Querida siguiente generación: “La promesa de un anciano”

Por Querida siguiente generación
29 de Octubre de 2020
Actualizado: 29 de Octubre de 2020

No importa lo viejo que seamos, la vida nos enseña nuevas lecciones cada día.

Tengo 76 años y todavía estoy aprendiendo. Hace unos años, a los 60, aprendí una importante lección de vida que compartí con mi nieta de 5 años, y ahora me gustaría compartirla en esta columna.

Hace muchos años, compramos la casa en la que aún vivimos hoy. El único árbol del patio trasero era un pequeño arce, cerca del patio. Deseaba que el árbol fuera más grande para que diera más sombra. Con el paso de los años, el árbol se hizo más grande y yo envejecí.

Finalmente añadí una sala de tres estaciones sobre el patio y construí una cubierta cerca del árbol. Añadí plantas, incluyendo un pequeño estanque con una cascada, bajo el árbol. Por la noche, iluminé el árbol con un reflector. Me encantaba ese árbol. Era como si fuéramos amigos.

Sin embargo, aunque el árbol era ahora grande y cubría mi terraza y patio con sombra durante el caluroso verano, también cubría mi techo con vainas de semillas en primavera, lo que provocaba que mis canaletas se atascaran. A medida que fui creciendo, se convirtió en un problema cada año.

Entonces, una primavera, frustrado por las canaletas obstruidas y mi techo cubierto con vainas de semillas, en una decisión rápida, llamé a una compañía de servicios de árboles y pedí que talaran el árbol.

En pocas horas, todo lo que quedaba era un gran tronco. Caminé hasta el tronco y me senté en él. Mientras me sentaba allí bajo el sol caliente, pensé en los muchos años que pasamos juntos. Pensé en la sombra fresca que me proporcionaba, pero ahora la sombra había desaparecido. Pensé en el hogar que el árbol proporcionaba a los pájaros cantores como los cardenales y carboneros. Pensé en el hermoso color que el árbol mostraba en otoño. Me sentí muy triste, como si acabara de perder a mi mejor amigo.

Pensé: “Aunque el árbol me molestaba en la primavera al desprender sus vainas de semillas, ¿por qué me deshice de tan buen amigo con tantas buenas cualidades? ¿Qué pasa si mis amigos me talaran o se deshicieran de mí porque tengo un mal hábito?”.

Me sentí mal. Mi amigo, el arce, se había ido. Me di cuenta de que me llevó toda una vida construir una amistad, pero una mala decisión terminó con esa amistad para siempre. Mientras me sentaba en el tronco, miré al suelo y vi unas cuantas vainas de semillas del árbol en el suelo. Entonces tuve una idea.

Tomé una y la planté en una pequeña maceta de tierra. A los pocos meses, una pequeña planta de semilla comenzó a crecer. La primavera siguiente, planté el pequeño árbol en mi patio trasero, no lejos de donde una vez estuvo el viejo arce. Sabía que nunca disfrutaría de su sombra, pero esperaba que el próximo dueño de mi casa no solo disfrutara de su sombra, sino de su color en otoño y del dulce canto de los pájaros posados en sus ramas.

Este acontecimiento en mi vida me enseñó tres lecciones importantes: primero, toma mucho tiempo desarrollar una amistad. Trata a tus amigos con respeto y nunca hagas o digas nada hiriente, porque podrías perder a tu amigo para siempre. Segundo, piensa primero antes de actuar. No actúes con prisa o por frustración. Había otras soluciones para mi problema de las semillas, como añadir protectores de canaletas, pero no lo pensé bien. Y, por último, todos somos guardianes de la tierra. Si cortamos un árbol, es importante plantar uno nuevo.

Después de compartir mi historia con mi nieta, me inspiré en escribir e ilustrar un libro infantil: “El anciano y el árbol”. En los últimos años, he visitado a miles de estudiantes de segundo grado en aulas de todo Michigan, leyendo mi historia. Al final de cada presentación, le doy a cada niño una copia autografiada de mi libro. Sin embargo, antes de que obtengan el libro, les pido que reciten conmigo: “La promesa de un anciano”, “Prometo que nunca cortaré a mis amigos”.

Richard Schlatter

_________

Querida Próxima Generación:

A los 66 años, he conseguido arruinar tres matrimonios. ¡Siempre estuve fuera de mí!

Era egoísta y  pensaba que “porque trabajaba, debía conseguir lo que quería”, me compraba cosas para mí. Siempre tuve un trabajo bien pagado, así que la familia no sufría necesidades. Pero yo ponía mis necesidades primero.

Llegué a tener relaciones adúlteras, arruinando los tres matrimonios, y arruinando mi relación con mis hijos. Sin mencionar lo que le causé a mi esposa. Todo porque pensaba que debería tener lo que quiero cuando quiero.

Ahora que estoy jubilado y me pierdo tanto de la vida de mis hijos y nietos, reflexiono sobre lo que hice y cómo llegué a este punto.

Mis hijos me han perdonado, pero el daño está hecho y no se ha olvidado. Así que me quedo afuera mirando hacia adentro. Asumo toda la culpa de mis acciones, sabiendo el dolor que causé a tanta gente, porque fui egoísta y tuve relaciones adúlteras.

Hoy es mejor que el año pasado, pero sigo viendo el dolor del pasado en la cara de mis hijos.

Por favor, tome esto: no sea egoísta, ponga a su familia primero, no piense que el pasto es más verde al otro lado de la cerca. Y trae a Dios a tu vida y sigue su plan para ti.

Respetuosamente,

Tom Schram

_________

Querida Próxima Generación:

Es tu viaje, hazlo bien.

Desarrolla una relación saludable contigo, aprende a ser tu mejor amigo, y trátate con cuidado y amor.

Trabaja duro en todo lo que hagas, esto construirá la inmunidad contra el pensamiento negativo y la autocompasión.

Come alimentos nutritivos y está bien que disfrutes de las galletas y el helado.

Ejercita tu mente y tu cuerpo, siempre aprendiendo y manteniéndote tan en forma y fuerte como sea posible.

Camina todos los días por lo menos 10 minutos y reflexiona sobre todo lo que tienes que agradecer en tu vida, no solo lo que es bueno, sino también las cosas que te desafían.

Ten el corazón de un servidor y el espíritu de un guerrero, intenta siempre traer tu mejor yo al mundo.

Pon tu fe en Dios, en la familia y en ti, que todo funciona para el bien de todos.

Solo estamos aquí por poco tiempo, así que sal y vive la vida que has imaginado. Es realmente un hermoso viaje.

Alex I. Gallego

____________________

¿Qué consejo le gustaría dar a las generaciones más jóvenes?

Pedimos a todos nuestros lectores que compartan los valores eternos que definen el bien y el mal, y que pasen la antorcha, si quieren, a través de su sabiduría y su experiencia duramente adquirida. Creemos que la transmisión de esta sabiduría ha disminuido con el tiempo, y que solo con una fuerte base moral podrán prosperar las generaciones futuras.

Envía tu consejo, junto con tu nombre completo, estado e información de contacto a NextGeneration@epochtimes.com o envíalo por correo a: Next Generation, The Epoch Times, 229 W. 28th St., Floor 7, New York, NY 10001.


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


Historias de convicción

Trabajó para la mafia y fue un adicto durante décadas, al fin se libera con ayuda de la meditación

TE RECOMENDAMOS