Querida siguiente generación: La forma en que reaccionen a los desafíos determinará quiénes son

Por DEAR NEXT GENERATION
21 de Julio de 2021
Actualizado: 21 de Julio de 2021

Querida siguiente generación:

Me gustaría decirles que no tengan miedo de entablar una conversación con una persona mayor. He trabajado y sido voluntario con muchos adultos jóvenes que se quedan callados cuando estoy cerca de ellos. Si rompo el silencio iniciando una conversación, de repente apartan la vista de su teléfono móvil o de sus pensamientos y se animan, y parecen realmente sorprendidos —quizá agradecidos— de que les haya hablado.

Los jóvenes están muy aislados ahora, con todos los teléfonos móviles omnipresentes, los aparatos electrónicos, etc. A mis 63 años (y perteneciendo a una generación de habladores sociales), tengo muchas experiencias vitales que compartir, y una vez que empiezo a charlar con los más jóvenes, se abren y se unen a la diversión.

Hace poco, un joven me estaba empacando las compras y me preguntó cómo me había ido en el día. Era tartamudo y no le di importancia, porque me alegré de que una persona joven iniciara una conversación conmigo. Después de charlar durante varios minutos, me dijo que no suele hablar mucho porque la gente se burla de su tartamudez. Le dije que nunca sintiera que era diferente a nadie, y que todos somos humanos con características únicas, y que estuviera orgulloso de ser quien era, y que nunca dejara de hablar.

Cuando me disponía a empujar mi carro, me dijo: “Gracias, me has alegrado el día”. Repitió esa frase una vez más mientras me alejaba. Él también me había alegrado el día. Así que no tengas miedo de tomarte el tiempo de hablar con alguien, ya sea mayor o joven (y llama, no envíes mensajes de texto, a tus padres o abuelos de vez en cuando, eso sí que nos gusta). Puede que los días de ambos sean más brillantes.

Maureen Mathieu, Maine

_________________

Pasé una hora en el banco con mi padre, ya que tenía que transferir algo de dinero. No pude resistirme y le pregunté: “Papá, ¿por qué no activamos tu banca por Internet?”.

“¿Por qué iba a hacerlo?”, preguntó.

“Bueno, no tendrás que pasar una hora aquí para cosas como la transferencia. Incluso podrás hacer tus compras por Internet. Todo será muy fácil”.

Estaba muy emocionado por iniciarle en el mundo de la banca electrónica.

Me preguntó: “Si lo hago, ¿no tendré que salir de casa?”.

“Sí, sí”, le dije. Le conté que ahora hasta la comida se puede entregar en la puerta de casa y que Amazon lo entrega todo.

Su respuesta me dejó sin palabras. Dijo: “Desde que entré hoy en este banco, me encontré con cuatro de mis amigos, charlé un rato con el personal, que ya me conoce muy bien. Saben que estoy solo… Esta es la compañía que necesito. Me gusta prepararme y venir al banco. Tengo suficiente tiempo, es el contacto físico lo que anhelo. Hace dos años me enfermé, el dueño de la tienda a la que le compro frutas, vino a verme y se sentó junto a mi cama y lloró. Cuando tu madre se cayó hace unas semanas mientras daba su paseo matutino, nuestro tendero local la vio e inmediatamente la metió en su coche para llevarla a casa, ya que sabe dónde vivo. ¿Tendría yo el toque humano si todo se volviera online? ¿Por qué querría que me lo entregaran todo y me obligaran a interactuar solo con mi computadora? Me gusta conocer a la persona con la que trato y no solo al vendedor. Se crean lazos de relación. ¿Amazon también entrega todo esto? La tecnología no es la vida… Pasa tiempo con las personas… no con los dispositivos”.

Maureen Rice, Florida

_________________

Para la siguiente generación:

Tuve la suerte de conocer a los abuelos de mis dos padres y aprecié nuestros viajes anuales para visitarlos. Eran una gran fuente de información y orientación, con muchas historias.

Fue mi padre, mi guía y la persona más influyente en mi vida, quien dijo las siguientes palabras que se me quedaron grabadas y me llevaron a donde estoy ahora (jubilado en Florida). Espero que esté satisfecho con el resultado, ya que hace más de 12 años que se fue.

Era un veterano de la Marina de la Segunda Guerra Mundial que sirvió (nada más salir del instituto) en el Pacífico y que, como muchos, volvió a casa y construyó una vida para su familia y nunca habló de la guerra.

Me dijo que nadie te debe nada, y que si quieres tener éxito en la vida, depende de ti. Nunca dejes un trabajo hasta que tengas otro, y haz siempre el trabajo que tengas lo mejor que puedas. También dijo que tu palabra es tu vínculo y que siempre honres tu palabra.

Donn Arthur Malwick, Florida

Arthur A. Malwick Jr., padre de Donn Arthur Malwick, un veterano de la Segunda Guerra Mundial. (Cortesía de Donn Arthur Malwick)

_________________

Querida siguiente generación:

Soy un veterano de la Marina de 71 años y vengo a decirles que la vida está llena de desafíos. La forma en que reaccionen a esos desafíos determinará quiénes son. Sean fuertes, tengan fe y crean en sí mismos. La vida es un viaje, disfrútenlo.

No te dejes llevar por toda la retórica que oyes y ves sobre la CRT, el wokeismo y la cultura de la cancelación. Vives en el mejor país del mundo. Estudia su historia y conoce que hemos cometido errores en el camino, pero hemos aprendido de ellos. Conocer esos errores nos impide volver a cometerlos. Trabaja duro, sé honesto con todo el mundo, incluido tú mismo, y cuando falles (y a veces lo harás), “levántate y vuelve a la carrera, así es la vida” (una letra de Frank Sinatra).

Una de las mayores lecciones que aprendí fue cuando me senté a la mesa a los 12 años. Acababa de terminar de comer y le pregunté a mi padre si me pagaría por cortar el césped. Me preguntó cuánto creía que valía y le dije que 3 dólares. Dijo que sí, sacó su cartera y me dio 3 dólares. Cuando le pedí que me dejara ir me dijo que sí, “pero antes de que te vayas, ¿cuánto crees que habría costado en un restaurante esta comida que cocinó tu madre?”. Me sorprendió. Le dije, ¿unos 4 dólares? Aprendí la lección. Se lo entregué y no volví a preguntar. Aprendí el valor del trabajo, la familia y el compromiso en esa única lección.

Sal De Mauro, Carolina del Norte

_________________

El mejor regalo que los padres pueden hacer a sus hijos es amarlos.

No intenten ser una hermana o un hermano para sus hijos. Ellos necesitan un padre y una madre.

Yo enseñé en la escuela y creo que una de las lecciones más importantes que di fue enseñarles a dar la mano. No tenía nada que ver con mi asignatura. Les dije que un día solicitarían una plaza en la universidad o harían una entrevista de trabajo y que la primera impresión podía ser duradera. Les dije que debían mirar a la persona a los ojos y darle un fuerte apretón de manos. Luego me dirigí a todos los alumnos y les hice practicar. Fue algo pequeño, pero pensé que merecía la pena, y quizá podamos volver a hacerlo ahora que la pandemia está siendo controlada.

Ann S. Russell, Virginia

_________________

En busca de un legado.

Creo que aprendemos quiénes somos a partir del legado que recibimos de nuestros padres. Dicho esto, es importante que entiendas la historia de tus padres y la de tus abuelos para comprender cómo las generaciones pasadas hicieron que funcionara con todas las dificultades que tuvieron que afrontar.

Yo crecí con una madre que nació en 1918 en Italia. En 1945, durante la liberación de Italia, conoció a mi padre, un soldado británico, y se trasladó a Inglaterra. Era una mujer inválida desde muy joven, que había vivido bajo la ocupación nazi y que también había sido discriminada en Inglaterra. Se convirtió en madre de ocho hijos, y cuando el menor tenía 4 años y el mayor 13, su esposo, mi padre, murió.

Clorinda y James Henry O’Neill en su luna de miel en Roma en 1945. (Cortesía de Dorothy O’Neill)

Hablaba un inglés deficiente, era extremadamente pobre, pero sabía lo que tenía que hacer por su familia. No venía de fuera, sino de dentro. No dependía de nada ni de nadie, ni de ningún gobierno. Recibía su pensión de viuda y su asignación por hijos del gobierno, pero esto era una pequeña ayuda para cuidar de sus hijos.

Consiguió un trabajo en la lavandería de un hospital psiquiátrico, ya que se adaptaba a su horario para recoger a sus hijos después del colegio. Esta era su vida, y aunque dura, se sentía muy orgullosa y dedicada a ser una gran madre.

Había pocos lujos, muy pocas vacaciones sencillas, sobre todo ropa usada, pero muchas lecciones para aprender a mirar la vida por lo que puedes hacer para mejorarla, en lugar de por lo que puedes conseguir.

Nos enseñó a trabajar duro y a creer en nosotros mismos. Nunca miramos nuestra vida como si fuéramos pobres, sino afortunados por tener lo que teníamos. Nunca dejó que nos compadeciéramos de nosotros mismos, y hoy hemos seguido sus pasos. A sus 60 años, ¡compró su primera casa!

Todos mis hermanos, de un modo u otro, han tomado el legado de nuestra madre y han hecho una vida que se basa en “qué puedo hacer para mejorar mi vida”, no en “qué puedo conseguir” o “qué se puede hacer por mí”.

Nunca se vio a sí misma como una víctima, aunque a veces la ridiculizaron por su acento y la escupieron por ser italiana. No buscó lástima ni alguien que la defendiera, sino que mantuvo la cabeza alta.

Así que mira tu historia para encontrar tu legado dentro de tu familia, abraza lo que quizás nunca hayas visto antes, y úsalo para crecer en lo que desees ser, porque ese es el regalo que te dieron para que lo uses. Ningún gobierno puede ocuparse de ti, tienes un legado, una riqueza de historia que te ayuda a construir, ¡úsalo!

Dra. Dorothy O’Neill, California


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí.


 

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS