Querida siguiente generación: Mis pensamientos sobre el perdón

Por Dear Next Generation
14 de Septiembre de 2021
Actualizado: 14 de Septiembre de 2021

Palabras hirientes

Usando su imaginación, imagínese una madera de roble de 4 por 4. Imagine un clavo grande. Ahora tome el clavo y clávelo profundamente en el tronco, no tan profundo que no pueda sacarlo de nuevo, pero sí profundo. Ahora sáquelo con su martillo de orejas. Al mirarlo, se dará cuenta que el agujero es feo y no es apropiado para ese precioso trozo de madera. Así que toma un poco de masilla para madera y rellena el agujero todo lo que pueda. Espera que se seque y empiezas a lijar, primero con grano grueso y finalmente con una lija fina. Ya no se siente el agujero, pero se ve. Entonces, toma un poco de sellador de lijado, lo aplica, y lo lija, luego otra capa, y lo lija hasta dejarlo suave. Luego aplica una capa de pintura, la deja secar, y aplica otra capa de pintura y la deja secar, y finalmente una última capa de pintura. Cuando esté seco ya no se podrá ver ni sentir el agujero.

¡Hurra!… pero tome un divisor y parta el tronco en dos desde la parte superior. Cuando lo haga, verá el agujero del clavo. Es todo el camino a través, que nunca será llenado. Ahora le diré, tal vez lo haya adivinado. El clavo es una palabra dura e hiriente, la madera es el corazón de alguien. Puede ser cubierto con el perdón, lijado con amor y cuidado, pero nunca puede ser borrado u olvidado.

El perdón

La chismosa del pueblo hacía precisamente eso, contaba verdades y mentiras sobre todos los habitantes del pueblo; lo hizo durante muchos años, causando angustia, ira y dolor en su pequeño pueblo. Una noche, tuvo un sueño sobre todas las personas a las que había hecho daño con su mala lengua. Cuando se despertó, estaba en shock. “Oh, Dios”, pensó, “todas las personas a las que he herido con mis chismes. Lo siento mucho”, y empezó a llorar y a lamentar cada palabra. Quería sinceramente el perdón, pero nadie la reconocía cuando intentaba disculparse.

Se dirigió rápidamente a su iglesia y habló con su pastor. “¿Qué debo hacer?”, gritó, con grandes lágrimas rodando por sus mejillas, lamentándose con fuerza. “¿Seré perdonada alguna vez?”.

El pastor le sonrió y le dijo: “Por supuesto, querida mujer, pero primero debes hacer una penitencia. Entonces todo será perdonado y olvidado”.

“Dígame, dígame, y lo haré enseguida”, dijo ella.

“Entonces”, dijo él, “primero debe comprar una gran almohada de plumas. Luego debe subir al campanario de la iglesia. Luego tome la almohada y corte la parte superior para abrirla. Arroje hasta la última pluma por las ventanas del campanario. “Cada una”, advirtió, “o no encontrará el perdón que busca. Luego debe salir al pueblo y tomar hasta la última de las plumas que el viento se llevó del campanario. Hasta la última, porque si no lo hace, si le falta alguna, no podrá encontrar el perdón”.

Es mucho más fácil lanzar chismes, mentiras y rumores como las plumas que recogerlas.

Pedir perdón

Si está en una multitud o en una sala llena de amigos o desconocidos, y una conversación se sale de control y usted lanza comentarios desagradables, mezquinos e hirientes a alguien, puede decidir más tarde que se equivocó tanto que simplemente tuvo que pedir perdón a la persona ofendida. Eso es un comienzo, pero ahora debe pedir perdón a todos los que escucharon los insultos. A todos. De nada sirve buscar a la persona ofendida y pedirle perdón cuando está sola. Usted la difamó, la insultó, la hirió y la avergonzó delante de los demás. No puede esperar el perdón sin hacerlo.

Así que sea plenamente consciente de lo que dice, y mantenga sus pensamientos y su boca bajo control, porque el perdón es algo difícil de conseguir.

Joan Hughes Duszka, Michigan

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS