Reacciones a la nominada de Biden para la Corte Suprema están divididas de forma partidista

Por Mark Tapscott
25 de Febrero de 2022 7:37 PM Actualizado: 25 de Febrero de 2022 7:37 PM

La jueza Ketanji Brown Jackson, nominada por el presidente Joe Biden para sustituir al magistrado de la Corte Suprema Stephen Breyer, que se retira, dio hoy las gracias a Dios, a Breyer y a su familia durante su presentación en la Casa Blanca.

Jackson fue miembro de la Comisión de Sentencias de Estados Unidos, jueza de un tribunal federal de distrito y, más recientemente, era un miembro del Tribunal de Apelaciones de los Estados Unidos para el Distrito de Columbia, una de las magistraturas federales más influyentes.

“Debo comenzar estos breves comentarios dando las gracias a Dios por haberme traído hasta este punto de mi trayectoria profesional”, dijo Jackson tras la presentación de Biden en una ceremonia en la Casa Blanca.

“Mi vida ha sido bendecida con creces y sé que solo se puede llegar hasta aquí por la fe. Entre esas muchas bendiciones, y de hecho la primera, está la de haber nacido en este gran país”, dijo Jackson. “Los Estados Unidos de América son el mayor faro de esperanza y democracia que el mundo ha conocido. También fui bendecida desde mis primeros días con el apoyo de una familia cariñosa”.

Jackson elogió a Breyer, para quien había sido secretaria cuando era una joven abogada, diciendo que “ejemplificaba cada día en todos los aspectos que un juez del Tribunal Supremo puede desempeñarse al más alto nivel de habilidad e integridad, mientras que también se guiaba por el civismo, la elegancia, el pragmatismo y la generosidad de espíritu”.

Dirigiéndose a Breyer, Jackson dijo que “los miembros del Senado decidirán si yo ocuparé su puesto, pero sepa que nunca podría reemplazarlo”.

Para terminar, Jackson señaló que comparte la fecha de nacimiento de la primera mujer negra que formó parte de la judicatura federal, la jueza Constance Baker Motley.

“Nacimos exactamente con 49 años de diferencia. Hoy, me siento orgullosa de estar a la altura de la jueza Motley, compartiendo no solo su fecha de nacimiento, sino también su firme y valiente compromiso con la justicia igualitaria bajo la ley”, dijo Jackson.

“La jueza Jackson es una candidata excepcionalmente cualificada, así como una candidata histórica, y el Senado debería avanzar con una audiencia y confirmación justas y oportunas”, dijo la Casa Blanca en un comunicado en el que anunciaba la nominación.

Además de ser la primera mujer negra en el alto tribunal, Jackson sería también la primera jueza con experiencia previa como defensora pública en la judicatura federal.

La confirmación de Jackson no está en absoluto asegurada, ya que el Senado está dividido en partes iguales, con 50 demócratas y 50 republicanos, y la vicepresidenta Kamala Harris tiene el poder de desempate en el pleno del Senado.

El líder de la mayoría del Senado, Chuck Schumer (D-N.Y.), emitió un comunicado en el que elogiaba a Biden por “emprender un proceso de selección reflexivo y deliberado”, y prometió que “los demócratas del Senado trabajarán para garantizar un proceso justo, oportuno y rápido, justo para la candidata, para el Senado y para el público estadounidense”.

Jackson se reunirá con senadores de ambos partidos en las próximas semanas antes de su primera audiencia de confirmación ante el Comité Judicial del Senado. El senador Dick Durbin (D-Ill.), presidente del panel, calificó a Jackson de “candidata extraordinaria” y dijo que el comité actuará rápidamente para convocar audiencias sobre la nominación.

El senador Charles Grassley (R-Iowa), miembro principal del comité, dijo que espera reunirse con Jackson y “trabajar con el senador Durbin para finalizar el cuestionario inicial del comité y la solicitud de registros, como es habitual en este proceso”.

Grassley añadió, sin embargo, que “como miembro de mayor rango, no tengo intención de degradar el papel de asesoramiento y consentimiento, como han hecho los demócratas del Senado en recientes confirmaciones. Tengo la intención de presentarme y hacer el trabajo para el que me pagan los habitantes de Iowa”. Se refería a las prolongadas y amargas controversias que rodearon la nominación por parte del presidente Donald Trump del juez Bret Kavanaugh.

El expresidente republicano del panel judicial, el senador Lindsey Graham (R-S.C.), dijo simplemente que espera “una audiencia respetuosa pero interesante en el Comité Judicial del Senado”, y agregó lacónicamente que “el tren de Harvard-Yale a la Corte Suprema sigue corriendo sin parar”.

Graham, junto con la senadora Susan Collins (R-Maine) y la senadora Lisa Murkowski (R-Alaska), votó a favor de confirmar a Jackson en su actual puesto en el tribunal de apelación. Jackson también fue elogiada por el expresidente de la Cámara de Representantes, Paul Ryan (R-Wis.), que está emparentado con ella por matrimonio.

“Nuestras políticas pueden diferir, pero mis elogios por el intelecto de Ketanji, por su carácter y por su integridad, son inequívocos”, escribió Ryan en Twitter.

La presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi (D-Calif.), calificó a Jackson como “una de las mentes jurídicas más agudas de una generación” y dijo que su nominación era “un momento de gran orgullo y patriotismo para nuestra nación, ya que la jueza Jackson hace historia como la primera mujer negra seleccionada para servir en el más alto tribunal del país”.

El líder de la minoría del Senado, Mitch McConnell (R-Ky.), felicitó a Jackson por su nominación, pero señaló que se había opuesto a su nombramiento para un tribunal federal inferior.

“Voté en contra de la confirmación de la jueza Jackson para su cargo actual hace menos de un año”, dijo McConnell. “Desde entonces, tengo entendido que ha publicado un total de dos veredictos, ambas en las últimas semanas, y que uno de sus fallos anteriores acaba de ser revocado por un panel unánime de sus actuales colegas en el Circuito del Distrito de Columbia. También tengo entendido que la jueza Jackson era la opción preferida de los grupos de dinero oscuro de extrema izquierda que han pasado años atacando la legitimidad y la estructura de la propia corte”.

El Caucus de Mujeres Demócratas de la Cámara de Representantes emitió un comunicado en el que decía que Jackson es “una jueza excepcionalmente cualificada con un carácter intachable”.

Las reacciones en las comunidades académicas y de defensa legal variaron entre el entusiasmo y la cautela. El Fondo de Defensa Legal de la NAACP elogió la elección de Biden, diciendo que “la diversidad en el más alto tribunal de nuestra nación envía un poderoso mensaje al país de que nuestro sistema de justicia está informado por una variedad de orígenes y perspectivas, lo que es fundamental para garantizar la legitimidad de la Corte en una nación multicultural”.

La consejera general de Alliance Defending Freedom, Kristen Waggoner, dijo que el bufete de abogados conservadores de interés público que se especializa en casos de libertad religiosa no respalda a los nominados judiciales.

Pero dijo que “si es confirmada, rezamos para que la jueza Jackson tenga en cuenta la magnitud de esa preocupación y respete los límites de su cargo judicial, fallando de acuerdo con la Constitución, y no legislando desde el tribunal”.

El profesor Josh Blackman, del South Texas College of Law, dijo a The Epoch Times que cree que “probablemente será confirmada, pero no sé si tiene la misma capacidad que el juez Breyer para moderar el tribunal y tender puentes con el presidente de la Corte, John Roberts, y los moderados del tribunal”.

David McIntosh, presidente del Club para el Crecimiento y cofundador de la Sociedad Federalista, un grupo conservador de estudios jurídicos, dijo a The Epoch Times que Jackson representa una jurisprudencia radical de izquierda.

“Es lamentable que el presidente Biden haya optado por jugar a la política racial en lugar de limitarse a seleccionar a la persona que consideraba más cualificada. No debería sorprender que Biden eligiera a una radical de confianza que tiene un largo historial de activismo político y judicial que incluye la defensa de terroristas, la liberación de criminales violentos en las calles y el apoyo a sindicatos liberales”, dijo McIntosh a The Epoch Times.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.