¿China quiere dominar el mundo? La iniciativa de la Franja y la Ruta

Por Simone Gao - NTD
30 de Noviembre de 2019 Actualizado: 30 de Noviembre de 2019

Narración: Hay tres componentes principales en las ambiciones globales de China: la iniciativa de la Franja y la Ruta, 5G, y el Mar del Sur de China.

Simone Gao: Me refiero a que en la historia del mundo, muy pocas potencias o ninguna han podido dominar tanto la tierra como el mar,  ya se sabe, al mismo tiempo. Pero China, a través de la iniciativa de la Franja y la Ruta, está tratando de hacerlo.

John Sitilides: Uno de los beneficios de tener una economía centralizada, es que se puede planificar cuáles son tus objetivos y luego ordenar a tus corporaciones, tus bancos, tus instituciones crediticias, tus líderes industriales para que adopten las políticas que se necesitan para alcanzar las metas bajo una economía centralizada.

Narración: Huawei ha conseguido contratos 5G con más de 60 países de todo el mundo, muchos de los cuales son aliados de EE.UU., a pesar de las advertencias de EE.UU. sobre la ciberseguridad.

John Sitilides: China tiene probablemente su operación de lobby más eficaz en Bruselas, que en cualquier otra parte del mundo.

Simone Gao: ¿Cuál cree que es el objetivo final de China en el mar del sur de China y cuál es el plan de Estados Unidos sobre China?

John Sitilides: Han sido muy abiertos sobre esto. En última instancia, se trata de gestionar el comercio de Asia controlando el mar de China Meridional y decidiendo qué actividades económicas tienen lugar en el mar de China Meridional y de poder utilizar el control sobre el mar de China Meridional para sabotear potencialmente las actividades económicas o las políticas llevadas a cabo por Japón, Corea del Sur o Taiwán, que China considera que van en contra de sus propios intereses.

Narración: En el auge del gran conflicto entre Estados Unidos y China, realizamos un análisis con John Sitilides, estratega geopolítico de Trilogy Advisors. ¿Cuáles son las ambiciones globales de China? ¿Cómo se ejecutan y, lo que es más importante, qué significan para el mundo?

Presentador: Soy Simone Gao y tú estás viendo Zooming In.

¿Quiere China dominar el mundo?

Segunda parte: La iniciativa de la Franja y la Ruta

Narración: La iniciativa de la Franja y la Ruta es una estrategia de desarrollo global adoptada por el régimen chino que involucra el desarrollo de infraestructura y la inversión en 152 países y organizaciones internacionales en Asia, Europa, África, el Medio Oriente y Sudamérica. La Franja y la Ruta ha causado la preocupación generalizada de que es un impulso para el dominio chino en los asuntos globales con una red de comercio centrada en China. Aunque en muchos países que han adoptado la Franja y la Ruta se ha observado una pérdida de activos soberanos causada por las trampas de la deuda, otros países aún siguen firmando la iniciativa china para facilitarles el acceso al crédito.

En mayo de 2017, la empresa estatal china COSCO Shipping completó la adquisición de una participación del 51 por ciento en el Puerto del Pireo en Grecia, uno de los puertos marítimos más grandes de Europa. Dos años después, en noviembre de 2019, Cosco planea invertir alrededor de 1000 millones de dólares más en el Pireo para ayudar a convertir el puerto en un punto de entrada principal para las exportaciones de China a Europa.

En marzo de 2019, el secretario general del Partido Comunista Chino, Xi Jinping, y el gobierno italiano firmaron un acuerdo no vinculante para que Italia se adhiriera a la iniciativa de la Franja y la Ruta. El acuerdo incluye 29 operaciones por un valor de 2800 millones de dólares en varios sectores.

El 23 de octubre de 2019, Daniel Andrews, Primer Ministro de Victoria, Australia, firmó la adhesión del estado a la Franja y la Ruta en Beijing. Andrews dice que el último acuerdo permitirá a las firmas de ingeniería y diseño de Victoria licitar por contratos para proyectos de infraestructura de la Franja y la Ruta en todo el mundo.

En los últimos 18 meses, sin embargo, el crecimiento de la iniciativa de Franja y la Ruta se desaceleró significativamente al disminuir el acceso de Beijing a los fondos disponibles para la inversión extranjera. El valor de los nuevos proyectos de construcción en el extranjero también ha disminuido.

Simone Gao: Hablemos de la Franja y la Ruta. Creo que parte de Australia e Italia acaban de firmar la iniciativa de la Franja y la Ruta. Mientras tanto, la iniciativa de la Franja y la Ruta se ha ralentizado bastante porque Beijing se está quedando sin dinero. Entonces, ¿cuál es su evaluación del estado de la iniciativa de la Franja y la Ruta en este momento?

John Sitilides: Sí, es una construcción geopolítica fascinante que el régimen chino ha construido en la última década, pero que se ha vuelto a consolidar con el ascenso de Xi Jinping al poder en Beijing. Así que lo interesante de la iniciativa de la Franja y la Ruta es que en realidad no es una construcción formalizada, ¿verdad? No hay ningún documento que diga, “esto es lo que estamos haciendo y esto es todo lo que cabe adentro y todo lo demás”. Parece muy nebuloso y creo que es a propósito. Tomados en su conjunto probablemente es el proyecto o conjunto de proyectos de infraestructura y desarrollo económico más completo y ambicioso de la historia de la humanidad. Así que ahora estamos hablando de 60 a 70 países que son parte de una serie de proyectos de desarrollo económico que conectan los mercados chinos a través de Asia central, a través de Asia del Sur, el mar de China del Sur, el océano Índico, el continente africano, hasta llegar a Europa y cada vez más en América Latina y el mar de Caribe, aquí en el hemisferio occidental, donde el régimen chino fue capaz de utilizar los bancos de propiedad estatal y las instituciones crediticias para proporcionar tal vez no solo cientos de miles de millones de dólares, sino entre más de un billón de dólares a 2 billones de dólares para promover estos proyectos de desarrollo económico que, en la superficie, parecen ser muy benignos.

John Sitilides: ¿Quién está en contra del desarrollo económico? Especialmente para aquellos países que no pueden acceder a los mercados internacionales de crédito. Pero lo que vemos que está sucediendo cada vez más es lo que ahora se llama diplomacia de la deuda o préstamos predatorios, en los que estas instituciones chinas están prestando a países que a menudo tienen acuerdos muy opacos de los que nadie sabe los términos hasta que se produce una suspensión de pagos o un incumplimiento en la devolución de los términos de los préstamos, a menudo con corrupción y soborno directo de funcionarios locales para proyectos de dudoso mérito que no utilizan trabajadores locales o materiales locales, pero que en realidad son casi una exclusiva ventaja para las instituciones crediticias chinas, para la sobrecapacidad industrial china, y para el exceso de mano de obra china y que en definitiva son estrategias y objetivos de control político chino sobre muchas partes del mundo. Por lo tanto, creo que cuando se mira en su totalidad, se trata de un desarrollo cada vez más preocupante, si no peligroso, de la geopolítica mundial en los últimos cinco años, e incluso donde ha habido algunos contratiempos en los términos de la capacidad o la voluntad de las instituciones chinas de financiar algunos de los proyectos, así como la marcha atrás de un conjunto de países que han visto lo que sucedió en Sri Lanka y Bangladesh, en las Maldivas y otros países similares, y que ahora están tratando de renegociar los términos de estos acuerdos de desarrollo económico”. China hizo enormes progresos para poder asegurar una influencia política mucho mayor en docenas de países de todo el mundo de lo que nadie se hubiera imaginado hace cinco o diez años, en gran medida a través de la iniciativa de la Franja y la Ruta.

Simone Gao: El número que creo que es, en dos años, en los últimos dos años, el crecimiento de la Franja y la Ruta disminuyó un 20%, casi un 20%. Así que está diciendo que todavía hay que preocuparse por ello.

John Sitilides: Absolutamente. Mire, China hizo grandes progresos en los países africanos donde se podría mirar el futuro de la cadena de suministro global y especialmente el grado en el que las cadenas de suministro se están moviendo fuera de China. Hay una conjunto de zonas del mundo que esperamos que reemplacen a China como la fábrica del mundo, pero mucho de eso puede suceder en África y podemos hablar de ello. Y China es el principal inversor internacional en África. También existen los tipos de votos que todos estos países africanos pueden aportar a China o para silenciar las críticas hacia China en las Naciones Unidas o en términos de las inversiones en la Franja y la Ruta en Europa, en la Unión Europea, en el FMI, en el Banco Mundial o en cualquiera de estas instituciones multilaterales que de otro modo podrían criticar a China. Ahora bien, muchas de esas críticas han sido silenciadas debido a la influencia política, económica y de inversión de China en todos esos mercados.

John Sitilides: Usted acaba de mencionar Australia. Australia, es uno de los aliados occidentales más importantes en materia de seguridad en la región del Indo Pacífico, pero tienen que equilibrar sus necesidades de seguridad y los imperativos de esa asociación con Estados Unidos con el hecho de que su mayor socio comercial es China, ¿verdad? Simplemente por proximidad geográfica. Deberíamos hacer lo mismo con lo que sucede en Europa, donde Italia ha abierto no solo el puerto de Génova, sino también el puerto de Trieste, a la iniciativa china de la Franja y la Ruta. Y esto se produce después de que China haya invertido 800 millones de dólares para desarrollar el Puerto del Pireo en Grecia y pueda invertir otros 600 millones de dólares en los próximos años. De modo que China se está moviendo ahora hacia una serie de puertos con participación minoritaria en unos 14 puertos europeos, casi todos los cuales están destinados a ser ampliados y mejorados por el régimen chino en los próximos años para penetrar cada vez más e influir cada vez más en estos socios europeos de Estados Unidos. Por lo tanto, puede haber un retroceso a corto plazo en lo que respecta a un aumento agresivo de las inversiones en la iniciativa de la Franja y la Ruta en todo el mundo. Pero esos puntos de apoyo han sido establecidos y ahora China tiene una estrategia a muy largo plazo para aumentar su nivel de influencia en todos estos países alrededor del mundo (tanto) desarrollados como subdesarrollados, de manera que al menos en la tendencia actual, probablemente traerá mayores beneficios diplomáticos e internacionales a China y al logro de sus objetivos alrededor del mundo.

Simone Gao: En cierto sentido, creo que esto no tiene precedentes. Por lo tanto, me pregunto si esto sigue siendo una estrategia política geopolítica demasiado agresiva. Quiero decir que en la historia del mundo, muy pocos o ningún poder ha podido dominar tanto la tierra como el mar, ya se sabe, al mismo tiempo. Pero China, a través de la iniciativa de la Franja y la Ruta, está tratando de hacerlo. Y ahora parece que Beijing se está quedando sin dinero. ¿Qué va a pasar?

John Sitilides: Bueno, están intentando dominar las rutas terrestres y marítimas a través y alrededor del supercontinente euroasiático por falta de una frase mejor, ¿verdad? que combina el área de más rápido crecimiento en el mundo económicamente, ¿verdad? La cuenca del Pacífico asiático y el sur de Asia. Junto con la vasta economía de la Unión Europea como un bloque comercial integral y también el rápido crecimiento de muchos países africanos, especialmente en una zona que va a duplicar su población… El continente africano, en los próximos 20 años. Así que, una vez más, uno de los beneficios de tener una economía centralizada es que se puede planificar cuáles son tus objetivos y luego ordenar a tus corporaciones, tus bancos, tus instituciones crediticias, tus líderes industriales para que adopten las políticas que se necesitan para alcanzar las metas bajo una economía centralizada. Y eso es lo que el partido comunista chino ha hecho con sus posibilidades de mando directo.

John Sitilides: Pero el problema es esto en primer lugar. No todo el mundo simplemente deja que China haga lo que quiere hacer. Incluso cuando ahora hay una alianza entre China y Rusia, por ejemplo. Rusia tiene sus propias ambiciones geopolíticas a lo largo de su periferia en Europa, en la región del Mar Negro, en Oriente Medio y en Asia Central. Está muy preocupado por lo que China está haciendo en el patio trasero de Rusia en Asia central. Y el hecho de que no solo tengan grandes proyectos de ferrocarriles, sino también autopistas, puentes y proyectos de desarrollo económico que están disminuyendo la influencia de Rusia en estos países y es motivo de preocupación para Vladimir Putin y para el régimen gobernante de Moscú. Por no hablar del hecho de que en 20 o 30 años, se puede imaginar una situación en la que China está viendo las vastas tierras forestales y los recursos naturales de Siberia y Rusia oriental —que están muy poco pobladas con rusos y cada vez más pobladas con ciudadanos chinos— como la posibilidad de una adquisición directa de ese territorio o de una guerra ruso-china a lo largo de esa frontera.

John Sitilides: Pero eso es proyectar cinco, diez o veinte años. Sin embargo, otros países miran con recelo lo que China quiere hacer porque sus propios intereses están en juego. E incluso cuando hablamos de Made in China 2025. El país europeo más amenazado por esto es, por supuesto, Alemania, que es un líder industrial y tecnológico en la Unión Europea y, por lo tanto, en la escena mundial. Así que China creo que estaba en una trayectoria más inteligente antes del ascenso de Xi Jinping, cuando hablaban entre comillas sobre el ascenso pacífico, y sin proclamar su objetivo tan abiertamente… solo permitieron que la economía creciera,  sin embargo mantuvieron un perfil diplomático internacional más bajo. Y casi todo esto se ha visto contrarrestado por un estilo de liderazgo muy agresivo y musculoso del secretario general, Xi Jinping, en formas que obligan a otros países, ya sean países receptores que ahora han perdido activos soberanos, puertos, autopistas, aeropuertos, porque no pudieron devolver los costosos y onerosos términos de reembolso de estos acuerdos oscuros a instituciones demasiado chinas y avisar a otros países: “Oye, ese acuerdo que firmaste con China hace uno o dos años, es mejor que revises esos términos del acuerdo porque puedes terminar en bancarrota por estos proyectos y tener que ceder tu territorio soberano y tus activos soberanos a China”.

John Sitilides: Así que creo que la forma en que China lo ha hecho públicamente en ciertas partes del mundo en los últimos años ha sido perjudicial para el propio interés de China. Y en otras partes del mundo, como en Europa, los europeos o algunos países europeos, especialmente en Europa del Este, los 17 países más uno, han dejado muy en claro que no pueden acceder al crédito en condiciones favorables en el mercado abierto. Y se irán a China a buscarlo. Y los chinos han aprovechado estas oportunidades de forma muy inteligente y práctica.

Cierre: A continuación, ¿puede la Red Punto Azul contrarrestar la iniciativa de la Franja y la Ruta?

Parte 2: La Red Punto Azul, ¿una alternativa a la iniciativa de la Franja y la Ruta?

Narración: La Corporación de Inversión Privada en el Extranjero de Estados Unidos (OPIC) dio a conocer recientemente un programa llamado la Red del Punto Azul (Blue Dot Network), en un esfuerzo por contrarrestar la multimillonaria iniciativa china de la Franja y la Ruta. La red revisará proyectos de infraestructura para asegurar un desarrollo transparente y financieramente sostenible en la región del Indo-Pacífico y en todo el mundo. La OPIC trabajará en cooperación con el Banco de Cooperación Internacional del Japón y el Departamento de Relaciones Exteriores y Comercio de Australia.

John Sitilides: Bueno, tenemos el vacío en el que no había una alternativa real a la iniciativa de la Franja y la Ruta. Quiero decir, se habla de un país como Grecia, que es un aliado muy importante de Estados Unidos y que ha recibido 800 millones de dólares en inversiones chinas para desarrollar este puerto que realmente permite que las mercancías chinas puedan entrar en los mercados europeos en una red de cadena de suministro mucho más rápida de lo que sería de otro modo, teniendo que atravesar todo el Mediterráneo hasta llegar a Rótterdam o a Hamburgo para llegar a otros puertos del norte y noroeste de Europa. Pero, por supuesto, tiene un precio. Así que el gobierno griego ya ha votado dentro de la Unión Europea en contra de las críticas de la UE a los problemas de derechos humanos en China. Bueno, por otro lado, los griegos cuando estaban en una calamidad financiera, hace ocho o nueve años, dijeron: “¿A dónde más vamos a ir para poder acceder a este tipo de crédito de cientos de millones de dólares para proyectos de desarrollo económico en Grecia?”.

John Sitilides: Así que los Estados Unidos no pudieron proporcionar ningún tipo de apoyo. El FMI ciertamente no lo hizo. El FMI formaba parte de la punitiva troika contra el gobierno y la sociedad griega. Y el Banco Mundial no se va a involucrar en una economía desarrollada dentro de la Unión Europea. Así que realmente no ha habido una alternativa sistemática a la Franja y la Ruta para un conjunto de países que no tienen la capacidad de acceder al crédito en condiciones favorables. Ahora tenemos el Banco de Desarrollo Asiático, que es una institución centrada en Japón que ahora está siendo animada por los Estados Unidos para que asuma un papel más activo. Y es posible que usted vea que miles de millones o decenas de miles de millones de dólares se ponen más fácilmente a disposición de este tipo de países en todo el mundo para proyectos vitales de desarrollo económico. Y ahora tenemos el anuncio de Washington en conjunto con Japón y Australia, creo, la Red Punto Azul.

John Sitilides: Ahora bien, esto no va a proporcionar ningún tipo de apoyo financiero en la escala de la iniciativa de la Franja y la Ruta. Pero lo que sí hace es elevar el nivel de calidad y los estándares de la forma en que se llevan a cabo los proyectos de infraestructura en todo el mundo. No sé si realmente se va a afianzar en las partes subdesarrolladas del mundo. Si eres Camboya, si eres Myanmar, si eres Pakistán, si eres Zambia, si eres Botswana, ya se sabe, tal vez reduzcas la calidad de la infraestructura, si eso significa que puedes acceder a miles de millones de dólares de China o a cientos de millones de dólares de China en lugar de la imposibilidad de obtener ese tipo de ayuda de Japón o Australia o de Estados Unidos. Por lo tanto, creo que la Red Punto Azul es muy importante para mejorar la calidad de la infraestructura que, en mi opinión, muchos de estos proyectos de construcción chinos han dado mucho de qué hablar. Pero en términos de acceso al dinero en efectivo, nadie está compitiendo realmente con China todavía a un nivel significativo. Así que veremos cómo se desarrolla todo esto. Pero creo que hay un entendimiento de que tiene que haber algún tipo de institución competitiva que dé a estas economías subdesarrolladas otra forma de construir un futuro además de la dependencia de las instituciones crediticias chinas.

John Sitilides: En este momento la necesidad más inmediata es la financiación para poder construir estos proyectos. Lo ideal es que se construyan con los más altos estándares de calidad. Pero una vez más, ya se sabe, siendo la realidad lo que es, a veces estos funcionarios recortan gastos para tener acceso a los  materiales, en la fuerza laboral, a los estándares en términos de transparencia y sostenibilidad con el fin de llevar a cabo los proyectos. Y luego, desafortunadamente, está la verdadera condición humana de la corrupción. Y es sabido que no hemos encontrado una manera 100% infalible de tratar este tipo de problemas.

Simone Gao: Así que su conclusión es que no hay alternativas reales a la iniciativa de la Franja y la Ruta, especialmente de Estados Unidos.

John Sitilides: Diré que no hay nada que compita con la escala de la iniciativa de la Franja y la Ruta. Quiero decir, si el régimen chino se toma en serio lo que es potencialmente una empresa de uno, dos o varios billones de dólares en los próximos cinco, 10 o 15 años, bueno, los hechos están claros. No hay nadie que compita en ese nivel.

Simone Gao: Qué hay de EE.UU., ¿no tiene la voluntad o no tiene el dinero?

John Sitilides: Bueno, el gobierno de Estados Unidos ciertamente no tiene el dinero para eso. Una vez más, estamos teniendo un déficit de un billón de dólares en términos de nuestro presupuesto anual en este momento, y tenemos una deuda acumulada de 20 billones de dólares. Esto se va a convertir en una cuestión política cada vez más problemática en Estados Unidos. Así que no tenemos esa cantidad de dinero. Nuestras instituciones tampoco tienen ese tipo de Congreso en el que se puede acceder fácilmente. No a la escala de las empresas estatales chinas. Quiero decir, otra vez, estamos tratando con una economía centralizada. Es capitalista y de libre mercado en muchas de sus prácticas, pero en última instancia las empresas chinas harán lo que les ordene el Partido Comunista Chino. No hay nada comparable en Estados Unidos o en cualquier otra parte del mundo a esa escala. Simplemente no lo hay. Así que tenemos que reconocer… y no queremos que exista, no queremos ir a una economía centralizada en Occidente.

John Sitilides: Queremos disfrutar de un sistema libre, abierto y justo. Pero estamos tratando con una realidad de que hemos permitido que el partido comunista chino desarrolle una economía del tamaño, escala y alcance del que China hoy disfruta y que probablemente disfrutará en un futuro previsible. Y este es realmente el gran desafío para Estados Unidos y para Occidente en el futuro. ¿Cómo tratamos con un competidor como el que nunca hemos tratado antes, que creo que en muchos aspectos será más complejo y más peligroso que el que tratamos con respecto a la Unión Soviética durante la guerra fría? Porque China combina una estructura de poder leninista con una enorme y creciente economía y un ejército que sigue escalando hacia arriba y hacia afuera en términos de capacidades. Nunca hemos tratado con un competidor en esta etapa a este nivel. Así que volviendo a la Franja y la Ruta, no hay un alternativa definitiva, pero estamos buscando ver dónde hay espacios más pequeños, más pequeños, donde podamos empezar a llenar algunos de esos vacíos. ¿Pero un competidor directo de la iniciativa de la Franja y la Ruta? No, no existe tal cosa.

Manténgase en sintonía para la Parte 3: El Mar de China del Sur

***

A continuación

¿Es posible que China tome el control de la economía global?

Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de La Gran Época

TE RECOMENDAMOS