Reconectando con la bondad del Universo: Los pitagóricos celebran la salida del sol

Llegar al interior: Lo que el arte tradicional le ofrece al corazón
Por The Epoch Times
15 de Febrero de 2021
Actualizado: 15 de Febrero de 2021

Cuando vivía en Nueva York, había noches en las que subía a la azotea de mi edificio para mirar al cielo. En la ciudad, los altos edificios y sus luces oscurecen el cielo nocturno y atenúan el brillo de sus estrellas.

En medio del ajetreo de la ciudad, a menudo parecía que perdíamos la conexión con lo más profundo y esencial. Era como si hubiéramos explicado la inmensidad y el misterio del universo.

Por supuesto, no siempre fue así. Los antiguos, como el pensador griego Pitágoras, daban gran importancia a la conexión que tenemos los seres humanos con el universo en general.

El pitagorismo

Muchos de nosotros conocemos a Pitágoras por el teorema de Pitágoras que aprendimos durante nuestra educación primaria y secundaria. Diversas interpretaciones de la vida y los principios de Pitágoras constituyen el pitagorismo.

Pero, ¿quién fue Pitágoras y por qué fue tan influyente?

Creemos que Pitágoras vivió hace aproximadamente 2600 años. El griego no dejó nada escrito, y lo que sabemos de él procede de fuentes secundarias escritas más de 100 años después de su muerte. Por eso, es muy poco lo que podemos saber con certeza sobre él.

Sin embargo, sabemos que Pitágoras era famoso por su comprensión de la inmortalidad del alma, la vida después de la muerte, los rituales religiosos, las habilidades sobrenaturales y la estricta autodisciplina. El dios Apolo se asoció con él.

Para los pitagóricos, los principios morales y las relaciones numéricas estructuraban y ordenaban el universo. Quienes investigaban los principios morales y las relaciones numéricas del universo podían acceder a su armonía.

Los planetas se movían armoniosamente, y su movimiento producía sonidos de acuerdo con proporciones matemáticas. Estos sonidos armonizados eran música celestial, y la armonía de la música se convirtió en una forma de purificar el alma y unificarla con los cielos.

Los pitagóricos también veían a los planetas como instrumentos divinos de justicia, y el sol y la luna se consideraban el lugar al que irían las almas benditas al morir. Por lo tanto, podemos suponer que los pitagóricos creían que el universo recompensaba el bien y castigaba el mal en relación con lo bien que una persona podía armonizar con los principios morales del universo y entender cómo está ordenado matemáticamente.

“Los pitagóricos celebran el amanecer”

“Los pitagóricos celebran el amanecer” es un cuadro del pintor de historia y de género de origen ruso Fyodor Bronnikov (1827-1902). Como sugiere el título, el cuadro representa a un grupo de pitagóricos celebrando la salida del sol.

En el cuadro, los pitagóricos llevan túnicas clásicas de color claro. Seis de ellos tocan instrumentos musicales y cuatro se arrodillan en señal de reverencia ante la salida del sol. El hombre que protagoniza el cuadro está de pie frente a los demás, con los brazos extendidos, como si quisiera darle la bienvenida al sol.

Al fondo, a la derecha, hay cuatro personas —dos mujeres y dos niños— que observan la celebración. También hay un templo, presumiblemente el Templo de Delfos de Apolo. Apolo era el dios de la música, la armonía y la luz.

Los personajes principales se sitúan en una cornisa elevada que domina Delfos. El sol no es visible, pero su luz brilla desde la izquierda de la composición. La luna está en el extremo superior derecho del cuadro.

Reconectando con los misterios de la moral del Universo

¿Qué sabiduría podemos extraer de este cuadro para nuestra vida contemporánea?

En primer lugar, para mí, el personaje principal que da la bienvenida al sol con los brazos extendidos representa la profunda conexión que podemos tener con el universo, una conexión quizás perdida para nosotros.

Él está de pie, la cuarta parte de su cuerpo está conectada con la tierra, mientras que la parte superior está conectada con el cielo. La posición de esta figura podría sugerir que él es el mediador —es decir, el que armoniza— lo celestial y lo terrenal.

¿Por qué el personaje le da la bienvenida al sol? Acoger cualquier cosa sugiere hospitalidad y gratitud. ¿Hacia qué se muestra hospitalario y agradecido el personaje? En otras palabras, ¿qué podría representar el sol? Para los pitagóricos, el sol era un cielo a donde iban las personas buenas. Así, el sol alberga todo lo que es bueno en relación con el corazón y la mente del ser humano. Pero el sol también proporciona luz, calor y crecimiento aquí en la tierra al dar de sí mismo y no pedir nada a cambio.

¿La bondad que representa el sol es una bondad mediante la cual el corazón y la mente dan sin buscar recompensa? ¿La figura muestra hospitalidad y gratitud hacia este tipo de bondad? ¿Es este tipo de bondad el que nos conecta con los grandes misterios del universo?

En segundo lugar, veo un significado en los personajes que tocan instrumentos musicales. Los pitagóricos creían que la música, si armonizaba con los sonidos del cielo, podía purificar nuestros espíritus. Al igual que la figura que agradece al sol, los músicos también se sitúan entre el cielo y la tierra.

Aunque se desconoce si los primeros pitagóricos hablaban de otras artes además de la música, por lo general “música” era un término general para las artes en la antigua Grecia. Según Monroe Beardsley, autor de “La estética: De la Grecia clásica al presente”, “‘Música’ (mousike) (…) puede significar música, o bellas artes en general, o incluso algo así como cultura general”.

Entonces, ¿será que los tipos de arte que purifican al ser humano y glorifican al cielo son como el sol, en el sentido de que albergan todo lo bueno que concierne al corazón y a la mente del ser humano, y dan de sí mismos su luz, su calor y su crecimiento aquí en la tierra sin buscar recompensa?

¿Qué aspecto tendrían las artes hoy en día si encarnaran esas cualidades celestiales? ¿Qué aspecto tendría la civilización si se reavivara el interés por el misterio de la propia bondad y los misterios del gran universo en relación con nosotros mismos?

Las artes tradicionales a menudo contienen representaciones y símbolos espirituales, cuyos significados suelen perderse para nuestras mentes modernas. En nuestra serie “Llegar al interior: Lo que el arte tradicional ofrece al corazón”, hacemos una interpretación de las artes visuales que puede ser moralmente reveladora para nosotros en la actualidad. No pretendemos dar respuestas absolutas a las preguntas con las que han luchado generaciones, pero esperamos que nuestras preguntas inspiren un viaje de reflexión para convertirnos en seres humanos más auténticos, compasivos y valientes.

Eric Bess es un artista representativo en activo y es doctorando en el Instituto de Estudios de Doctorado en Artes Visuales (IDSVA).


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS