Recién nacido deja de respirar por 20 minutos, se recupera milagrosamente y sorprende a los doctores

Por Louise Chambers
29 de Julio de 2022 2:17 PM Actualizado: 29 de Julio de 2022 2:17 PM

Un bebé que no respiraba al nacer fue sometido a esfuerzos de reanimación durante 20 minutos. Durante este periodo, los médicos temieron que sufriera daños cerebrales o parálisis cerebral, o que simplemente no sobreviviera. Ahora, casi cuatro años después, es tan capaz como sus compañeros, y su recuperación se considera un milagro.

Urias, el hijo menor de sus padres, Hannah y Jacob Sheriff, de Durant, Oklahoma, nació en Alliance Health Durant el 31 de agosto de 2018, el mismo lugar de nacimiento que sus cuatro hermanos.

Hannah, ama de casa, no tenía ni idea de lo que ocurría con su quinto hijo hasta que entró en trabajo de parto activo.

“Lo tuve a término, así que solo se adelantó unos nueve días, lo cual es bastante típico en todos mis embarazos”, dijo Hannah a The Epoch Times. “[La mañana de] mi cita de 38 semanas, empecé a experimentar mucho dolor”.

(Cortesía de Hannah Sheriff)

Los médicos comprobaron los latidos de Hannah y del bebé, y todo parecía estar bien. La entonces futura mamá tenía una dilatación de cinco centímetros, por lo que la trasladaron al Centro de la Mujer del hospital, ya que quería un parto natural. Sin embargo, tras una contracción que duró seis minutos, el plan de parto dio un giro.

“Soy cristiana y estoy llena de espíritu… Empecé a tener la urgencia de estar atenta”, cuenta Hannah. “Le dije a mi enfermera: ‘Sé que el plan no era una epidural, pero si necesito una, está bien; lo que sea necesario para que nazca sano'”.

(Cortesía de Hannah Sheriff)
(Cortesía de Hannah Sheriff)

Con la aprobación del médico de Hannah, le pusieron la epidural, ya que se descubrió que el bebé no estaba llevando muy bien el parto. Fue entonces cuando la habitación se empañó. Desde entonces, Hannah se enteró de que el equipo de partos tenía dificultades para encontrar el ritmo cardíaco del bebé y de que había complicaciones. Entonces la trasladaron al quirófano para practicarle una cesárea de urgencia.

“No lo oí llorar, no oí nada”, dijo Hannah. “Estaba muerto; no respiraba. No pude verlo por la forma en que lo cubrieron… no me decían nada”.

Hannah había sufrido un desprendimiento de la placenta, una enfermedad grave en la que la placenta se separa de la pared del útero antes del nacimiento. El bebé Urias había sido privado de oxígeno al nacer.

(Cortesía de Hannah Sheriff)

Jacob, pastor principal de la iglesia, recordó: “Cuando entré en el quirófano, vi a nuestro hijo y ya estaba sin fuerzas. Había perdido el oxígeno lo suficiente como para haber perdido todas las constantes vitales… le estaban haciendo RCP para intentar conseguir un ritmo cardíaco… era muy desconcertante, daba mucho miedo y, por supuesto, estaban pasando muchas cosas que no sé”.

El médico de Hannah decidió insistir en los esfuerzos de reanimación más allá de los 10 minutos, a pesar de que las probabilidades de supervivencia del bebé se desvanecían rápidamente. Su fe se activó con el miedo, y Hannah y Jacob rezaron.

Según Jacob, el médico fue implacable y no iba a parar, aunque eso es contrario a la sabiduría convencional.

“Consiguieron el pulso, pero después de 20 minutos, todos los órganos vitales se habían apagado”, compartió Jacob.

Urias volviendo a casa con sus padres el 20 de septiembre de 2018. (Cortesía de Hannah Sheriff)

El bebé Urias fue intubado y colocado en una incubadora móvil, y luego fue trasladado a la UCIN especializada en el Hospital Presbiteriano de Texas en Plano en helicóptero. Sabiendo que era lo mejor para su bebé, Jacob partió hacia Plano mientras Hannah se quedaba para curarse de la operación.

Urias sufrió dos convulsiones en sus primeras cuatro horas de vida, una en el helicóptero y otra en la UCIN. Se le diagnosticó encefalopatía hipóxico-isquémica (HIE), daño cerebral causado por la falta de sangre y oxígeno.

El personal del Texas Health se puso manos a la obra y sometió a Urias a un tratamiento de enfriamiento de 72 horas para bajar la temperatura de su cuerpo y ralentizar su metabolismo para que no empeorara el posible daño cerebral. El 40 por ciento de los bebés que entran en este tratamiento “a veces ni siquiera salen”, dijo Jacob, pero era la mejor oportunidad de la UCIN para detener el daño cerebral.

Urias volviendo a casa con sus padres el 20 de septiembre de 2018. (Cortesía de Hannah Sheriff)

El pronóstico más probable del bebé era parálisis cerebral, con convulsiones y retrasos en el desarrollo. “Me dijeron: ‘Tienes que prever que no va a caminar, no va a hablar'”, dijo Jacob.

También añadieron que, si alguna vez hablaba o caminaba, tardaría mucho tiempo.

Jacob y Hannah se reunieron en la UCIN al cabo de 48 horas. Aquí, la pareja recibió la noticia de que las cosas pintaban mal y que podría tratarse de una parálisis cerebral en su forma más extrema.

La pareja recopiló una oración de escrituras y una página de Facebook, para que cuando sus seres queridos y su iglesia les ofrecieran ayuda y apoyo, pudieran implorar: “reza”. Su llamada a la oración se hizo mundial.

“¿Nunca tuve miedo?” reflexionó Hannah. “En absoluto, tenía mucho miedo. No entendía del todo el porqué. Pero en ese momento, esa no es la pregunta correcta; sabía que mi hijo necesitaba que luchara por él”.

(Cortesía de Hannah Sheriff)

“También, como madre, sentí que, en ese momento, tenía que estar dispuesta a renunciar a él… Sabía en mi corazón que estaba eligiendo, fuera cual fuera el resultado, fuera cual fuera el futuro que nos esperaba, que iba a confiar en Dios”.

Con esto resuelto en el corazón de Hannah, los padres sabían que no podían controlar la línea de tiempo de cuándo verían la siguiente cosa positiva o si sería todo negativo. Sin embargo, lo que Hannah podía hacer, dijo, era confiar en la paz que sobrepasa todo entendimiento.

Cuando la vida de Urias pendía de un hilo, una enfermera nocturna fue testigo del primer milagro: abrió los ojos. Cuando Urias salió de su tratamiento de enfriamiento de 72 horas, los médicos evaluaron que su estado no era tan grave como habían temido.

Unos días después, una resonancia magnética detectó una “actividad inusual”, pero no había mucho que hacer aparte de esperar.

“A lo largo de la siguiente semana y media, habría días muy buenos y un retroceso”, dijo Jacob. “Pero cuando nos enviaron a casa, fue cuando dijeron: ‘Las cosas se ven realmente bien’… su recuperación fue una gran sorpresa”.

(Cortesía de Hannah Sheriff)

Hannah y Jacob tuvieron a su bebé en brazos después de una semana y volvieron a casa después de tres. Le quitaron a Urias la medicación para las convulsiones y su equipo de atención se volvió exponencialmente optimista.

“No tenían una razón médica para que mejorara”, dice Jacob. “Siempre fueron muy cautelosos para darnos esperanza. Les respeto y les aprecio por ello, pero mi mujer y yo, nuestras familias y nuestra iglesia fuimos bastante obstinados”.

“Conocemos el poder de la oración, y nos mantuvimos en la fe, e hicimos que nuestra iglesia rezara con nosotros. Los médicos reconocen que es realmente un milagro”.

Los enfermeros del área de Dallas controlaron la evolución de Urias durante un año. Entonces empezó a alcanzar los hitos del desarrollo.

Hannah dice que las enfermeras se quedaron “asombradas” cuando aprendió a gatear y le creció la definición muscular, desmintiendo sus temores de parálisis cerebral.

La familia Sheriff. (Cortesía de Hannah Sheriff)

Hannah y Jacob descansaron tranquilos por primera vez desde el nacimiento de Urias en su revisión de un año; su neurólogo pediátrico les dio la noticia de que Urias era “absolutamente normal” y que solo necesitaría un par de visitas más antes del jardín de niños.

El niño empezó a caminar alrededor de los 13 meses, al igual que sus hermanos, y comenzó a hablar “justo a tiempo”.

“Ya no tenemos que ver a los especialistas”, dijo Hannah. “Hacemos lo mismo que con nuestros otros hijos; los llevamos a sus revisiones rutinarias anuales… pero no ha habido ningún problema”.

“No sabrías que pasó por lo que pasó si no conocieras su historia”.

La familia Sheriff. (Cortesía de Hannah Sheriff)

A punto de cumplir cuatro años, Urias es hoy un niño muy hablador con un lenguaje muy desarrollado. Ha dejado de tomar la medicación y está al mismo nivel que sus compañeros, en cuanto a desarrollo.

Hannah dijo: “Nos sentimos muy humildes por la gracia de Dios, e incluso a través de esta historia, animamos a otros a que cuando los tiempos sean difíciles… vivamos en la palabra de Dios como la última palabra”.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.