Recompensado con un tesoro por salvar a un dragón

Por Su Lin
28 de Diciembre de 2019 2:45 PM Actualizado: 28 de Diciembre de 2019 2:45 PM

Hacia finales del siglo VIII, durante el reinado del emperador Dezong de la dinastía Tang, había un erudito llamado Ren Xu en Le’an. Él prefería estudiar en soledad en la montaña a ocuparse de los asuntos mundanos en el mundo real.

Un día, estaba en casa solo cuando llamaron a la puerta. Era un anciano de aspecto inusual que vestía ropa amarilla y sostenía un bastón.

Ren Xu lo invitó a entrar en la casa y tuvo una charla con él. El viejo parecía angustiado y preocupado. Le dijo Ren Xu: “Pareces triste. ¿Hay algo que te preocupa? ¿Alguien de tu familia está enfermo y tú estás muy preocupado por él?”
El viejo comentó: “Estaba esperando que me preguntaras eso. En efecto, estoy lleno de ansiedad. Soy un dragón amarillo que ha vivido en un enorme estanque a 1 milla china (500 metros) al oeste de este lugar durante unos pocos cientos de años. Pero lo peor está a punto de ocurrirme, y tú eres el único que puede salvarme. Por eso estoy aquí para suplicarte”.

Ren Xu exclamó: “Soy un hombre secular que estudia los clásicos del confucianismo. No conozco ninguna magia o hechizo. ¿Cómo puedo salvarte del peligro?”.

El viejo señaló: “No tienes que conocer ninguna magia o hechizo. Todo lo que necesitas es decir unas pocas palabras”.

Ren Xu respondió, “Por favor, dime las palabras, entonces”.

El anciano expresó: “Por favor, haz un viaje al estanque en la mañana dentro de dos días. Un sacerdote taoísta vendrá del oeste al mediodía para vaciar el estanque y matarme. Cuando el estanque esté seco, gritarás: “El cielo decreta que quien mate al dragón amarillo morirá”. El estanque se volverá a llenar de agua. El sacerdote continuará cantando hechizos y tú volverás a gritar las mismas palabras. Hazlo tres veces y mi vida se salvará. Devolveré tu amabilidad generosamente. Por favor, no tengas ninguna duda sobre esto”.

Ren Xu prometió ayudar al viejo. Este último le agradeció sinceramente antes de irse.

El rescate en el estanque

Dos días después, Ren Xu se dirigió al oeste. Caminó durante una milla china y llegó a un enorme estanque. Aún no era mediodía, así que esperó. Al mediodía, un montón de nubes vinieron a la deriva desde el oeste y lentamente descendieron a la orilla del estanque. Un alto sacerdote taoísta emergió de ellas.

Se puso junto al estanque, sacó unos cuantos amuletos de su manga, y los tiró al estanque. Toda el agua fue drenada instantáneamente, revelando un dragón amarillo que yacía bocabajo en el fondo del estanque.

Ren Xu gritó: “El cielo decreta que quien mate al dragón amarillo morirá”. Tan pronto como lo hizo, el estanque se llenó de agua otra vez.
El sacerdote estaba enojado. Sacó más amuletos con caracteres rojos escritos en ellos y los tiró al estanque. El estanque se volvió a vaciar, pero al grito de Ren Xu, se volvió a llenar de agua.

El sacerdote estaba furioso. Sacó más de diez amuletos rojos y los lanzó al cielo. Los amuletos rojos se convirtieron en nubes rojas, descendieron sobre el estanque y lo drenaron. Otra vez Ren Xu gritó las mismas palabras para rellenar el estanque.

“Me llevó diez años atrapar a este dragón para comerlo”, advirtió el sacerdote a Ren Xu. “Eres un erudito. ¿Por qué tuviste que salvar a una criatura no humana?” Luego se fue.
Ren Xu regresó a casa, y soñó con el viejo vestido de amarillo esa misma noche. El viejo le dijo: “Gracias por salvarme la vida de ese sacerdote. No hay palabras que puedan expresar mi gratitud. Te devolveré tu amabilidad dándote una perla. La encontrarás junto al estanque”.
En efecto, había una perla de una pulgada de diámetro (2,54 cm) en los arbustos del estanque. La perla resplandecía con brillo. Nadie conocía su valor.

Ren Xu la llevó al mercado para ver si podía conseguir un comprador. Un huno (un pastor nómada) reconoció la perla al instante. “Esta es una perla de dragón genuina, y nadie podrá poner sus manos en ella”, afirmó. Pagó una gran suma por ella.

Esta historia proviene de “Xuanshizhi” (Historias de la Sala de Diseminación), una colección de historias sobre deidades y espíritus compilada por Zhang Du (834-882) durante la Dinastía Tang. El nombre Xuanshi se deriva de la Sala de Diseminación, donde el emperador Wen (202-157 a.C.) de la Dinastía Han preguntó a su ministro Jia Yi sobre los inmortales y los fantasmas.

Le puede interesar

¿Cuál es el verdadero significado de la esvástica?

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.