensamiento humano

Lee la serie completa Cómo el espectro del comunismo rige nuestro mundo

Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de La Gran Época

TE RECOMENDAMOS