Rechazo a vacunas en América Latina tendría su origen en la esterilización y experimentos

Por Autumn Spredemann
02 de Diciembre de 2021 2:16 PM Actualizado: 02 de Diciembre de 2021 2:59 PM

En América Latina, varias iniciativas de resistencia a las vacunas persisten a pesar de la continua presión para que los gobiernos vacunen a las poblaciones contra el virus del PCCh (Partido Comunista Chino).

Las bajas tasas de vacunación, en parte, son el resultado de una historia de esterilizaciones forzadas y experimentación médica poco ética, que ha creado desconfianza en las iniciativas médicas occidentales por parte de las poblaciones indígenas.

En Perú y Bolivia, las mujeres indígenas de los Andes sufrieron esterilizaciones forzadas a manos tanto del gobierno local como de organizaciones extranjeras.

Robo de derechos reproductivos

El expresidente peruano Alberto Fujimori esterilizó a 272,028 mujeres indígenas, la mayoría sin consentimiento, entre 1996 y 2001.

Fujimori dijo que su infame proyecto de “planificación familiar” era un medio para dar a las mujeres la capacidad de tomar decisiones sin la carga de un embarazo no planificado.

Sin embargo, la Defensoría del Pueblo de Perú reveló en 2002 que no era más que una estratagema para controlar la natalidad entre las poblaciones pobres e indígenas con el fin de luchar contra el “agotamiento de los recursos” y la “recesión económica”.

Fujimori cumple actualmente una condena de 25 años de prisión en Perú por crímenes de lesa humanidad perpetrados durante su régimen.

“Es un desafío, luchar contra un legado como ese”, dijo a The Epoch Times María Cabrera, una enfermera que trabaja en Arequipa.

Cabrera explicó que a pesar de tener más de la mitad del país totalmente vacunado contra la COVID-19, existen grupos de resistencia en la sierra andina.

“Las comunidades rurales de estas zonas [los Andes] fueron las más afectadas por el régimen de Fujimori, por lo que no confían en nada de lo que les da el gobierno ahora”, dijo.

El papel de las organizaciones extranjeras

En 2017, el expresidente boliviano Evo Morales recordó al mundo la esterilización no autorizada de mujeres indígenas andinas por parte de trabajadores del Cuerpo de Paz de Estados Unidos en 1962, que se hizo bajo el pretexto de ofrecer “asistencia médica” en las comunidades rurales.

Un documental publicado en 1969 por Jorge Sanjines llamado “Yawar Mallku” expuso el programa de esterilización, lo que desencadenó la indignación y la violencia contra los voluntarios en las comunidades rurales.

El expresidente Juan José Torres expulsó al Cuerpo de Paz de Bolivia indefinidamente en 1971.

Hoy, muchos miembros de las comunidades indígenas quechuas y aymaras de Bolivia se ríen de la idea de ser vacunados contra la COVID-19.

“Mis padres recuerdan esos días”, dijo Manuel Condori, residente de Potosí, a The Epoch Times.

Dijo: “Cuando mi padre se enteró de lo ocurrido, no quiso que nadie de nuestra familia se vacunara. Nunca”.

En Guatemala, miembros del Servicio de Salud Pública de EE. UU. y médicos locales llevaron a cabo investigaciones médicas sin consentimiento infectando deliberadamente a 1308 lugareños con sífilis entre 1946 y 1948, lo que se conoció como los “experimentos con sífilis”.

El Dr. Manuel Gatica, que ha participado en la investigación clínica y trabaja para el Instituto Guatemalteco de Seguridad Social, afirma que los lugareños siguen siendo utilizados como conejillos de indias en experimentos médicos.

Dijo: “Los investigadores ya no inyectan enfermedades a la gente, sino que la exponen a medicamentos con los que no está familiarizada”.

La desconfianza hacia los productos farmacéuticos occidentales está tan arraigada en el país que 500 lugareños atacaron dos brigadas móviles de vacunación y a los trabajadores de atención médica el 4 de octubre de 2021 en la comunidad de Maguila, que se encuentra en la provincia de Alta Verapaz.

Los lugareños destruyeron 50 dosis de vacunas e intentaron linchar a los trabajadores de atención médica antes de que llegara la policía para negociar su liberación, según el ministerio de salud pública.

El director de servicios del ministerio de salud pública, Eliu Mazariegos, dijo: “Tratamos de explicar varias veces que la vacuna es voluntaria y que no queríamos obligar a nadie, pero no nos dejaron trabajar”.

Gabriel Sandoval, director del departamento de salud provincial, dice que el incidente de octubre no fue la primera vez que los funcionarios de salud se enfrentaron al rechazo de la comunidad a los kits de la vacuna contra la COVID-19.

No es de extrañar que Guatemala tenga una de las tasas de vacunación contra la COVID-19 más bajas de América Latina, con solo un 24.1 por ciento de su población totalmente vacunada.

¿Confiar en la ciencia?

“No se puede negar la pandemia en este momento. Este virus está matando a la gente”, dijo Cabrera.

Sin embargo, explicó que era imposible discutir con alguien que tenía un familiar, o conocía a alguien, que fue víctima del programa médico de Fujimori.

Cabrera añadió que los efectos secundarios de la vacuna, como los dolores de cabeza y la fiebre, no ayudan a los trabajadores de atención médica en sus planes para aumentar las tasas de vacunación, ya que los efectos tienden a asustar a los lugareños ya escépticos.

Las muertes por COVID-19 en Estados Unidos y el Caribe superaron el millón de personas en mayo, según la Organización Panamericana de la Salud.

“¿No se puede esperar honestamente que la gente confíe en esta vacuna? No después de lo que se ha hecho en mi país”, dijo Juan García, residente de la Ciudad de México, a The Epoch Times.

García apoya la resistencia a la vacuna desde su barrio, Roma Sur, en la capital del país, y asiste a manifestaciones organizadas contra las inyecciones, una de las cuales tuvo lugar frente a la oficina del Ministerio de Salud en agosto.

Señaló incidentes de coerción médica y esterilizaciones forzadas como prueba de que su pueblo no puede confiar en el gobierno.

En 1998, la Secretaría de Salud de Guerrero envió funcionarios a pueblos predominantemente indígenas de la región de la Costa Chica y les dijo que si estaban dispuestos a someterse a la esterilización, se construiría una clínica de salud en su pueblo.

“Seguimos escuchando ‘confíen en la ciencia’, pero lo que realmente nos están pidiendo es que confiemos en el gobierno”, dijo García.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.