Reconocer a Taiwán para castigar a China por el nuevo coronavirus

Por Roger Simon
10 de Abril de 2020
Actualizado: 10 de Abril de 2020

A medida que avanzamos con cautela a la fase posterior al virus, muchos necesariamente están considerando cómo hacerlo. Obviamente, cómo revivir la economía sin poner en peligro a nuestra gente o, peor aún, reavivar la pandemia.

Casi de igual importancia es cómo lidiar con el país que instigó la epidemia mundial en primer lugar, la China comunista, cómo inculcarles que la próxima vez que tengan un brote viral deben ser honestos, de hecho totalmente transparentes sobre lo que ocurrió, incluso si eso significa revelar información que es vergonzosa para el régimen.

No queremos otro desastre con miles o incluso millones de muertes en todo el mundo, sin mencionar la enorme desarticulación financiera en casi todos los países de la Tierra.

Algunos han sugerido confiscar algunas o todas las inmensas propiedades de China en Occidente. Aunque vale la pena estudiarlo, esto podría generar represalias económicas que no podemos permitirnos en este momento.

Sin embargo, existe otro castigo que no cuesta prácticamente nada y que probablemente sería mucho más potente a nivel psicológico/emocional.

Estados Unidos debería abandonar la política de Una China que ha estado vigente durante décadas y reconocer a Taiwán (también conocida como República de China).


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


Esto golpearía el corazón de la autoimagen del PCCh, humillándolos y debilitándolos a los ojos del mundo. En esencia, pondría a la China comunista en su lugar y probablemente tendría ramificaciones económicas, lo que haría que su iniciativa de “La Franja y la Ruta” fuera menos atractiva para las naciones de todo el mundo.

La República Popular siempre ha insistido en ser el único representante de China, presionando a otras naciones para que lo acompañen con la implicación de que algún día invadirán o subsumirán a Taiwán de todos modos.

Actuaron de esa manera en 1971 cuando la República Popular China (RPC), al ser invitada a las Naciones Unidas, insistió en que Taiwán fuera expulsada de la organización. Solo podía haber una China.

Es un juego limpio entonces que el reconocimiento de la nación isleña vaya acompañado de una membresía completa renovada en las Naciones Unidas y en sus diversas filiales. Esto incluiría a la Organización Mundial de la Salud (OMS) que se ha comportado de manera tan reprochable durante la pandemia, actuando esencialmente como sapos para el PCCh. (La OMS también debe deshacerse de su liderazgo).

Muchos de los países totalitarios de la ONU, de los cuales hay un buen número, pueden resistirse a esto, pero dado el sufrimiento global que la pandemia ha generado y el hecho de que Estados Unidos es, con mucho, el mayor apoyo financiero de la organización (y con Trump dispuesto a retener fondos) con toda probabilidad se puede lograr esta membresía y el reconocimiento de estado a estado en muchos casos.

Unos 15 estados miembros de la ONU (de 193) reconocen actualmente a Taiwán, ninguno de los cuales tiene relaciones con Beijing e incluye a personas como Santa Lucía, Tuvalu y Swazilandia. Ese número podría crecer sustancialmente

Taiwán se lo merece con creces. Han navegado la enfrentado la pandemia con una habilidad extraordinaria dada su proximidad a la fuente, lo que resulta en solo 5 muertes minúsculas en su país de más de 23 millones de personas. También son una democracia próspera.

No siempre fue así. Su líder y primer presidente, el general Chiang Kai-shek, aunque no estaba cerca del nivel de Mao como déspota, no era una flor que se encogía, por el contrario, era un hombre fuerte y despiadado. Las elecciones democráticas no existieron.

Eso cambió gradualmente desde fines de la década de 1970 hasta la década de 1990. Taiwán es ahora una democracia en funcionamiento frente a la costa del estado totalitario más poblado del mundo.

Puedo dar fe de que personalmente formé parte de una pequeña delegación para observar sus elecciones más recientes, a principios de enero. Asistí a grandes manifestaciones en vísperas de las elecciones para sus dos partidos políticos: el Partido Democrático Progresista y el Kuomintang (el antiguo partido de Chiang).

Cuando estuve allí, China comenzaba a restringir el turismo a la isla. No querían que sus ciudadanos vieran una elección libre. Tal vez eso evitó a los taiwaneses que el virus viniera con ellos. Poco después, Taiwán resolvió las cosas y cerró las puertas al continente.

Había dejado la isla para entonces. Hasta ahora estoy asintomático y como han pasado dos meses, supongo que seguiré siéndolo. Pero desarrollé un afecto por el lugar. Sería genial ver que su reconocimiento se convierta en una llaga supurante en el lado del régimen más peligroso del mundo. ¿Quién sabe? Tal vez tal reconocimiento ayudaría a la liberación de China del sometimiento del PCCh.

Roger L. Simon, columnista político principal de La Gran Época, también es autor y guionista. Su libro más reciente es “La CABRA“.

Las opiniones expresadas en este artículo son las opiniones del autor y no reflejan necesariamente las opiniones de The Epoch Times.


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


Descubra

Virus del PCCh: el nombre adecuado para el virus que está causando la pandemia

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS