¿Qué tan peligroso es el aire de su hogar?

La investigación revela que estamos inhalando productos químicos que ponen, en particular, a los niños riesgo
Por Joseph Mercola
22 de Octubre de 2021
Actualizado: 22 de Octubre de 2021

La creciente investigación revela el peligro que representa un grupo de productos químicos artificiales desarrollados en la década de 1930 resistentes al agua, el calor y el aceite. Se utilizan en pintura, tapicería, utensilios de cocina, alfombras, empaques, ropa, cosméticos y más para hacer productos antiadherentes, repelentes de manchas e impermeables.

Entre los efectos en la salud a los que estos productos están vinculados se encuentra la sorprendente y poco discutida disminución de la fertilidad humana.

Una nueva investigación muestra que estos productos químicos, sustancias perfluoroalquiladas y polifluoroalquiladas (PFAS), no solo contaminan el agua y los alimentos, sino también el aire que se respira.

Hay más de 4700 productos químicos sintéticos en el grupo con diferentes propiedades y aplicaciones. En 1967, hubo un incendio mortal en el portaaviones de la Armada de los Estados Unidos llamado USS Forrestal, que mató a más de 130 marineros. No mucho después, los fabricantes desarrollaron una mezcla de espuma contra incendios PFAS que continúa utilizándose hasta el día de hoy en el ejército y algunos departamentos de bomberos.

PFOA y PFOS son las clases más estudiadas de PFAS. Los expertos estiman que el 98 por ciento de la población tiene niveles detectables de PFOA en el torrente sanguíneo. La presencia de la sustancia química se ha relacionado con niveles altos de colesterol y ácido úrico, lo que puede conducir a cálculos renales y gota.

Dado que son casi indestructibles y no se descomponen fácilmente, los productos químicos PFAS se han ganado el nombre de “productos químicos para siempre”. El Grupo de Trabajo Ambiental (EWG), describe el daño de esta manera:

“Hoy en día, casi todos los estadounidenses, incluidos los bebés recién nacidos, tienen PFAS en la sangre, y hasta 110 millones de personas pueden estar bebiendo agua contaminada con PFAS. Lo que comenzó como un ‘milagro de la química moderna’ es ahora una crisis nacional”.

PFAS en el aire se correlaciona con las mediciones de suero sanguíneo

Según la Agencia de Protección Ambiental de los Estados Unidos, cuando los humanos o los animales comen alimentos o beben agua contaminada con PFAS, pueden absorberse y acumularse en el cuerpo. Debido a que el producto químico no se descompone fácilmente, también se puede almacenar en el cuerpo durante largos períodos de tiempo.

La EPA dice que las personas están expuestas a PFAS a través de envases de alimentos que contienen los productos químicos, el equipo utilizado durante el procesamiento de alimentos, así como el suelo y el agua contaminados utilizados para cultivar los alimentos. Sin embargo, la investigación actual también sugiere que los PFAS pueden ser absorbidos por el aire que se respira a medida que las partículas se desprenden de las alfombras, la ropa y otros productos y flotan en el aire con otros polvos.

El nuevo estudio, publicado en el Boletín de Ciencia y Tecnología Medioambiental, buscó cuantificar la cantidad de PFAS a la que están expuestos los humanos, ya que la mayoría de las personas suelen pasar el 90 por ciento de su tiempo en interiores.

El equipo de investigación de la Universidad de Rhode Island y el Instituto de Política Científica Medioambiental probaron 20 sitios en 17 lugares diferentes, incluidas varias aulas de jardín de niños, una tienda de ropa al aire libre y oficinas. Tom Bruton, científico principal del instituto y del equipo de investigación, dijo que la contaminación del aire interior es “una fuente subestimada y potencialmente importante de exposición a PFAS”.

La exposición al aire puede ser más peligrosa para los niños

En el estudio actual, los investigadores encontraron que los productos químicos volátiles, específicamente los alcoholes fluorotelómeros (FTOH) están más presentes en el aire de lo esperado. Las mediciones en un aula de jardín de niños en California revelaron 6: 2 FTOH en concentraciones de 9 a 600 ng m-3 (nanogramos por metro cúbico).

Curiosamente, las concentraciones en el aire, la alfombra y el polvo estaban estrechamente relacionadas. Esto indicó a los investigadores que los PFAS que se originan en alfombras y polvo son las principales fuentes de FTOH en el aire. Determinaron que respirar aire contaminado con FTOH era el mayor riesgo de exposición en niños pequeños.

La investigación ha encontrado una correlación entre los altos niveles de PFAS medidos en el aire en hogares alfombrados tratados con Scotchgard y las cantidades encontradas en el suero sanguíneo humano. Los investigadores actuales teorizaron que los niños de jardín pueden estar expuestos a más productos químicos PFAS en la contaminación del aire interior que en los alimentos y bebidas que consumen. En abril de 2020, el Fondo de Defensa Ambiental informó sobre dos publicaciones de científicos de la Administración de Alimentos y Medicamentos, en las que los científicos confirmaron los hallazgos de que 6: 2 FTOH se bioacumula y la bioacumulación es mayor con una menor exposición.

Los científicos de la FDA también encontraron que la toxicidad y el riesgo se han subestimado significativamente.

Inicialmente, los productos químicos PFAS de cadena corta fueron reclamados por la industria como alternativas más seguras, incluido el FTOH 6: 2. Sin embargo, como mostraron los estudios de la FDA, 6: 2 FTOH es más tóxico, en gran parte debido a los productos de descomposición que también se bioacumulan.

El EWG también informa que 6: 2 FTOH por sí solo ha demostrado la capacidad de dañar el sistema inmunológico, la tiroides y las glándulas mamarias, así como tener un efecto cancerígeno potencial en animales.

Los gigantes químicos sabían de los peligros desde 2009

El PFAS de mayor incidencia encontrado en el estudio actual fue 6: 2 FTOH, que se encuentra con frecuencia en anti manchas, ceras para pisos y envases de alimentos. El 12 de mayo, The Guardian publicó un artículo de investigación que reveló que DuPont y Daikin, ambos gigantes químicos y productores de productos químicos PFAS, sabían de los peligros para la salud humana ya en 2009.

Sin embargo, ocultaron los estudios de la compañía a la FDA y al público. The Guardian vio los estudios después de que el Fondo de Defensa Ambiental y el investigador independiente Maricel Maffini los obtuvieron de las compañías y la FDA a través de una solicitud de la Ley de Libertad de Información (FOIA).

Descubrieron que Daikin había retenido un estudio finalizado en 2009 que mostraba que 6: 2 FTOH era tóxico para hígados y riñones de los animales de laboratorio. Los estudios de la compañía DuPont se finalizaron en 2012, pero no se compartieron con la FDA ni con el público. Revelaron que los productos químicos permanecieron en animales de laboratorio mucho más tiempo de lo que se anticipó originalmente.

Maffini habló con un reportero de The Guardian, indicando que si la FDA hubiera estado al tanto de los datos, era poco probable que la agencia hubiera aprobado 6: 2 FTOH. Pero la FDA tardó hasta 2020 en trabajar con los fabricantes para retirar voluntariamente el FTOH 6: 2 del envasado de alimentos, lo que también les dio a los fabricantes cinco años para lograr el objetivo.

Los documentos adquiridos a través de la FOIA muestran que la FDA había estado al tanto del estudio oculto de DuPont en 2015.

La investigadora independiente Erika Schreder, directora científica de “Un futuro sin tóxicos”, ha pedido que los PFAS se regulen.

No fueron sólo los fabricantes los que tenían información sobre 6: 2 FTOH. En 2008, DuPont presentó estudios que demostraron que los animales de laboratorio sufrían de daño hepático, dientes moteados e insuficiencia renal. Sin embargo, la FDA determinó que la exposición a los humanos sería menor. Sin ninguna evidencia de apoyo, decidieron que los PFAS de cadena corta no se bioacumularían.

Tom Neltner, director de políticas de productos químicos del Fondo de Defensa Ambiental, cree que algunas de las deficiencias dentro del proceso de aprobación de productos químicos de la FDA cuentan con datos insuficientes de seguridad por adelantado y ninguna reevaluación sistemática después de que los productos químicos han salido al  mercado.

Aunque la FDA defendió su proceso, Neltner dijo que los problemas con 6: 2 FTOH sugieren que el proceso no es suficiente. Tal como la FDA ha hecho en el pasado, y continúa haciendo en el clima actual, “están haciendo suposiciones extremadamente inexactas que no son defendibles”, dijo Neltner.

¿El conteo de espermatozoides llegará a cero en 2045?

Una de las principales preocupaciones alrededor de PFAS es su capacidad para interrumpir la función hormonal humana.

Si las estimaciones de Shanna Swan son correctas, podemos estar dirigiéndonos a una Tierra despoblada, y los productos químicos como los PFAS son la razón; Swan es epidemióloga ambiental y reproductiva en la Escuela de Medicina Icahn en Mount Sinai en Nueva York.

En su libro “Cuenta regresiva”, describe la devastación de la fertilidad que ha sido el resultado de sustancias químicas que alteran las hormonas, como los PFAS. Swan forma parte de un equipo de investigadores que realizó una revisión sistemática y un metaanálisis de los recuentos de espermatozoides desde 1973 hasta 2011.

Descubrieron que ha habido una reducción del 60 por ciento en el recuento de espermatozoides en hombres que viven en América del Norte, Australia, Europa y Nueva Zelanda. Usando proyecciones de estos datos, ella cree que el conteo de espermatozoides en hombres de todo el mundo alcanzará cero alrededor de 2045. En el libro, Swan y la coescritora Stacey Colino señalan exposiciones químicas que amenazan la fertilidad humana.

Swan no es la primera en encontrar que los productos químicos PFAS tienen un efecto significativo en la salud reproductiva humana. Un estudio publicado en el Revista de Endocrinología Clínica y Metabolismo en 2019 encontró que el aumento de los niveles se correlacionó positivamente con “una reducción de la calidad del semen, el volumen testicular, la longitud del pene y la distancia anogenital”.

Los científicos concluyeron que los productos químicos tienen un impacto sustancial e interfieren con las hormonas, “lo que potencialmente conduce a la infertilidad masculina”. La caída del conteo de espermatozoides se refleja en la tasa de fertilidad global, que cayó a 2.4 en 2019 desde 5.05 en 1964.

Bebemos, comemos y respiramos productos químicos omnipresentes para siempre

El 31 de julio de 2020, la FDA anunció que tres compañías eliminarían voluntariamente los productos químicos PFAS específicos de cadena corta utilizados en el envasado de alimentos. Estos se encuentran en envoltorios de comida rápida, cajas de pizza y cajas para llevar. El anuncio siguió a la revisión de la literatura de la FDA que señaló que 6: 2 FTOH persiste mucho más de lo que se había anticipado.

Sin embargo, la eliminación gradual podría tardar varios años. Una vez que la empresa deja de fabricar, puede tomar 18 meses adicionales para vender los productos que ya se han producido. En otras palabras, el fabricante puede tardar hasta 4.5 años en eliminar gradualmente los productos químicos de la producción.

El agua del grifo y el agua embotellada son otras fuentes de exposición a PFAS. Según el EWG, mientras que la mayoría del agua potable obtiene una calificación aprobatoria de las agencias reguladoras, la EPA no ha agregado un nuevo contaminante para la regulación en más de 20 años. En julio de 2019, el Estado de Massachusetts emitió un aviso para el agua embotellada de Spring Hill Farm Dairy, que dio positivo para PFAS.

En mayo de 2015, 205 científicos de 38 países firmaron una declaración de consenso llamada Declaración de Madrid. Su enfoque se centró en PFAS, advirtiendo sobre sus posibles efectos nocivos, incluida la toxicidad hepática, los efectos neuroconductuales adversos, el hipotiroidismo y la obesidad.

Los científicos recomiendan evitar todos los productos que contengan PFAS. Puede encontrar consejos útiles en la “Guía para evitar el JMAF” del EWG. En el pasado, también he recomendado evitar:

    • Tratamientos pretratados o quitamanchas de ropa, muebles y alfombras
    • Productos tratados con productos químicos ignífugos, incluidos muebles, alfombras, colchones y artículos para bebés
    • Comida rápida, palomitas de maíz para microondas, agua del grifo sin filtrar y alimentos para llevar
    • Utensilios de cocina antiadherentes y utensilios de cocina tratados
    • Productos de cuidado personal que contienen PTFE o ingredientes “fluoro” o “perfluoro” como el hilo dental Oral-B Glide

Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS