Querida June: consejo para una exfeminista

Algunas palabras de aliento
Por JUNE KELLUM
07 de Enero de 2021
Actualizado: 07 de Enero de 2021

Querida June:

He estado suscrita a Epoch Times durante cinco meses y he disfrutado mucho de su columna. Soy una mujer casada de 39 años con dos hijos, de 6 y 8 años. Este año ha sido profundamente transformador y desafiante para mí. He vivido mi vida como una feminista fuerte, con opinión y orientada a la trayectoria profesional que se aferró con firmeza en las muchas creencias e ideales de la izquierda liberal. Bueno… experimenté un gran cambio en mis creencias y actitudes hacia la familia, el feminismo, la masculinidad, la religión, la economía y la política. Ha sido esclarecedor pero también increíblemente desafiante porque algunas de mis relaciones han cambiado.

Mi pregunta para usted es esta: ¿Podría recomendar algún recurso, dar palabras de aliento o compartir experiencias de aquellos que han sufrido una transformación similar? Siento que la persona que yo sabía que era se ha roto y estoy tratando de reconstruirme sin perderme por completo. Tengo curiosidad por conocer su perspectiva.

Muchas gracias.

Amanda C.

Querida Amanda:

¡No es poca cosa volcar las creencias de toda una vida! Pero en mi experiencia, cuando se dispersa la niebla del feminismo, los hombres y niños en su vida se vuelven sorprendentes.

Nunca me consideré feminista en teoría, pero en la práctica, mi falta de comprensión y apreciación de las diferencias inherentes entre hombres y mujeres y nuestras virtudes complementarias colgaban como un peso muerto en mis relaciones, incluyendo mi relación conmigo misma. Permitirme a mí misma dejar de empujarme siempre a ser fuerte y estar a la altura de las circunstancias, y permitirme ser amable y adaptable ha sido muy liberador y nutritivo, tanto para mí como para mi familia.

Así que mis primeras recomendaciones de recursos serían el libro “Fascinante Mujer”, escrito por una madre cristiana y publicado a finales de los 60. Lo he recomendado antes porque lo encontré inspirador y un buen contrapunto a algunas de las ideas de la segunda ola del feminismo que estaban llegando a su popularidad en los años 60 y que ahora son ideas muy aceptadas.

En la misma línea, hay una charla de TED titulada “Conociendo al enemigo” de la cineasta Cassie Jaye , que se consideraba a sí misma una feminista hasta que decidió hacer una película sobre el movimiento de los derechos de los hombres. Lo que encontré fascinante de su historia es que pasó un año entrevistando a hombres sin poder escuchar realmente lo que decían porque en su cabeza traducía todo a través de la retórica feminista. Fue solo después de que tuvo que transcribir las entrevistas que vio lo parcial que había sido. Así que su historia es un buen recordatorio de la importancia de realmente escuchar .

Ya que tiene hijos, y si no lo ha hecho ya, le recomendaría que se familiarizara con sus necesidades y formas de expresión únicas. He apreciado las ideas de Kim John Payne, Meg Meeker y Ted Braude, y en mi lista para explorar está el trabajo de Michael G. Thompson. Helen Andelin, la autora de “Fascinante Mujer”, también escribió un libro útil sobre la crianza de los niños (ella tenía ocho).

Y si desea entender las conexiones entre las ideas feministas y el comunismo, puede leer el capítulo 7 de “Como el espectro del comunismo rige nuestro mundo”, una serie publicada por The Epoch Times. Está disponible en línea.

En el lado más ligero, el canal de YouTube “The Daily Connoisseur” ofrece mucha inspiración para las tareas del hogar y la creación de belleza en la vida diaria.

En cuanto al desafío de la transformación, creo que es importante reconocer que para crecer hay dolor y sufrimiento. Los momentos más difíciles de mi vida han sido en última instancia lo que me ha empujado a esforzarme por ser y hacerlo mejor. No puedo pensar en ningún ejemplo de la historia en el que alguien haya alcanzado la grandeza sin dolor y sufrimiento, y en algún nivel, creo que necesitamos este sufrimiento para ennoblecernos. Todo esto es para decir que creo que la persona en la que te convertirás a través de este proceso será más fuerte, más clara y más hermosa.

Me doy cuenta de que palabras como estas pueden no ofrecer mucho en cuanto a inspiración o consuelo cuando uno está en medio de dificultades, así que también me gustaría compartir algo de la belleza conmovedora del alma que está disponible una vez que uno deja ir la mentalidad de lucha que viene con una visión del mundo basada en “-ismos”.

En oposición a la mentalidad de lucha está lo que yo llamaría una reverencia por la vida. Nos permite apreciar la fuerza, la valentía y el estoicismo de los hombres; asombrarnos por los sacrificios de nuestros antepasados; conmovernos por el gran arte; y humillarnos por la complejidad de la verdad ―¡qué poco podemos saber realmente de ella y qué emocionante es el descubrimiento!

Y qué alegría que usted será capaz de compartir esta belleza con sus hijos.

Una pieza de arte visual que me inspiró es “God Speed” del pintor inglés Edmund Leighton. Muestra a un caballero despidiéndose por última vez de su dama antes de ir a la batalla. En su fuerza, la belleza y delicadeza de ella, y su evidente cariño mutuo veo la maravillosa armonía del equilibrio entre lo masculino y lo femenino.

“God Speed” (1900) de Edmund Leighton. (Dominio publico)

Para obtener más imágenes espirituales, vea los techos de Versalles, donde los dioses y diosas reinan entre nubes luminosas. Encuentro estas obras increíblemente hermosas e inspiradoras.

“Inocencia” del pintor francés William-Adolphe Bouguereau muestra a una madre sosteniendo a su hijo y a un joven cordero. Se supone que el bebé es el niño Jesús y la mujer María, pero a mí me parece una pastora que disfruta de un momento tranquilo mientras su hijo duerme en sus brazos. Hay una sensación de suavidad y tranquilidad en la imagen que encuentro muy reconfortante.

“L’Innocence” (1893) de William-Adolphe Bouguereau. (Dominio publico)

Y para los más mundanos, “La lechera” del pintor holandés Vermeer también captura un momento maravillosamente tranquilo mientras una mujer se dedica a su tarea de servir leche.

“La lechera” (1658) de Johannes Vermeer. (Dominio publico)

Como reflexión final, una vez que superemos el pensamiento limitado del grupo y comencemos a pensar por nosotros mismos, estaremos en terreno muy inestable porque ya no podremos confiar en las fuentes y el conocimiento como solíamos hacerlo. Pero creo que hay una parte innata de nosotros que es capaz de discernir la verdad, describiría la sensación físicamente como una especie de calor en el plexo solar, a veces acompañado de una plenitud en el corazón, y un saber que es la calma. Por el contrario, cuando mentimos, la gente reporta una sensación de dolor o constricción en el plexo solar.

Y además de la reverencia por la vida, la reverencia por la verdad es una guía importante. Terminaré con un pasaje de Aristóteles, quien, mucho más elocuentemente de lo que podría, explica la importancia de la precisión en el conocimiento, la humildad para reconocer los límites de nuestro conocimiento, y la importancia de la maduración del intelecto (que es algo que para muchos de nosotros, no se logró en nuestra educación infantil).

“Es la marca de un hombre educado buscar la precisión en cada clase de cosas en la medida en que la naturaleza de la materia lo admita; evidentemente, es igualmente tonto aceptar el razonamiento probable de un matemático y exigir a un retórico pruebas científicas”.

“Cada hombre juzga bien las cosas que conoce, y de estas es un buen juez. Y así el hombre que ha sido educado en una materia es un buen juez de esa materia, y el hombre que ha recibido una educación completa es un buen juez en general. Por eso el joven no es un buen oyente de las lecciones de ciencias políticas, pues no tiene experiencia en los actos que se dan en la vida, pero sus discusiones parten de estas y son sobre estas; y, además, como tiende a seguir sus pasiones, su estudio será vano y poco provechoso, porque el fin que se pretende no es el conocimiento sino la acción. Y no importa que sea joven en años o en carácter; el defecto no depende del tiempo, sino de su vivencia, y de la búsqueda de cada objetivo posterior, como manda la pasión. Porque para tales personas, como para el incontinente, el conocimiento no trae ningún beneficio; pero para aquellos que desean y actúan de acuerdo con un principio racional, el conocimiento sobre tales asuntos será de gran beneficio”.

Y para terminar, por favor, dese a usted y a los que le rodean una abundancia de gracia. Supongo que algunos de sus conocidos podrían pensar que está loca o que le están lavando el cerebro. No me preocuparía demasiado por mantener activamente las conexiones que ahora se sienten tensas, pero tampoco tensar innecesariamente. Algunas personas estarán abiertas a su transformación; algunas relaciones pueden volverse más superficiales o llegar a un cierre orgánico. Así que de la misma manera que muchas culturas dan a la madre y al bebé un período de tiempo tranquilo juntos antes de que el bebé conozca el mundo, tómese un tiempo de incubación para ajustarse a su nuevo mundo.

Y permítase no tener abundantes respuestas sino enmarcar bien sus preguntas y abrazar el viaje para descubrir las respuestas. Esto es realmente una de las cosas más poderosas que se me ocurren, porque permite buscar verdades cada vez más altas y profundas.

Sinceramente:

June

¿Tiene alguna pregunta sobre familia o relaciones para nuestra columnista de consejos, DearJune? Envíela a DearJune@EpochTimes.com o a la atención de: Dear June, The Epoch Times, 229 W. 28th St., Floor 7, New York, NY 10001.

June Kellum es una madre casada de dos hijos y periodista de Epoch Times que cubre temas de familia, relaciones y salud.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí.

Descubra

Cómo el comunismo destruye a la familia

TE RECOMENDAMOS